Canal al Pico Cortés.

Publicado: 5 mayo, 2011 en Picos de Europa
Etiquetas:, ,

Esta es la segunda y última jornada de nuestro fin de semana por Picos de Europa. En esta ocasión madrugamos un poco más y tras darnos todo un festín en el desayuno del Albergue Briz, comenzamos a caminar desde el centro de Espinama hacia nuestro objetivo: el Pico Cortés.

Los primeros pasos de esta jornada nos llevan a través de la Ruta de La Reconquista (GR-202); una pista parte del centro del pueblo paralela al río Nevandi (NE). Vamos ganando altura poco a poco a través del bosque, los árboles carecen de hojas y nos dejan ir admirando las paredes del Pico de Valdecoro y el Cueto Redondo a nuestra izquierda.

Así progresamos por el tramo de pista, que se hace largo, hasta los invernales de Igüedri. Desde esta majada pastoril vemos como el Coriscao tampoco hubiera sido mal objetivo para este día; parece un pastel de merengue… Aprovechamos para sacar unas fotos y seguimos por la pista hacia la Portilla del Boquejón, puerta de entrada a los Puertos de Áliva.

Paredones del Valdecoro y Cueto Redondo desde los invernales.

Las vistas son buenas en Igüedri.

Zona del Coriscao y los invernales de Igüedri.

Portillas del Boquejón.

Ahora el camino se allana y progresamos hacia el Norte, con el Macizo Central a nuestra izquierda y el Oriental a la derecha. Dejamos un primer cruce a nuestra derecha para seguir de frente, y más adelante (cota 1469m.) encontramos otra bifurcación en la que optamos por el camino de la derecha, hacia Sotres. Aquí comienza un breve descenso que nos lleva a la ermita de La Virgen de Las Nieves, curiosa edificación que ofrece una bonita imagen con el Peña Vieja tras élla.

Continuamos por la pista con el Cortés de fondo.

Peña Vieja queda a nuestra izquierda.

A la derecha, hacia Sotres.

Camino a la ermita.

Paramos para comer admirando el Macizo Central.

Es un paraje singular.

La Virgen de Las Nieves.

Seguimos adelante y poco después de sobrepasar una cuadra-refugio, encontramos a mano derecha el inicio de nuestro canal de ascenso al Pico Cortés. Desde abajo vemos varias posibilidades, y al principio dudamos un poco, ya que en este momento justamente se queda bloqueado mi GPS y dice “agur”. Así que decidimos tirar por la más evidente, la canal más amplia de todas que va dibujando una diagonal de derecha a izquierda. Empezamos a ganar altura por la dura pendiente y nos calzamos las botas y crampones justo cuando comienza la nieve; hasta ahora en mi caso venía con zapatillas.

Ya distinguimos la canal por la que subiremos.

Primeros pasos por la fuerte pendiente.

Al principio se trata de una amplia pala en la que se avanza con facilidad; después gana pendiente y se encajona llegando a una división de dos canales; en nuestro caso seguimos por el de la izquierda, aunque de haber querido subir al Prao Cortés, pensamos que hubiera sido mejor por el de la derecha. Yo me siento fuerte y tiro por delante de Kepa y Pedro que suben más tranquilos; la pendiente se acentúa bastante. Seguimos la canal hasta el final y después se encajona hacia la derecha en el tramo que más verticalidad coje; este es el momento en el que me toca pinchar, el sol pega de lo lindo y me fulmina de golpe, así que Kepa vuelve a coger las riendas y sigue abriendo huella. Superamos el paso clavando la punta del piolet y clavando bien los crampones y llegamos al fin al collado que queda entre el Pico y el Prao Cortés. Cual es nuestra sorpresa al ver que esta sería nuestra máxima cota del día… Para ir al Pico Cortés, debemos superar una travesía a nuestra izquierda que no pinta nada bien (expuesta); y si queremos ir al Prao, tenemos bajo nosotros una auténtica pared vertical de nieve de varios metros. Es tarde, intentar cualquiera de las dos posibilidades haría que nos alargásemos bastante; así que decidimos descansar y comer aquí y volver para abajo después.

Los crampones son necesarios desde el principio.

Primeros metros sobre la nieve.

Ganamos altura poco a poco.

A mayor altura, mejores vistas.

El canal se va encajonando.

Kepa y Pedro en el punto que el canal se divide en dos.

Vamos llegando a la parte con mayor pendiente del recorrido.

Kepa sube por delante de mí.

Pedro saliendo del canal.

Kepa echa un vistazo al paso hacia el Prao.

Estas son las vistas que tenemos desde lo más alto.

Inicio de la travesía hacia el Pico Cortés.

Pedro posa mientras yo descanso.

Foto de grupo.

Los primeros metros del descenso los hacemos de cara al suelo; más adelante ya, cuando la pendiente tumba algo más, la nieve se encuentra más “papa” y Kepa se anima a practicar el “culo-ski” para avanzar más rápido. Yo le imito después. Abajo volvemos a ponernos el calzado ligero y emprendemos el regreso por donde vinimos. Vemos un helicóptero rondar un buen rato la cima del Peña Vieja, deseamos que no haya ocurrido nada… Después, poco a poco y sacando las últimas fotos, continuamos por la pista en el largo descenso que nos llevará a Espinama; mientras comentamos el increíble calor que ha hecho durante toda la jornada.

Comenzamos el descenso.

Nos ponemos de cara al suelo.

Bajamos poco a poco.

Kepa se para a fotografiar una rana, al fondo el Castillo de La Llomba.

Volvemos a pasar junto a la cuadra-refugio.

Vista atrás al canal, se diferencia el punto donde se divide en dos.

Una perspectiva más amplia.

Nos acercamos a Portillas del Boquejón.

Al llegar a Espinama, conversamos con el dueño del albergue Briz y nos despedimos de él, asegurándole que volveremos algún día. Mochilas al coche y regresamos a casa; en resumidas cuentas: un fin de semana dificilmente mejorable.

Llegamos a Espinama.

Anuncios
comentarios
  1. pmmp dice:

    Otro magnífico día de montaña.

    Una lástima no hacer cima pero disfruté de la subida por la canal. Después viendo las fotos en casa, sobretodo las que hicimos el día antes hacía la zona del Cortés veo que no hicimos cima porquè no miramos donde tocaba,

    No se si te acuerdas que antes de empezar a bajar me intenté subir encima de las rocas que estaban a nuestra derecha. Pues bien, yo creo que el camino hacía el Prao era por allí . Por el otro lado se veía un destrepe pero en roca y luego subida facil por nieve hasta la cima.

    Pero bueno, queda para otro día, la montaña no se movera. Ya tenemos excusa para volver.

    Un abrazo desde Mallorca.

  2. Rotaetxe dice:

    Entonces, tal y como has dicho Pedro, habrá que volver…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s