Llevaba años intentando quedar con Javi “Zieft” y Xabi “Smithy” para realizar la clásica escalada de la Arista Oeste del Txindoki/Larrunarri (AD Sup-IV+); completada por primera vez por J.Arrate, J.M. Peciña y A.S.Basagoitia en 1.951. Y por fín llegó la ocasión; subiríamos por la arista para después regresar por el barranco de Muitze cerrando un círculo de 8km y cerca de 1.000 metros de desnivel acumulado. Se trata de una vía ya equipada, por lo que además del material de escalada necesario para cualquier vía, sólo tendremos que llevar fisureros o friends si queremos meter algún seguro de más. Respecto a las cuerdas… con las de 50 metros tal vez pueda valer, pero si llevamos de 70m nos podremos saltar alguna reunión y ahorrarnos tiempo.

Mapa.

Mapa.

Ortofoto 1.

Ortofoto 1.

Ortofoto 2.

Ortofoto 2.

Perfil.

Perfil.

Croquis de Xabi (1).

Croquis de Xabi (1).

Croquis de Xabi (2).

Croquis de Xabi (2).

Como punto de partida tomamos la ermita de Larraitz, donde hay un amplio parking (400m.). Se cruza la barrera que hay al final de este (Zumuako langa) y seguimos el camino que va girando a la derecha. Este es el ascenso más clásico para subir al Txindoki por el collado de Egurral. Después se toma un desvío a la izquierda y ganamos altura en un par de zig-zags para terminar llegando a Gaztesuiko Langa (540m.).

Los primeros pasos se realizan por la pista.

Los primeros pasos se realizan por la pista.

El camino se encuentra balizado.

El camino se encuentra balizado.

Según atravesamos la barrera, abandonamos el camino para remontar la ladera de nuestra izquierda en busca de la cresta . La pendiente es acentuada y nos lo tomamos con calma; llegamos a la base de Amezti y lo evitamos por la izquierda en nuestro caso para llegar al collado homónimo (962m); situándonos en el comienzo de la arista.

Gaztesuiko langa.

Gaztesuiko langa.

Vistas a Ausa Gaztelu en la subida.

Vistas a Ausa Gaztelu en la subida.

Ganamos altura pronunciadamente, nos lo tomamos con calma.

Ganamos altura pronunciadamente, nos lo tomamos con calma.

Rodeamos Amezti por la izquierda.

Rodeamos Amezti por la izquierda.

El comienzo de la arista se presenta ante nosotros.

El comienzo de la arista se presenta ante nosotros.

Superamos unos primeros resaltes (II) y nos plantamos en la base del primer diedro (IV); donde ya nos tenemos que equipar. Aquí una pareja de franceses nos tomaron ventaja y entraron en la vía antes que nosotros, aunque el comienzo se les atragantó un poco y nos hicieron tener que estar esperando un largo rato en la R0; que como está a la sombra, hacía fresquito además… Detrás nuestro llegaron también un hombre y su pareja, y a estos les tocó esperar más aún; haciéndoles perder la educación en algún momento…

Superamos unos resaltes al inicio.

Superamos unos resaltes al inicio.

Primer diedro.

Primer diedro.

Lo más complicado del primer diedro es que se encuentra algo pulido, es difícil encontrar buen apoyo para el pie izquierdo, y hay que levantar bien la pierna derecha después. Xabi le da de primero y se salta la primera reunión que hay justo después de la chimenea; luego se tumba bastante la arista (II) y se llega a una brecha en la que hay que destrepar; esta sería la R1 para nosotros.

Javi saliendo del diedro.

Javi saliendo del diedro.

La arista se tumba después.

La arista se tumba después.

Nuestra primera reunión en la brecha.

Nuestra primera reunión en la brecha.

Desde la brecha, hay una salida impresionantemente aérea a la cara Sur, para acceder a una nueva chimenea (III+). Aquí hay que tener la cabeza bien templada. Al ganar la arista se puede montar una reunión, pero como vamos con cuerdas de 70m, seguimos por la arista hasta otra corta chimenea (III) y nos plantamos en la base de la Placa Bonita (R2).

La salida de la reunión hacia la chimenea es muy expuesta.

La salida de la reunión hacia la chimenea es muy expuesta.

Xabi llegando a la salida de la chimenea.

Xabi llegando a la salida de la chimenea.

Continúa remontando la arista.

Continúa remontando la arista.

La placa es una pared bastante vertical (IV), en la que los agarres son pequeñas regletas; pero se saca bastante bien. Al salir a la cresta nos plantamos (II) en el espolón más fotografiado por la gente que hace esta vía casi sin darnos cuenta. Tras un destrepe llegamos a la R3.

La placa bonita.

La placa bonita.

Javi lo lleva bien.

Javi lo lleva bien.

Foto clásica del espolón.

Foto clásica del espolón.

A partir de aquí nos acercamos a uno de los pasos más complicados. Trepamos unas placas y nos situamos en la base de un diedro (IV+). Se empieza por la derecha del diedro y al llegar a un extraplomo y unos arbustos, realizamos un paso acrobático a la pared izquierda, levantando mucho la pierna. Hay que ser un poco elástico… Así encontraremos la repisa en la que se encuentra la R4.

Javi trepando hacia el último diedro y paso más complicado.

Javi trepando hacia el último diedro y paso más complicado.

Xabi, que hasta ahora había ido de primero, se queda a la salida del diedro asegurándonos y Javi y yo continuamos de primero. Se continúa por un resbaladizo tramo de resaltes herbosos (II+), hasta que llegamos a un resalte rocoso, que tras superarlo nos sitúa en la última reunión de la vía (R5). Aquí nos reagrupamos, dejamos que pase la pareja que venía detrás nuestro, recogemos los bártulos y cuando arrancamos de nuevo vemos que llega Alberto Iñurrategi con unos niños; ¡menuda casualidad! Después hay que flanquear una zona de derrumbes (cuidado que a nosotros ya se nos cayó una piedra) y se sigue por la arista (I-II) hasta llegar a la brillante cruz de Erlabeltzeko Puntie (1.312m.). La poblada cima del Larrunarri queda a tiro de piedra, así que sin entretenernos demasiado continuamos hacia nuestro objetivo y coronamos la cima: Txindoki (1.342m.); nos llenamos de felicidad al ver cumplido el sueño de hacía tantos años…

Avanzamos por la zona de derrumbes.

Avanzamos por la zona de derrumbes.

La cresta se ensancha de camino a Erlabeltzeko Puntie.

La cresta se ensancha de camino a Erlabeltzeko Puntie.

Cruz en Erlabeltzeko Puntie, detrás Larrunarri.

Cruz en Erlabeltzeko Puntie, detrás Larrunarri.

Panorámica desde las inmediaciones de Erlabeltzeko Puntie.

