Circular al Umión.

Publicado: 9 mayo, 2009 en Burgos
Esta es una circular que tenía entre ceja y ceja hace mucho, de esas que prometen, y así fue. 30 km a 30ºC, se hizo duro; pero disfrutón, las panorámicas son increíbles desde esta sierra y son varios los parajes singulares que encontraremos. Sin duda alguna el Umión es la montaña “madre” del Valle de Tobalina, un precioso valle oculto a la sombra de la central nuclear de Garoña.

Mapa.

Perfil

Nuestra aventura comienza a medio kilómetro de Frías, dejamos el coche junto a un taller y unos viveros. El día promete sol, así que con la bisera de la suerte en la cabeza; emprendemos la marcha dirección a Valderrama. Al llegar al cruce que lleva a este pueblo, nos encontramos con el inicio del cordal que vamos a seguir; así pues abandonamos la carretera y tomamos el sendero junto a un cartel de “Coto privado de caza”.

Dejamos Frías detrás entre la niebla.

Aquí empieza el sendero del cordal.

Pronto comenzamos a ganar altura por un sendero de tierra rojiza, arcillosa; rodeados de arbustos de todo tipo. Y es que esta va a ser una de las imágenes que va a marcar el día: arbustos y más arbustos a nuestro alrededor. Al principio se agradece por la sombra y frescura del rocío que ofrecen…

Lo que veremos durante gran parte del día…

Continuas marcas blancas y rojas de GR nos ayudarán a no perdernos entre tanta flora, junto con varios hitos de piedra y unas cintas atadas a las ramas de los árboles. Pero si el día amenaza con niebla y no disponemos de GPS, tal vez sea mejor no aventurarse…

Las pinturas nos orientan.

Llegaremos así hasta un pequeño collado justo antes de afrontar un fuerte pero corto desnivel; nos encontramos en Las Llanas. Aquí el sendero se vuelve un poco más rocoso, aunque al llegar arriba, tendremos que volver a abrirnos paso entre los arbustos.

Llegando a Las Llanas.

El sendero.

Vista atrás.

Debemos seguir entre arbustos…

El sendero nos llevará finalmente hasta la pista que sube desde las cercanías de Valderrama; la cual seguiremos paralelos a una larga pared hasta que el camino se desvincula del cordal que seguimos. Entonces encontraremos en una curva un hito que nos marca el sendero a tomar, por el que llegaremos hasta las cercanías del Portillo de Los Jabalíes.

De aquí venimos cuando tomamos la pista que sube de Valderrama.

Flora peculiar en el camino.

Una curiosa pared junto a la pista, no parece que se haya escalado…

Continuamos por la pista.

Y aquí la abandonamos.

Cerca del portillo, vemos nuestro objetivo.

Y también vemos Garoña… 20

Dejamos atrás el portillo.

Y es aquí donde más nos harán sufrir los arbustos, sin sendero aparente caminamos por un terreno incómodo y ascendente; para intentar llegar al cordal somital. El Talos Somos aparece ya frente a nosotros con su peculiar forma.

El terreno nos hace sufrir.

Vemos Talos Somos y Umión.

Mirada atrás al cordal.

Al llegar a lo alto del cordal, encontramos el sendero denuevo y caminar resulta más cómodo; de forma que nos presentamos en poco tiempo en la cima de Talos Somos (1.409m.) tras superar el último repecho herboso. Las vistas resultan muy interesantes, el día está claro y divisamos la zona de Lunada, Anboto, Urbión y La Demanda… y como no, los Montes Obarenes, todo el Valle de Tobalina, la Sierra de Arcena…

Vistas hacia el valle y el cordal realizado.

Cima.

En alguna tengo que aparecer; ¡Mendi! estate quieto

Vistas a la sierra de Arcena.

