Pasai S.Pedro-Pasai Donibane-Jaizkibel-Hondarribia

Publicado: 14 octubre, 2006 en Viajes
Esta es una propuesta para pasar el día entero visitando unos de los pueblos más fronterizos de la costa de Euskal Herria. Pueblo con un cierto encanto, vasado siempre en la vida del pescador o "arrantzale".
 Nuestra visita comienza en Pasai San Pedro, uno de los tres distritos que conforman Pasaia. Dejamos el coche cerca del puerto, y comenzamos a caminar junto al mar; apreciando la vida de los pescadores, fijándonos en los barcos, la tienda de marisco, la cofradía de pescadores… Llevamos dirección al mar abierto, para ver la famosa bocamar de Pasaia que tantas veces abremos visto en la tele. Después giraremos a la izquierda para internarnos en el casco viejo de P.San Pedro, y así ver las antiguas casas y la Iglesia del pueblo. Tras hacer un pequeño recorrido circular, volvemos al coche, y bordeando el puerto industrial; nos dirigimos a nuestro próximo destino: Pasai Donibane.
 
 Esta es sin duda la parte más bonita de Pasaia. Dejamos el coche en un parking que hay justo antes de llegar al centro, y comenzamos a caminar siguiendo la calle central, que es por la única que pueden pasar los coches turnándose mediante un semáforo. Enseguida nos encontraremos entre viejas casas de pescadores, con cierto encanto todas ellas; y tras caminar entre calles estrechas llegamos a la plaza del pueblo; donde podemos observar el máximo esplendor de P.Donibane. Una amplia plazoleta abierta al mar, y rodeada de casas coloridas. En Pasai Donibane también podremos visitar la casa de Victor Hugo, famoso navegante; donde también se encuentra la oficina de turismo. Se trata de un lugar muy interesante. Poco antes de la oficina de turismo, bajando por una estrecha calle a la izquierda, también podremos encontrar "Untziola", uno de los pocos lugares donde se siguen fabricando barcos artesanalmente y está abierto al público, además ofrecen paseos en barca. Siguiendo adelante por el paseo marítimo, podremos ver la barca motora que une P.San Pedro con Donibane; también podremos ver una ermita,  un castillo de propiedad privada y llegar hasta una recóndita cala. A la vuelta podemos parar a comer en uno de los restaurantes del casco antiguo y saborear el menú del día por un precio aproximado a los 16€. Después de comer volvemos a coger el coche y nos dirigimos hacia Jaizkibel.
 
 En Jaizkibel debemos estar atentos a una señal de un albergue, ya que en ese punto debemos desviarnos a la izquierda para llegar hasta el fuerte de Lord John. En este punto donde encontraremos mesas y bancos, se encuentran las ruinas de un viejo fortín militar. Después de la visita volvemos a la carretera del puerto de montaña de Jaizkibel y nos dirigimos dirección Hondarribia. Las vistas resultan preciosas al mar y a nuestra derecha podemos observar antiguas torres militares. Poco después de coronar la cima del puerto, hay un mirador donde podemos parar y observar e interpretar la geografía de la zona mediante una mesa panorámica. Continuando por el puerto de montaña, haremos una última parada en el Santuario de Guadalupe; el cual se encuentra junto a la carretera. Cerca del templo, cruzando el área de esparcimiento, se encuentra otro fuerte militar, pero este es bastante más nuevo que el anterior y se encuentra en un estado bastante bueno. Se trata de una edificación muy curiosa, ya que está como "enterrada en el suelo". Podemos observar el fuerte desde su parte superior y rodearlo en su totalidad. Y ya de aquí, solo nos queda ver Hondarribia.
 
Bajando el puerto llegamos a Hondarribia, pueblo amurallado que mediante su ría (Bidasoa) hace frontera con Francia. En nuestro caso nos adentramos en el casco antiguo accediendo por un puente que nos hace atravesar un antiguo portalón de la muralla. Nos encaminamos con la iglesia como objetivo y enseguida llegamos al Centro. Nos encontramos en una gran plazoleta, con un el parador Carlos V y varias casas coloridas junto a nosotros. Bajamos después junto a la iglesia, observando sus relieves y pasamos por el famoso hotel Pampinot. Salimos del casco por un arco y vamos girando a la izquierda, para ponernos a la par del paseo marítimo. Tomamos una copa en una de las tantas terrazas y en nuestro caso volvimos al coche, aunque queda la posibilidad de seguir hasta la playa y darse un paseo descalzo al atardecer.

 
 Un viaje muy recomendable, sobre todo por la belleza de las casas de P.Donibane y Hondarribia; y si os gusta la costa, os aseguro que os encantará.

comentarios
  1. asier dice:

    si se hace uso del transporte publico mejor para todos. Ya que esiste un gran problema con el aparcamiento para sus residentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s