Panorámica desde las inmediaciones de Erlabeltzeko Puntie.

Panorámica hacia el Norte.

Panorámica hacia el Norte.

Mis compañeros de cordada en la cima del Txindoki o Larrunarri.

Mis compañeros de cordada en la cima del Txindoki o Larrunarri.

Cima del  Larrunarri.

Cima del Larrunarri.


Y tras el merecido descanso toca descender rodeados del verde predominante en Aralar. Tomamos camino a Egurral y una vez que descendemos hasta la majada, vamos girando a la izquierda (E) para encajonarnos en el barranco de Muitze. El estrecho sendero va girando al Norte después, y poco a poco vamos viendo a nuestra izquierda como el sendero continúa por una faja bastante más abajo que nosotros, bajo la pared Norte del Txindoki. Así pasaremos primero por la cascada de Muitze y después nos adentraremos en el bosque en el entorno de Mallaki. La bajada se hace larga hasta llegar a una antena, donde buscamos a nuestra derecha un sendero entre helechos que ataja hasta Larraitz, nuestro punto de partida.

Bajamos hacia Egurral.

Bajamos hacia Egurral.

Giramos a la izquierda hacia Muitze.

Giramos a la izquierda hacia Muitze.

Nos encajonamos en el fondo del valle.

Nos encajonamos en el fondo del valle.

Continuamos perdiendo altura.

Continuamos perdiendo altura.

Abajo vemos como el sendero avanza por una faja.

Abajo vemos como el sendero avanza por una faja.

Xabi nos habla de corredores por los que han subido en esta cara.

Xabi nos habla de corredores por los que han subido en esta cara.

Cascada de Muitze.

Cascada de Muitze.

Por el sendero colgado.

Por el sendero colgado.

Entramos en el bosque.

Entramos en el bosque.

Al salir a campo abierto buscaremos un atajo a nuestra derecha.

Al salir a campo abierto buscaremos un atajo a nuestra derecha.

Larraitz está cerca ya.

Larraitz está cerca ya.

Al terminar, finalizamos el día en el restaurante de Larraitz Gain; dándonos un buen homenaje…La mejor forma de completar esta clásica.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7533287

El vídeo de J.Benito:

Su completo reportaje, muy recomendable:
http://zieft.blogspot.com.es/2014/06/20140608-txindokilarrunarri-por-la.html

Hace unos meses que ya somos uno más en la familia, y como buen montañero hay que ir enseñando las buenas costumbres al futuro heredero; así que me planteo esta circular al Peña Grajera para bautizar a Mikel en la montaña. También me acompañarían Aitor y Nuria para disfrutar de esta bonita aventura. Casi 8 kilómetros y unos 350 metros de desnivel positivo acumulado nos valdrán para visitar los Castros de Lastra (restos de un poblado del año 400 a.d.C.) y coronar esta cima que ha sido catalogada como centenaria en el nuevo catálogo de cimas de Euskal Herria de 2014. Eso si, tras la experiencia, aunque no fue mala, no recomiendo hacer la ruta con niños pequeños, ya que en la aproximación a la cima el bosque bajo cierra bastante el camino.

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil.

Perfil.

Ortofoto.

Ortofoto.

Nuestro punto de partida es la pequeña aldea de Caranca (570m.); el mejor acceso se encuentra en el PK 333 de la carretera A-2625. A la entrada del pueblo hay un pequeño hueco junto a la carretera donde dejar el coche. Comenzaremos atravesando el pueblo de Norte a Sur, y junto a uno de los últimos caseríos, tomaremos a mano izquierda el camino que desciende a una pista; desde la cual accedemos al puente que nos lleva a la otra vertiente del río Tumecillo.

Caranca, punto de partida.

Caranca, punto de partida.

Bajamos a la pista que accede al puente.

Bajamos a la pista que accede al puente.

Cruzamos al otro lado del río Tumecillo.

Cruzamos al otro lado del río Tumecillo.

Pasamos junto a un caserío y después entramos en un camino herboso. El camino principal, el cual debemos seguir, va girando a la izquierda (NE); mientras que a nuestra derecha veremos el paso del sendero por el que pasaremos a la vuelta. Aunque encontraremos varios caminos que se bifurcan en nuestro ascenso, el camino es evidente; debemos seguir siempre por el más limpio. Tras un par de zetas alcanzamos la cota 750m, donde la senda comienza a llanear en dirección sureste. Progresamos por un bosque de robles y encinas, viendo a nuestra izquierda los restos de la antigua muralla del poblado, hasta llegar a una encrucijada de caminos (2,6km.). De frente (SE) el camino que utilizaremos para la bajada; a la izquierda (N) el que seguiremos en busca de los castros.

Comenzamos a ganar altura.

Comenzamos a ganar altura.

Atrás queda ya Caranca.

Atrás queda ya Caranca.

Llaneamos entre encinas y robles.

Llaneamos entre encinas y robles.

Disfrutando de la flora y fauna.

Disfrutando de la flora y fauna.

Los restos del muro que protegía el poblado quedan a nuestra izquierda.

Los restos del muro que protegía el poblado quedan a nuestra izquierda.

En el cruce a la izquierda; de frente el camino por el que bajaremos.

En el cruce a la izquierda; de frente el camino por el que bajaremos.

Cartel indicativo en la bifurcación.

Cartel indicativo en la bifurcación.

La pendiente se acentúa de nuevo y el sendero se vuelve pedregoso, lo cual nos da una idea de que nos acercamos a los restos del antiguo poblado. Pronto encontramos un cartel en el que se nos explica la distribución del poblado y los elementos que podremos ver. Tras el cartel se sitúa el sendero que utilizaremos para bajar de la cima, pero nosotros continuamos por el camino principal en busca del cercano calero. Aprovechando que paramos a sacar unas fotos, le dejamos descansar a Mikel y le damos de comer; se está portando bastante bien a pesar de que hemos tenido que ir haciendo varias paradas.

El camino se vuelve empedrado.

El camino se vuelve empedrado.

Un pequeño claro nos deja disfrutar de vistas hacia la Sierra de Árcena.

Un pequeño claro nos deja disfrutar de vistas hacia la Sierra de Árcena.

El cartel que nos explica las partes del poblado.

El cartel que nos explica las partes del poblado.

Tras el cartel se encuentra el sendero por el que volveremos después.

Tras el cartel se encuentra el sendero por el que volveremos después.

Antiguo calero.

Antiguo calero.

