Sierra de Cebollera desde Lomos de Orios.

Publicado: 30 septiembre, 2014 en Resto del estado
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Limitando La Rioja con Castilla y León, la Sierra Cebollera será nuestro objetivo en esta ocasión. Utilizaremos una ruta de 25km y 1200 metros de desnivel positivo, para recorrer gran parte de los dosmiles que rodean el barranco de Puente Rá y visitar sus conocidas cascadas. J. Benito será mi compañero esta vez, con quien llevaba tiempo planeando esta salida. Este es su reportaje: http://zieft.blogspot.com.es/2014/07/20140719-circular-sierra-cebollera.html

Mapa.

Mapa.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

Desde Villoslada de Cameros, siguiendo la pista que avanza junto al río Iregua, se llega al cruce (Pontón del Achichuelo) de la pista que asciende a la ermita de Lomos de Orios (1.415m.). Esta ermita barroca del siglo XVII, de la que Hugo Fernández nos cuenta un par de leyendas en Mendikat.net ( http://www.mendikat.net/monte.php?numero=4279 ), será nuestro punto de partida. Avanzando hasta la fuente que hay junto al santuario, encontramos unas marcas naranjas y verdes que nos guían por el sendero que une Villoslada de Cameros con la ermita. Ganamos altura por un bonito pinar (NW) y terminamos llegando a un cruce de caminos. Aquí tomaremos el camino de la derecha, balizado también como “Sendero de Pajares”; el cual nos ayudará a seguir la línea del cordal, llegando enseguida a nuestra primera cima: Alto del Achicharre (1630m.). En este tramo nos siguió un tranquilo mastín que parecía llevar días sin comer… menos mal que unos pocos metros más adelante encontramos un cocido en el suelo que le sirvió para darse un buen festín… Allí nos despedimos de su compañía.

Ermita de Lomos de Orios.

Ermita de Lomos de Orios.

Primeros metros.

Primeros metros.

Llegamos al cruce donde se nos juntará el mastín.

Llegamos al cruce donde se nos juntará el mastín.

Panorámica de la cima de Achicharre.

Panorámica de la cima de Achicharre.

Cima de Achicharre con Cueva Grande detrás.

Cima de Achicharre con Cueva Grande detrás.

Abandonamos a nuestro compañero.

Abandonamos a nuestro compañero.

El siguiente paso es seguir el cordal en busca del Collado del Aspa (SE); primero avanzamos por prados y pinares, después los pinares destrozados por algún temporal se adueñan de los prados, mientras la pendiente se acentúa; y por último aparece el caos de rocas en el que nos orientamos mediante hitos. Desde el Collado del Aspa (1917m.), enfilamos hacia el Sur y siguiendo el sendero, coronamos la cima del Alto de Cueva Grande (2081m.), dominada por un gran hito.

Se pueen ver ardillas con facilidad en este tramo.

Se pueden ver ardillas con facilidad en este tramo.

Comienzan las rocas.

Comienzan las rocas.

Tiene buena pinta...

Tiene buena pinta…

Avanzamos entre el caos camino a Cueva Grande.

Avanzamos entre el caos camino a Cueva Grande.

De izquierda a derecha: Pico Verde, Mesa de Cebollera y Cueva Grande.

De izquierda a derecha: Pico Verde, Mesa de Cebollera y Cueva Grande.

Comienza el fresco en la cima de Cueva Grande.

Comienza el fresco en la cima de Cueva Grande.

Frente a nosotros se encuentra la inapreciable cima del Alto de La Gamella (2102m.), a la cual nos acercamos siguiendo el sendero entre el brezo y donde una simple losa con un hito de piedras sobre ella hacen las veces de cumbre. Pero es otro “dosmil”, así que la visita es obligada. Desde aquí nos ponemos como objetivo otra cima más llamativa a modo de fortaleza rocosa, es el Pico Verde que se encuentra hacia Oriente. Progresamos entre el brezo una vez más intentando buscar el paso más cómodo y tras una sencilla trepada coronamos la cima (Pico Verde, 2095m.); disfrutamos de vistas privilegiadas sobre el embalse de Pajares y la Mesa de Cebollera.

Seguimos el sendero hacia el Alto de La Gamella.

Seguimos el sendero hacia el Alto de La Gamella.

Una gran losa en la cima de la Gamella.

Una gran losa en la cima de la Gamella.

Progresamos hacia el Pico Verde.

Progresamos hacia el Pico Verde.

J.Benito en la cima del Pico Verde.

J.Benito en la cima del Pico Verde.

Vistas al embalse de Pajares.