Al este se extiende la cresta que nos separa del Umión, un sendero nos ayuda a superarla sin problemas, y buscamos un paso abierto en la muralla que lo protege a modo de castillo. Divisamos la cruz de la cima, ya estamos en el objetivo del día: Umión (1.434m).

Umión nos espera al otro lado de la cresta.

El sendero de la cresta.

A buscar el paso en la muralla.

Cima.

Buzón.

Del Umión descendemos junto a su espina dorsal camino a la loma que vemos al Este-Sureste: se trata de Flor. Este tramo resulta un paseo que nos lleva hasta el collado del portillo de Jarrillas, y tras hacer un breve ascenso campo a través; llegamos al vértice geodésico que nos indica que estamos en la cúspide de Flor (1.338m.).Tras un habituallamiento, nos acercamos al extremo oriental de este monte en un para de minutos, conocido como Peña Horcada (1.331m); y así tomamos una mejor perspectiva sobre Mancubo.

Dejamos atrás el Umión.

Una mirada hacia los Obarenes en el camino; detrás la Demanda.

Vemos Flor frente a nosotros.

Cima de Flor.

Ya hemos realizado todas las cimas del día, el cuerpo comienza a resentirse y todavía queda demasiado por caminar. Emprendemos el regreso descendiendo hacia el portillo de Jarrillas (O-NO), en busca de unos cairns que nos ayudarán a encontrar el sendero adecuado. Este camino nos llevará por un fuerte y largo descenso hacia el Norte, hasta llegar al collado de Alto Orbañanos; dónde hay un pequeño depósito de agua.

Encontramos los cairns del portillo de Jarrillas.

El sendero de descenso.

Curiosas formaciones en la bajada.

Llegando a Alto Orbañanos.

Aquí debemos tomar la pista que asciende a la izquierda (O) y nos llevará a través de un pinar hasta pasar junto a un curioso monolito; para enseguida situarnos bajo las agujas de Peña Aguda y llegar a un cruce de caminos. Si seguimos unos metros de frente, encontraremos una poza que se presenta a modo de Oásis, pero deberemos continuar por la pista que se bifurca a la derecha.

El monolito.

Mirando arriba, la zona de Peña Aguda.

Llegando al cruce.

El estanque.

Por donde debemos seguir.

En una nueva bifurcación giramos a la izquierda y seguimos por la ancha pista que han abierto a modo de autopista; no la abandonaremos hasta llegar a un cruce en forma de T, en el cual nos decantamos por seguir a la derecha y salir a la pista por la que retrocediendo unos metros llegaremos al manantial de La Calera. Reponemos agua, lo necesitábamos ya urgentemente…

Caminando entre campos de labranza.

Manantial de La Calera.

Volvemos a la pista y seguimos hacia el Noroeste hasta encontrar otra pista que se bifurca a la izquierda; y luego a la derecha dirección a Cuezva. Entramos en el pueblo y seguimos la carretera camino a Montejo de Cebas. En este tramo encontraremos otra fuente que nos invita a descansar. Más adelante una pista agrícola nos ayuda a atajar hasta Montejo.

Si sigo por monte debo subir esa cuesta…

Pues entonces mejor ir a Cuezva y luego por carretera.

Fuente en la carretera.

Atajo hacia Montejo.

Tras cruzar el pueblo, tomamos la carretera camino a Frías y buscamos el sendero que camina junto a la orilla del Ebro. Al terminar este sendero, volvemos a la carretera y andamos el último kilómetro hasta el punto de inicio; con una bonita estampa del pueblo de Frías al fondo.

Cruzamos el pueblo.

Junto al Ebro.

Alguno no se resiste… 50

Llegamos al punto de inicio, Frías al fondo.

 
Anuncios
comentarios
  1. Nuria dice:

    Salida montañera y a la vez calurosa, jejejUnas fotos muy bonitas! 🙂

  2. Ivan dice:

    Si que hizo calor si…. menos mal que encontramos varios arroyos y fuentes, que sino… nos da una lipotimia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s