Reiniciamos la marcha en dirección Noroeste, por el serpenteante sendero que nos llevará hasta el lugar donde se encuentra la mayor cantidad de restos del poblado. Un nuevo cartel nos ayuda a saber que allí hubo una ermita y una importante necrópolis. Una vez que dejamos atrás este tesoro arqueológico, vamos en busca del cortado para después seguir la cresta en dirección NW-SE. La panorámica resulta espectacular desde aquí hacia el valle del Tumecillo y la sierra de Arkamu. Llegamos después a un portillo que sirve para acceder a la cima desde Fresneda o Cárcamo y después la progresión por la cresta se hace más lenta al estar bastante cerrado el bajo bosque. Y así terminamos llegando a la cima de Peña Grajera (832m.), donde encontramos un buzón del Baskonia colocado en 1.988; y la cual quedará en nuestras memorias siempre como la primera cima de Mikel.

Continuamos por el sendero hacia los demás restos.

Continuamos por el sendero hacia los demás restos.

La parte central del poblado.

La parte central del poblado.

Otro cartel explicativo.

Otro cartel explicativo.

Tumbas.

Tumbas.

Aquí hubo una ermita.

Aquí hubo una ermita.

Abandonamos el lugar.

Abandonamos el lugar.

Panorámica al salir a la cresta.

Panorámica al salir a la cresta.

Seguimos el cordal.

Seguimos el cordal.

Portillo.

Portillo.

Foto de Familia en la cima.

Foto de Familia en la cima.

Panorámica desde la cima hacia los montes de Árcena.

Panorámica desde la cima hacia los montes de Árcena.

Panorámica desde la cima; a la izquierda queda la sierra de Arkamu.

Panorámica desde la cima; a la izquierda queda la sierra de Arkamu.

El camino de bajada en su inicio es algo difícil de seguir. Seguimos unas trazas difusas hacia el Sureste y hacia la cota de 800m. vamos girando a la derecha para toparnos con un sendero que desciende paralelo a los restos de la antigua muralla; siendo en este punto donde mejor se conservan (W-SW). Este es el camino que nos lleva al primer cartel informativo que vimos; desde donde bajaremos a la bifurcación anteriormente nombrada y tomaremos el camino de la izquierda (SE).

Bajamos por el sendero que va paralelo a los restos de la muralla.

Bajamos por el sendero que va paralelo a los restos de la muralla.

Tramo en el que mejor se conservan los restos de la muralla.

Tramo en el que mejor se conservan los restos de la muralla.

Este camino lleva hasta un cruce en la cota 677; a la izquierda llegaríamos a la venta Burguillos en el PK 330 de la A-2625 (uno de los accesos más sencillos a Los Castros). Nosotros en cambio continuamos descendiendo a la derecha (NW), paralelos a un practicamente inexistente arroyo que crea alguna que otra charca. Después nos situaremos casi a la par del Tumecillo, a la vez que encaramos la marcha hacia Caranca. Escuchando correr el agua del río; llegaremos al último caserío que vimos antes de iniciar el ascenso, y de ahí al pueblo en cinco minutos. Al pasar por Caranca aprovechamos para beber agua en una fuente e intercambiamos impresiones de la ruta mientras le damos de comer a Mikel; ha sido un gran día.

Nosotros seguimos por el camino de la derecha para regresar a Caranca.

Nosotros seguimos por el camino de la derecha para regresar a Caranca.

Hay pequeñas charcas.

Hay pequeñas charcas.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7484902

Treviño, esa isla Burgalesa en el Sur alavés tan desconocida para algunos; pero llena de rincones acogedores. Allí me dirijo en esta ocasión con la BTT, con la intención de realizar una circular de 67km y 1800 metros de desnivel positivo, para visitar algunas de sus principales cimas y las conocidas cuevas de Las Gobas cerca de Laño.

Mapa orientativo.

Mapa orientativo.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil.

Perfil.

Tomo como punto de partida la urbanización de San Llorente (507m.), donde se encuentra la ermita de Ntra. Sñra. de Uralde y tenemos fuente de agua. De allí comienzo a rodar por carretera hacia Treviño, llaneando durante los primeros kilómetros para calentar las piernas. Allí tendremos que cruzar al otro lado del río Ayuda (S), para pasar por el barrio de La Arena; y así comenzar el ascenso por la pista de grava que lleva al Cerro. Esta subida a pesar de hacerse por pista, se hace durilla; cuando llegamos a lo alto del cordal se gira a la izquierda (E-NE) y se supera la última rampa que nos deja en la cima (Cerro, 901m.). Allí además del buzón y el vértice, nos encontraremos con un puesto de vigilancia forestal; signo de que nos encontramos en un perfecto mirador de toda la zona.

Comenzamos en el aparcamiento de la urbanización.

Comenzamos en el aparcamiento de la urbanización.

Mirada atrás a Treviño.

Mirada atrás a Treviño.

Pista de subida a Cerro.

Pista de subida a Cerro.

Cima de Cerro y puesto de vigilancia.

Cima de Cerro y puesto de vigilancia.

Buzón de Cerro.

Buzón de Cerro.

Panorámica desde la cima de Cerro a la Sierra Cantabria.

Panorámica desde la cima de Cerro a la Sierra Cantabria.

De Cerro bajaremos a Dordóniz, utilizando para ello la trialera que desciende (NE) bruscamente tras la caseta de vigilancia y que nos obligará a bajarnos de la bici en sus primeros metros seguramente. Luego ya el sendero resulta más divertido, salimos a pista y atravesamos el pueblo saliendo a la pista-carretera. En el siguiente cruce giraremos a la derecha para dirigirnos a Moscador de Treviño (595m.); allí ganamos un poco de altura en los últimos caseríos para encontrar un sendero que nos llevará en algo más de un kilómetro a la carretera BU-122. Rodamos por la misma en dirección Sur y aproximadamente en el PK18,5 la abandonamos, tomando la pista que hay a nuestra izquierda (SE).

Tras la caseta comienza la bajada de Cerro.

Tras la caseta comienza la bajada de Cerro.

Atrás quedan Cerro y Dordóniz.

Atrás quedan Cerro y Dordóniz.

El camino que se coge después de Moscador.

El camino que se coge después de Moscador.

Al llegar a la cúspide de la pista, seguiremos por el herboso sendero que a nuestra izquierda (NE) asciende al Portillo de Los Llanos (754m.). Después giramos a la derecha (S) para seguir el cordal hacia la siguiente cumbre del día. Un estrecho sendero sinuoso, que salva campos arados y pedreras, nos lleva hasta la cima del Sesturri (790m.).

Camino al portillo de Los Llanos.

Camino al portillo de Los Llanos.

El sendero que lleva a la cima de Sesturri.

El sendero que lleva a la cima de Sesturri.

Ya se ve la cima de Sesturri.

Ya se ve la cima de Sesturri.

El que suscribe en la segunda cima del día.

El que suscribe en la segunda cima del día.

Panorámica desde la cima de Sesturri.

Panorámica desde la cima de Sesturri.

