Costa de Gipuzkoa

Publicado: 15 agosto, 2009 en Viajes

 Una buena excusa para disfrutar de tu día libre es, sin duda alguna, la costa de Gipuzkoa. En nuestro caso visitamos las villas costeras de Deba, Mutriku y Zumaia; cada cual con un encanto especial.

La primera parada la hicimos en Deba, donde caben destacar la playa, la iglesia (no perderse el claustro), las diferentes casas-torre y sus marismas. Junto a la playa hay un aparcamiernto de pago en el que poder dejar el coche; porque por lo demás, no hay mucho sitio para aparcar. Y si queremos no perdernos detalle de los edificios más emblemáticos, en la oficina de turismo nos darán un plano turístico; está se encuentra en las cercanías de la iglesia. Si nos acercamos a las marismas, podremos observar a las diferentes aves que anidan y dar un paseo por el sendero que las rodea.

Iglesia.
 
Claustro.
 
La playa.
 
Barcas junto al camino que va a las marismas.
 
  La segunda parada sería Mutriku, pequeño pueblo encajonado en el que las cuestas son una de sus mayores características. Pero una característica más importante es aún la gran cantidad de antiguos palacios con preciosos escudos en sus fachadas.  Aquí si que nos resultará más difícil encontrar aparcamiento; y una vez que hayamos bajado al puerto, podremos iniciar una ruta a través de las estrechas calles de Mutriku para terminar llegando a la iglesia de estilo neoclásico, Sin duda alguna pueblo de Churruca no nos dejará indiferentes.  Tras ver los edificios más importantes, volvemos al puerto para comer en el restaurante allí situado y probar una buenas sardinas a la parrilla.
 
Entrada al pueblo.
 
Bajamos al puerto.
 
Uno de los tantos escudos.
 
Iglesia.
 
Volviendo al puerto, el restaurante en el centro.
 
  Y por último hecharíamos el ancla en Zumaia, pueblo famoso por el Flysch; esa falla con tantos millones de años a sus espaldas. Nos dirigimos primeramente a la playa y caminando por la costa hacia el oeste, llegamos a una pequeña y tranquila cala donde nos dimos un baño. Después, vuelta al pueblo por el casco antiguo para ver construcciones como la de la escuela de música; una paradita para tomar un cola-cao con napolitana y regreso a casa. Un día completo y agradable.
 
Playa.
 
Siguiendo la costa.
 
 
Iglesia.
 
Escuela de música.
 
Fuente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s