Para la bajada retrocedemos hasta el portillo, y continuamos por el ancho camino (N) que nos lleva hasta la entrada de Pedruzo en un rápido descenso. Justo antes de las primeras casas, se gira a la derecha para continuar por un sendero que enlaza con las parcelarias que llevan a Argote (575m.). Cruzamos el puente sobre el río Ayuda y pasamos por el centro del pueblo para echar un trago de agua en la fuente de manantial. Ahora se continúa camino a Torre (S), para antes de llegar al pueblo tomar a la izquierda la pista que lleva a Samiano. Salimos del pueblo por el Sur para enseguida tomar una parcelaria a la izquierda que se une a la carretera que lleva a Faido. Seguimos por asfalto hacia el Sur durante medio kilómetro, y una vez más tomamos la parcelaria de nuestra izquierda; siguiendo esta vez una serie de pistas con tendencia Este, dejando Fuidio a nuestra izquierda.

Bajada a Pedruzo.

Bajada a Pedruzo.

Parcelaria hacia Argote.

Parcelaria hacia Argote.

Llegamos a Argote.

Llegamos a Argote.

Fuente de manantial.

Fuente de manantial.

Así llegaremos a un cruce cercano a Albaina, donde viene señalizado el GR-38, que nos indica que debemos continuar a la derecha para ir a las cuevas artificiales de Las Gobas. Paralelos al arroyo de Barrundia, primero llaneamos por pista y luego se asciende por un estrecho y técnico sendero hasta llegar al conjunto de cuevas. Al bajar de las cavidades, debemos seguir rodeando la peña hacia la derecha (SW); de esta forma encontraremos un camino casi olvidado tras un campo de cultivo, en el que se nos hundirán un poco las ruedas por tratarse de arenisca. Ganaremos algo de altura a la vez que comprobamos la brecha abierta por la explotación de la cantera de La Tejera. Después descendemos hasta donde se encuentran los restos de los edificios (677m.) industriales y tomamos la pista (N) que lleva hasta la ermita de Ntra.Sñra. de Granado (S.XIII).

Mirada atrás a la parcelaria que hemos seguido hasta el cruce cercano a Albaina.

Mirada atrás a la parcelaria que hemos seguido hasta el cruce cercano a Albaina.

Mirada atrás al sendero que seguimos para subir a Las Gobas.

Mirada atrás al sendero que seguimos para subir a Las Gobas.

Subiendo a Las Gobas se ven las paredes de Santorkaria.

Subiendo a Las Gobas se ven las paredes de Santorkaria.

Llegamos a Las Gobas.

Llegamos a Las Gobas.

Cueva de la Dotora.

Cueva de la Dotora.

Las Gobas.

Las Gobas.

Conjunto de Las Gobas.

Conjunto de Las Gobas.

El camino se encuentra tras el campo de labranza.

El camino se encuentra tras el campo de labranza.

Huella de la cantera en la montaña que vamos rodeando.

Huella de la cantera en la montaña que vamos rodeando.

Bajamos a La Tejera.

Bajamos a La Tejera.

Ntra. Sñra. de Granado.

Ntra. Sñra. de Granado.

Tras la ermita un camino lleva a la carretera de Faido (SW); antes de llegar al pueblo se toma una pista a la derecha que asciende fuertemente en su comienzo y luego desciende hasta Baroja (697m.); donde reponemos agua. Luego siguiendo la carretera A-4129 se enlaza con la A-2124, desde donde se toma la pista que asciende al pueblo de Moraza (727m.). Un camino pasa bajo la iglesia (N) y después hay que girar a la izquierda (SW) para tomar el camino forestal que asciende por El Calvario hacia el monte Moraza. Esta subida se me hizo dura, dura de cojones… a estas alturas de la ruta un ascenso de este tipo hay que tomárselo con calma; así que me bajo un par de veces de la bici. Al llegar a lo alto del cordal se gira a la izquierda, y por sendero bastante empedrado se llega al primer buzón del Moraza; pero ojo, el segundo buzón y más bonito, se encuentra a algo más de un centenar de metros al E-SE (Moraza, 1058m.).

Camino a Baroja con el Moraza de fondo.

Camino a Baroja con el Moraza de fondo.

Tomamos la pista que sube al pueblo de Moraza.

Tomamos la pista que sube al pueblo de Moraza.

Subimos por El Calvario al Moraza.

Subimos por El Calvario al Moraza.

Llegamos a lo alto del cordal, a la derecha el camino por el que bajaremos después.

Llegamos a lo alto del cordal, a la derecha el camino por el que bajaremos después.

Llegamos al primer buzón del Moraza.

Llegamos al primer buzón del Moraza.

Segundo buzón.

Segundo buzón.

La bajada la hago siguiendo el cordal hacia el Oeste. Es un descenso realmente largo y al principio algo duro para los brazos por la cantidad de piedras que hay. Mi intención era buscar un camino que llevara a Tobera, pero en esa búsqueda me encuentro con un campo enorme que está arado; lo que me obliga a seguir perdiendo altura hasta cruzarme con el camino que une Berganzo y Portilla (645m.). Así que giro a la derecha y me como otra subida de esas que hacen que te acuerdes de todos los santos… a empujar la bici un rato, ya no me quedan fuerzas para rampas como esa. Al llegar a lo más alto (842m.) tomamos el camino de la derecha, mientras el Txulato queda a nuestra izquierda; y cercanos a Las Tasugueras, iniciamos el descenso a Portilla. Mientras descansamos las piernas en la bajada, disfrutamos de las vistas sobre el castillo de Portilla.

Mirada atrás a la cuesta que sube desde Berganzo.

Mirada atrás a la cuesta que sube desde Berganzo.

Acercándonos a la zona de Las Tasugueras.

Acercándonos a la zona de Las Tasugueras.

Bajada a Portilla.

Bajada a Portilla.

Vemos el castillo de Portilla.

Vemos el castillo de Portilla.

En Portilla (652m.) vuelvo a hacer una larga parada para reponer agua y comer. Luego sigo por la carretra que va a Berantevilla, para enseguida tomar una parcelaria a mano derecha que me llevará hasta Mijancas. Cruzando el pueblo me dirijo a la A-3122, para después cruzar un puente sobre el río Ayuda que veo a mi derecha. Sigo la pista que pronto comienza a ascender y en la primera curva a izquierdas la abandono, continuando de frente por un sendero que avanza entre los campos hacia las faldas del San Formerio. Aquí mi intención era investigar alguna posible subida a la ermita; pero al final todos los caminos se me terminan cerrando y me veo obligado a ir girando a oriente para salir a la pista que lleva a Muergas (600m.). Siguiendo la pista-carretera (NE), tras un kilómetro tomo una parcelaria a mano derecha que me ayuda a atajar para regresar al lugar donde comencé la ruta.

Iglesia de Portilla, junto a ella descansaremos.

Iglesia de Portilla, junto a ella descansaremos.

El sendero avanza entre campos hacia San Formerio.

El sendero avanza entre campos hacia San Formerio.

Zoom a la ermita.

Zoom a la ermita.

Pista que lleva a Muergas.

Pista que lleva a Muergas.

En definitiva, una gran ruta de reconocimiento de la zona, con bonitos paisajes; pero con unas rampas bastante durillas, aunque también hay largos tramos para rodar rápidos. Recomendable.

 

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7368461

 

Me junto en esta ocasión con Kepa y Marcos con la intención de realizar una bonita circular en torno al monte centenario alavés Perriain-Cruz de Alda. Nuestra intención es la de subir por la Senda Marquillano (PR-A 71) paralelos al barranco de Iztora o Izlora y después bajar por el barranco de Berrabia; el cual delimita Araba con Nafarroa. Para realizar esta vuelta contaremos con 15,5km de longitud y apenas 600 metros de desnivel positivo acumulado.

Mapa.

Mapa.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil.

Perfil.

Nuestro punto de partida para este paseo será el pequeño pueblo alavés de Orbiso (588m.); al cual se llega con facilidad desde Santa Cruz de Campezo por la carretera A-3120. Aparcamos en la entrada y los primeros pasos nos llevan por la calle central (NW) pasando junto a la iglesia; al atravesar el casco urbano, salimos a una pista en la que continuamos a la derecha para pasar junto a una tripleta. Se cruza a continuación sobre el arroyo de Iztora y avanzamos por la pista siguiendo un via crucis, hasta encontrar un pista que se bifurca a nuestra izquierda y está señalizada como Senda de Marquillano.

Dejamos la iglesia a nuestra derecha.

Dejamos la iglesia a nuestra derecha.

Encontramos varios Eguzkilores protegiendo las casas de Orbiso del infortunio.

Encontramos varios Eguzkilores protegiendo las casas de Orbiso del infortunio.

Tripleta.

Tripleta.

Un vistazo al barranco de Iztora.

Un vistazo al barranco de Iztora.

Via Crucis.

Via Crucis.

Este camino se adentra en el encinar; llegamos a un nuevo cruce en el que optamos por el camino de la izquierda para llegar a una barrera. Poco a poco comenzamos a ganar altura, mientras las marcas de PR nos llevan por el camino principal. Hacia la cota 754m., abandonamos la pista para continuar por el sendero que a la izquierda remonta atajando entre el boj. Luego se atraviesa un bonito bosque con antiguos ejemplares de encinas y continuamos por un camino más ancho ya; llegando a pasar junto a una charca.

Cruzamos la barrera.

Cruzamos la barrera.

Siguiendo el PR.

Siguiendo el PR.

Ganando altura paulatinamente.

Ganando altura paulatinamente.

Curiosa raíz.

Curiosa raíz.

Abajo queda Orbiso.

Abajo queda Orbiso.

Abandonamos la pista.

Abandonamos la pista.

El sendero se vuelve empedrado.

El sendero se vuelve empedrado.

Por un antiguo encinar.

Por un antiguo encinar.

Charca.

Charca.

Más adelante salimos del bosque y el camino se vuelve cortafuegos; así nos vamos acercando a nuestra primera cima del día: Somorredondo (1,077m.), que no es más que una loma elevada con vértice geodésico sobre el barranco de Iztora. El siguiente paso es seguir el cordal hacia el Noreste en busca de las dos cimas que nos faltan. La segunda cumbre del día será el Txintxularri (1.124m.), algo más alto que el propio Perriain y en el que solo encontraremos un hito. Y por último y tras casi un kilómetro más, llegamos al Perriain o Cruz de Alda (1.121m.); donde reinan una cruz de madera y un buzón del Manuel Iradier.

Avanzamos por lo que parece un cortafuegos.

Avanzamos por lo que parece un cortafuegos.

Somorredondo a un paso.

Somorredondo a un paso.

Vértice de Somorredondo.

Vértice de Somorredondo.

Panorámica desde Somorredondo.

Panorámica desde Somorredondo.

Camino a Txintxularri.

Camino a Txintxularri.

Cima de Txintxularri.

Cima de Txintxularri.

Camino a Perriain.

Camino a Perriain.

Cima de la Cruz de Alda.

Cima de la Cruz de Alda.

Foto de equipo.

Foto de equipo.

A partir de aquí comienza nuestro regreso, para el cual seguimos la cuerda atravesando un bonito hayedo y bajando al collado de Mojón Largo. Aquí se continúa por el camino de la Senda de Marquillano (S), para abandonarlo casi 200 metros después junto a una charca, siguiendo el sendero que se desvincula a nuestra izquierda en busca del barranco de Berrabia. Cuando llegamos a la entrada del barranco, nos asombra lo encajonado que se encuentra; perdemos altura entonces para recorrerlo en su totalidad por el estrecho sendero y salimos del mismo junto a unos campos de colza. Rodeando estos campos de cultivo, llegamos a una bifurcación en la que continuamos a la derecha para pasar junto a un depósito de agua primero y una chabola de madera después.

Atravesamos un hayedo.

Atravesamos un hayedo.

Bajando al collado de Mojón Largo.

Bajando al collado de Mojón Largo.

Seguimos el camino que baja a nuestra derecha en el collado.

Seguimos el camino que baja a nuestra derecha en el collado.

Seguimos el sendero que lleva al barranco de Berrabia.

Seguimos el sendero que lleva al barranco de Berrabia.

Impresionante imagen cuando llegamos a la entrada del barranco.

Impresionante imagen cuando llegamos a la entrada del barranco.

Seguimos el sendero por el fondo del barranco.

Seguimos el sendero por el fondo del barranco.

Campos de colza.

Campos de colza.

Mirada atrás al barranco de Berrabia.

Mirada atrás al barranco de Berrabia.

Cabaña junto a la que pasaremos.

Cabaña junto a la que pasaremos.

Siguiendo el camino llegamos a una barrera que cruzaremos, para seguir de frente y avanzar por el camino principal en busca de la ermita de Santa Lucía. En este lugar además del pequeño santuario, encontramos fuente, mesas y asadores. Desde aquí apenas kilómetro y medio de pista nos separa de Orbiso; nuestro punto de partida.

tras cruzar la barrera tomamos el camino que nos llevará a la ermita

Tras cruzar la barrera tomamos el camino que nos llevará a la ermita

Una bonita senda nos acerca a Santa Lucía.

Una bonita senda nos acerca a Santa Lucía.

Ermita de Santa Lucía.

Ermita de Santa Lucía.

Nos vamos acercando a Orbiso.

Nos vamos acercando a Orbiso.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7214854

En esta ocasión quería quedar con Jose para iniciarle un poco en el mundo de las cuerdas, y pensé que para ello lo mejor era hacer un clásico como es la Arista SE del Mugarra. Aunque realmente es una cresta que se puede hacer sin cuerdas (PD inf; II-III); dispone de buenos bloques donde montar reuniones y practicar técnicas de escalada. La vuelta entera desde Mañaria nos supondrá casi 9km con 800 metros de desnivel positivo aproximado.

Mapa.

Mapa.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil.

Perfil.

En nuestro caso aparcamos en el parking cercano a la iglesia, aunque hay otro en el centro del pueblo que nos viene mejor. Desde ese último parking se cruza al otro lado del río sobre un puente de madera y se siguen los carteles que indican el ascenso hacia Mugarra; pasando por el barrio de Axpe. Cuando llegamos a la pista que asciende hacia el collado de Mugarrikolanda, nosotros continuamos a la derecha hasta el final de la pista; para situarnos en el corte de la cantera. Hay gente que suele aprovechar un cortafuegos por el que pasa un tendido eléctrico, para ascender directamente a la cresta; pero a nosotros nos gustó más la otra opción.

Aparcamos frente a la iglesia de Mañaria.

Aparcamos frente a la iglesia de Mañaria.

Dejamos a la izquierda la pista que baja de Mugarrikolanda.

Dejamos a la izquierda la pista que baja de Mugarrikolanda.

El cortafuegos que suele utilizar la gente para acceder a la cresta.

El cortafuegos que suele utilizar la gente para acceder a la cresta.

Eskuagatx y Artatxagan.

Eskuagatx y Artatxagan.

Nosotros comenzamos desde la cantera.

Nosotros comenzamos desde la cantera.

Desde la cantera comenzamos a remontar hacia la arista, y no tardamos mucho en encontrarnos con las primeras trepadas (I-II) que aunque sencillas, resultan un tanto expuestas. Al llegar a lo alto de la cresta, comenzamos a avanzar (NW) entre grandes bloques afilados; y vemos como se estrecha enseguida. Este tramo aunque es un poco lento de andar, no es muy complicado. Según nos vamos acercando a Atxurkulu, la arista se vuelve más ancha; luego se interrumpe un momento y volvemos a crestear hasta presentarnos frente a una pared anterior a la cima. Aquí muchos optan por trepar asegurando el paso hacia la derecha y subiendo casi de frente (III); pero está muy expuesto. Nosotros optamos por seguir por la izquierda evitando este paso y encontrando una repisa diagonal que asciende hasta lo alto de la cresta (II), alcanzando así la cima de Atxurkulu (682m.).

Primeras trepadas antes de llegar a la arista.

Primeras trepadas antes de llegar a la arista.

El que suscribe en las primeras trepadas. Foto de J.M. Guinea.

El que suscribe en las primeras trepadas. Foto de J.M. Guinea.

Pronto se estrecha la arista.

Pronto se estrecha la arista.

Avanzamos por donde mejor podemos.

Avanzamos por donde mejor podemos.

Poco a poco se va anchando.

Poco a poco se va anchando.

Un poco de zoom para ver Neberondo.

Un poco de zoom para ver Neberondo.

La cosa se relaja antes de llegar a Atxurkulu.

La cosa se relaja antes de llegar a Atxurkulu.

Ya está cerca Atxurkulu.

Ya está cerca Atxurkulu.

Nosotros evitamos este paso (III) por la izquierda para subir por una repisa diagonal.

Nosotros evitamos este paso (III) por la izquierda para subir por una repisa diagonal.

El collado posterior al que se baja caminando desde la cima, es la brecha de Atxurkulu (662m.). Aquí se puede continuar por la cresta de frente o por el camino de la pedrera que hay a nuestra derecha. Nosotros seguimos por la cresta y aquí sacamos las cuerdas para practicar un poco. Buscamos algún paso aislado de III y montamos la reunión en un bloque. Luego se vuelve a estrechar, pero los pasos son sencillos, por lo que continuamos en ensamble (por no guardar todo el material) hasta llegar a un nuevo descansillo.

Así se ve Atxurkulu bajando de la cima al collado.

Así se ve Atxurkulu bajando de la cima al collado.

Lo que nos queda a partir del collado, nosotros seguiremos la cresta en vez de tomar la pedrera de la derecha.

Lo que nos queda a partir del collado, nosotros seguiremos la cresta en vez de tomar la pedrera de la derecha.

Otra mirada atrás a Atxurkulu desde el collado.

Otra mirada atrás a Atxurkulu desde el collado.

Continuamos en ensamble.

Continuamos en ensamble.

Seguimos remontando sencillas paredes.

Seguimos remontando sencillas paredes.

El tramo final se presenta vertiginoso.

El tramo final se presenta vertiginoso.

Siguiendo la cresta.

Siguiendo la cresta.

Luego nos encontramos con un diedro, que tiene un sólo paso de III y decidimos asegurarlo con un fisurero. Tras este diedro nos encontraremos con el paso más comprometido de la vía, que es un destrepe de II muy espuesto a ambos lados. Este paso lo aseguramos también pasando una cinta a un bloque. A continuación como la roca no parece buena, avanzamos unos metros por la ladera herbosa de la derecha, y evitamos en un primer momento un sendero expuesto que pasa a la ladera de la izquierda. Afrontamos después la trepada de un muro en el que hay un viejo clavo en su base, y ya todo es ir remontando terrazas (I-II) hasta el cordal somital. Así terminamos alcanzando la cima del Mugarra (969m.); perfecto mirador de todo el Duranguesado.

Jose saliendo del diedro.

Jose saliendo del diedro.

Jose tras bajar el paso más delicado.

Jose tras bajar el paso más delicado.

Con un poco más de perspectiva.

Con un poco más de perspectiva.

Seguimos un tramo por hierba.

Seguimos un tramo por hierba.

Mirada atrás desde el tramo herboso. Foto de J.M. Guinea.

Mirada atrás desde el tramo herboso. Foto de J.M. Guinea.

Mirada atrás tras haber pasado a la izquierda de la arista.

Mirada atrás tras haber pasado a la izquierda de la arista.

Superamos unas terrazas.

Superamos unas terrazas.

La arista vista desde arriba impone.

La arista vista desde arriba impone.

Zoom al destrepe delicado.

Zoom al destrepe delicado.

Ultimos metros hacia la cima.

Ultimos metros hacia la cima.

Buzón de Mugarra.

Buzón de Mugarra.

Foto de cima.

Foto de cima.

Para el regreso bajamos por el sendero de la normal hacia el collado de Mugarrikolanda; hay que tomárselo con calma debido a la pendiente. En el collado (760m.) disfrutamos de una de las mejores vistas sobre la Sur del Mugarra, donde hay vías de escala con restricciones por la nidificación de aves. Allí la pista que debemos seguir desciende hacia Axpe (SE) y nos lleva de nuevo al inicio de nuestra ruta, mientras observamos sobre nuestras cabezas la cresta que hemos realizado.

Bajando por la normal a Mugarrikolanda.

Bajando por la normal a Mugarrikolanda.

Ya se ve el collado.

Ya se ve el collado.

Mugarra visto desde Mugarrikolanda.

Mugarra visto desde Mugarrikolanda.

Panorámica.

Panorámica.

Bajamos por pista.

Bajamos por pista.

A nuestra izquierda observamos la arista.

A nuestra izquierda observamos la arista.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7167449

El vídeo:

Una vez más tocaba una vuelta en BTT cerca de casa, y mis objetivos principales eran comprobar la bajada de Sta. Marina a Katadio y visitar el calero de Garaigorta; para lo cual me salió una vuelta de 41km y 1.300 metros de desnivel acumulado. Vamos pues con una breve descripción.

Mapa general.

Mapa general.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil.

Perfil.

Partiendo de Llodio, salgo por el barrio de Areta para coger la carretera que va hacia Orozko (BI-522). Poco después de dejar atrás el peaje de la autopista, tomo a mano derecha la pista que en fuerte ascenso se dirige a los caseríos de Aizatza y Bealde. Entre Bealde y Murueta encuentro a mano derecha (SW) la pista que lleva a Pagatzandu; al final de los últimos caseríos la pista se convierte en camino forestal. Ahora el ascenso se vuelve más duro todavía y ganamos altura hacia la ladera nor-oriental del Elorritxugane/Kukutza.

Pista hacia Aizatza.

Pista hacia Aizatza.

En la primera bifurcación (395m.) tomaremos la pista que asciende por el pinar que tenemos de frente; y en el siguiente cruce (485m.), tomamos el camino de la izquierda para seguir la senda de Egurbide/Ameztui. Este es un bonito camino que atraviesa un bosque de hayas trasmochas en el que se puede adivinar alguna antigua carbonera; y si se tiene suerte como yo aquél día, también se pueden ver corzos. Finalmente el camino sale al collado de Jesuri (646m.); donde se toma la pista y se sigue por ella hasta la ermita de Santa Marina (E-NE), pasando primero por una fuente ferruginosa.

En la bifurcación continuamos ascendiendo por fuerte pendiente.

En la bifurcación continuamos ascendiendo por fuerte pendiente.

Mirada atrás a Untzeta.

Mirada atrás a Untzeta.

Llegando al collado Jesuri.

Llegando al collado Jesuri.

Sta. Marina de Arrola desde el collado Jesuri.

Sta. Marina de Arrola desde el collado Jesuri.

En la ermita de Santa Marina de Arrola (669m.) disfrutamos de unas agradables vistas sobre el valle de Orozko, y mientras comemos algo aprovechamos para dibujar imaginariamente la línea que vamos a seguir hacia Garaigorta. Después bajo por donde he venido, y al de casi medio kilómetro, busco un sendero a mi izquierda (E) que pasa por encima de los caseríos de Izartza. Aquí hay un tramo de unos 250 metros que está impractible, por lo que os recomiendo buscar una alternativa cogiendo un camino que vaya directo a los caseríos. A continuación enlazamos con una pista que siguiéndola a la izquierda se llega a la bifurcación del entorno conocido como Telleria; allí girando a la derecha se continúa por la línea del cordal en un rápido descenso que lleva a la ermita de Santiago Apóstol y San Adrián; en Katadio.

Ermita de Santa Marina.

Ermita de Santa Marina.

En Telleria seguimos el descenso por el cordal.

En Telleria seguimos el descenso por el cordal.

Ermita de Santiago Apóstol y San Adrián.

Ermita de Santiago Apóstol y San Adrián.

A continuación descendemos por la pista hasta la carretera general y la seguimos a la derecha (S) apenas un cuarto de kilómetro, para cruzar el puente sobre el río Altube y continuar por la pista que une Olabarria con Beraza. Allí busco un sendero que va junto a unas campas y sale justo al PK 26 de la BI-3513. Continúo hasta el PK 27 entre Jauregia y Lekubarri, para tomar la pista (NE) que lleva a Albitzuelexaga. Dejando atrás la iglesia de San Martín, seguimos siempre por la pista que va por el fondo del barranco, ganando altura poco a poco; cuando ya estamos cerca de los caseríos de Garaigorta, la pendiente se vuelve realmente dura.

Amplia vista sobre Orozko en la bajada a la carretera.

Amplia vista sobre Orozko en la bajada a la carretera.

Iglesia de San Martín.

Iglesia de San Martín.

Seguimos la pista por el fondo del barranco.

Seguimos la pista por el fondo del barranco.

Caseríos de Garaigorta.

Caseríos de Garaigorta.

En la última casa, tiramos por la derecha y nos encontramos con dos caminos. Primero seguiremos unos metros el de la derecha para acercarnos hasta el bien mantenido calero de Garaigorta; y después ascenderemos por el camino que tenemos de frente para ir a la parte alta del cordal de la sierra de Mendigisa. En este último seguramente tendremos que portear la bici debido a la pendiente, así que no os voy a recomendar hacer este tramo en sentido ascendente; a no ser que tengáis ganas de daros una buena paliza…

Calero.

Calero.

Parte superior del calero.

Parte superior del calero.

Salimos a un collado en lo alto del cordal (613m.) y continuamos hacia occidente para ascender a la cima de Aizbelaga (638m.). Luego se sigue el cordal y cuando vemos la caseta que hay cerca de la cima de Arrugaeta, descendemos por la pista de nuestra izquierda para hacer un largo descenso que lleva al barrio homónimo (aquí rodé varios metros detrás de un corzo); y de allí, hasta Albizueletxaga de nuevo.

Llegamos al collado, a la derecha llegaríamos al Garaigorta.

Llegamos al collado, a la derecha llegaríamos al Garaigorta.

Nosotros seguimos el cordal a la izquierda.

Nosotros seguimos el cordal a la izquierda.

Buzón de Aitzbelaga.

Buzón de Aitzbelaga.

Vértice de la cima y vista del cordal de Mendigisa.

Vértice de la cima y vista del cordal de Mendigisa.

Mirada atrás en el camino del cordal.

Mirada atrás en el camino del cordal.

Cerca del Arrugaeta abandonamos el cordal para iniciar el descenso.

Cerca del Arrugaeta abandonamos el cordal para iniciar el descenso.

La pista de bajada con Itxina al fondo.

La pista de bajada con Itxina al fondo.

La idea realmente era haber seguido por monte desde el barrio de Arrugaeta hasta casi la cima del Untzeta; pero me entró una pájara de las gordas y decidí continuar el resto del recorrido por carretera; llendo primero a Orozko-Zubiaur por la BI-3513 y luego hasta Llodio por la BI-522. Fin de la vuelta.

 

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7148028

 

 

Otra vez más nos acercamos a las inmediaciones de la Sierra de Toloño, a medio camino entre Alava y La Rioja; para realizar una circular de 14 kilómetros y 760 metros de desnivel positivo, pasando por el monte centenario San Cristóbal.

Mapa.

Mapa.

Perfil.

Perfil.

Como punto de partida tomamos el pequeño pueblo amurallado de Salinillas de Buradón (500m.); en la entrada oriental del pueblo, frente a un bar tenemos una buena zona de aparcamiento. Comenzamos girando a la derecha junto al lavadero; y después a la izquierda por la calle San Martín, siguiendo la pista que coincide con el Camino de Santiago y el GR-99 . Dejando atrás el cementerio, llegamos a una bifurcación en la que optamos por el camino de la izquierda (SE).

Podemos aparcar a la entrada del pueblo.

Podemos aparcar a la entrada del pueblo.

Pasamos junto al lavadero.

Pasamos junto al lavadero.

Seguimos la pista que pasa junto al cementerio.

Seguimos la pista que pasa junto al cementerio.

Una vez más seguimos los pasos del GR-99 y vamos ganando altura a través de un encinar, hasta llegar al collado de La Lobera con su característica caseta (705m.). Desde aquí a poniente tenemos el monte San Mamés y a Oriente el San Cristóbal. Así que seguimos el sendero que al Oeste penetra en la maraña de boj y avanza dificultosamente remontando sobre la cresta. Terminamos llegando al San Mamés (765m.) tras remontar el último tramo por la arista. Arriba no hay buzón ni vértice, pero las vistas hacia la Rioja y las Conchas de Haro son inmejorables.

Mirada atrás a Salinillas de Buradón.

Mirada atrás a Salinillas de Buradón.

Ascendemos entre encinas.

Ascendemos entre encinas.

La caseta del collado.

La caseta del collado.

Tomamos el sendero hacia San Mamés.

Tomamos el sendero hacia San Mamés.

El avance es lento entre la cerrada vegetación.

El avance es lento entre la cerrada vegetación.

Ya tenemos la cima de frente.

Ya tenemos la cima de frente.

Hay que ayudarse un poco de las manos en algún momento.

Hay que ayudarse un poco de las manos en algún momento.

Vistas desde la cima hacia las Conchas de Haro.

Vistas desde la cima hacia las Conchas de Haro.

Regresamos hasta el collado de La Lobera abriéndonos paso entre la cerrada vegetación y desde allí, buscamos el sendero que asciende (SE) a la antecima occidental del San Cristóbal; también conocido como Espribila (845m.) y donde encontramos un vértice geodésico. Seguiremos después el cordal encadenando las cotas 838m. y 864m., mientras disfrutamos de las vistas hacia el Txulato a nuestra izquierda, Toloño de frente y La Rioja a la derecha. Así alcanzamos la cima del centenario San Cristóbal (885m.) y su buzón del Manuel Iradier (1.971), donde antiguamente hubo una ermita dedicada al santo homónimo.

Regresamos sobre nuestros pasos.

Regresamos sobre nuestros pasos.

San Cristobal y Espribila, distinguimos un fuerte desnivel desde el collado.

San Cristobal y Espribila, distinguimos un fuerte desnivel desde el collado.

Ascenso a Espribila.

Ascenso a Espribila.

Panorámica en el ascenso a Espribila.

Panorámica en el ascenso a Espribila.

Vértice de Espribila.

Vértice de Espribila.

Vistas hacia el Ebro.

Vistas hacia el Ebro.

Cordal a seguir hacia el San Cristóbal.

Cordal a seguir hacia el San Cristóbal.

Vistas hacia Txulato.

Vistas hacia Txulato.

Seguimos el cordal hacia San Cristobal.

Seguimos el cordal hacia San Cristobal.

Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo principal.

Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo principal.

Buzón de San Cristóbal.

Buzón de San Cristóbal.

Foto de equipo en la cima centenaria.

Foto de equipo en la cima centenaria.

Tras sacar las fotos de cima, el siguiente paso es bajar al collado de Tabuérniga (770m.); para lo cual tomaremos un sendero que nace justo detrás del buzón (E). Desde el collado, descenderemos por la pista de nuestra derecha (SE) para visitar los restos de la cercana Casa de La Marquesa o del Moro; último resquicio del desaparecido poblado de Tabuérniga.

Camino a seguir hacia el collado de Tabuérniga con Toloño al fondo.

Camino a seguir hacia el collado de Tabuérniga con Toloño al fondo.

Llegamos al collado de Tabuérniga.

Llegamos al collado de Tabuérniga.

Bajo esos peñascos se encuentra la Casa del Moro.

Bajo esos peñascos se encuentra la Casa del Moro.

Casa del Moro.

Casa del Moro.

Interior de la casa.

Interior de la casa.

Regresamos sobre nuestros pasos al collado de Tabuérniga y tomamos el camino que a la derecha (NE) asciende hacia el Portillo del Aire. Este camino nos lleva a una empinada trialera, la cual termina enlazando con una pista más cómoda que seguimos a izquierda para llegar a una barrera que cruzaremos. En la bifurcación tomamos la pista de la izquierda para acercarnos hasta la cima de Arbina (954m.); fácilmente reconocible por su antena y en la que no se disfruta de vista alguna.

Tomamos el camino que desde el collado de Tabuérniga asciende hacia el collado del Aire.

Tomamos el camino que desde el collado de Tabuérniga asciende hacia el collado del Aire.

Las procesionarias se pasean en esta época del año.

Las procesionarias se pasean en esta época del año.

Es un tranquilo sendero...

Es un tranquilo sendero…

...pero después viene una dura trialera.

…pero después viene una dura trialera.

La consecución de peñascos que quedan entre la Casa del Moro y Toloño.

La consecución de peñascos que quedan entre la Casa del Moro y Toloño.

De allí venimos.

De allí venimos.

Llegamos a la barrera del collado.

Llegamos a la barrera del collado.

Ya vemos nuestra última cima del día.

Ya vemos nuestra última cima del día.

Foto de cima en Arbina.

Foto de cima en Arbina.

Aquí terminamos con la recolección de cimas, así que regresamos a la pista por la que vinimos y descendemos en dirección a Salinillas de Buradón. La pista rodea la cima de Arbina por occidente y después marca un giro a la izquierda para enfilar directamente hacia nuestro punto de partida. En este tramo podremos observar a nuestra derecha los restos de las minas de San Torcate; donde se extraía calcita. Al llegar a Buradón, aprovechamos para dar un paseo por el pueblo, que bien merece una visita.

Bajamos por la amplia pista hacia Salinillas.

Bajamos por la amplia pista hacia Salinillas.

Herida marcada por la explotación minera.

Herida marcada por la explotación minera.

Entramos en Buradón para visitar el pueblo.

Entramos en Buradón para visitar el pueblo.

Merece la pena darse una vuelta.

Merece la pena darse una vuelta.

El track:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7089805