Vistas al embalse de Pajares.

Ahora continuamos en busca de la cúspide de la sierra de Cebollera; rodeamos el circo glaciar (S) y nos subimos a los cortados de la Mesa de Cebollera, donde encontramos un impresionante bloque separado de la pared. En pocos minutos más alcanzamos el vértice y buzón con forma de mesa (Mesa de Cebollera, 2163m.).

Mesa de Cebollera desde el Pico Verde.

Mesa de Cebollera desde el Pico Verde.

Mirada atrás al Pico Verde.

Mirada atrás al Pico Verde.

Un gran bloque se desprende del cortado.

Un gran bloque se desprende del cortado.

Cortados de la Mesa de Cebollera.

Cortados de la Mesa de Cebollera.

Foto de equipo en la cúspide de la sierra.

Foto de equipo en la cúspide de la sierra.

El Moncayo se muestra entre la bruma.

El Moncayo se muestra entre la bruma.

El frío viento parece querer desanimarnos aquí; además, vemos como el cordal se muestra como una infinita meseta. Pero continuamos la marcha (SW) sin afrontar fuertes desniveles y alcanzar enseguida la cota de 2162m., correspondiente a La Mesa Sur. Dejando el cordal que se extiende hacia oriente de lado (Pico Laguna), continuamos ganando altura (S) suavemente para pasar primero junto a una chabola de losas y coronar después la cima del Alto de La Chopera (2135m.).

La Mesa Sur.

La Mesa Sur.

Chabola camino al Alto de La Chopera.

Chabola camino al Alto de La Chopera.

Panorámica de la cima de Chopera.

Panorámica de la cima de Chopera.

Cima del Alto de La Chopera.

Cima del Alto de La Chopera.

Perdemos altura hasta el siguiente collado (2095m.), mientras observamos la depresión del Hoyo Mayor a nuestra derecha. Afrontamos otro breve repecho y alcanzamos la cima que da nombre a la sierra: Cebollera (2141m.). Un buzón a modo de tronco y hacha, y un vértice sobre un pilón de losas son los únicos habitantes de esta cumbre.

Mirada atrás según avanzamos hacia el Cebollera.

Mirada atrás según avanzamos hacia el Cebollera.

Subida al Cebollera.

Subida al Cebollera.

Ascendiendo al Cebollera.

Ascendiendo a la cumbre.

Panorámica de la cima de Cebollera.

Panorámica de la cima de Cebollera.

La cima que da nombre a la sierra.

La cumbre que da nombre a la sierra.

Nuestro próximo objetivo es el Telégrafo (2081m.), de lejos se ve el gran montón de piedras que corona la cima. Apenas tendremos que recorrer 1,5km desde el Cebollera para alcanzarlo; queda a tiro de piedra. Y tras esta cima, volveremos a perder altura siguiendo el sendero (NW) para después comenzar a ascender hacia el Peñón de Santosonario. Pero a medio camino abandonaremos el sendero y nos adentraremos en el brezal, a nuestra derecha; en busca de otro “dosmil” inapreciable: Cuesta Bellida (2001m.). Hay dudas sobre si esta cima realmente supera los dosmil metros, pero ya que estamos ahí… no la podemos dejar de lado.

Vistas del Hoyo Mayor tras abandonar el Cebollera.

Vistas del Hoyo Mayor tras abandonar el Cebollera.

De lejos se ve el montón de piedras de la cima del Telégrafo.

De lejos se ve el montón de piedras de la cima del Telégrafo.

Cima del Telégrafo.

Cima del Telégrafo.

Camino al Cuesta Bellida y Santosonario.

Camino al Cuesta Bellida y Santosonario.

Cuesta Bellida, cuestionado dosmil.

Cuesta Bellida, cuestionado dosmil.

Y una vez más regresamos al sendero para atacar la última cumbre de la jornada. Cuando vemos la cresta que se desprende de la cima, decidimos subirnos a ella a pesar de que no es necesario. Así le damos un poco más de ambiente a la ruta, y superando los grandes bloques, terminamos alcanzando los buzones (Santosonario 2058m.). Desde aquí se disfruta de la vista sobre las cimas más occidentales de la sierra: Castillo de Vinuesa y Buey.

Volvemos al sendero para ir a por la última cima.

Volvemos al sendero para ir a por la última cima.

Castillo de Vinuesa y Buey desde Santosonario.

Castillo de Vinuesa y Buey desde Santosonario.

Cresta del Santosonario.

Cresta del Santosonario.

Buzones del Santosonario.

Buzones del Santosonario.

Pero a partir de aquí comienza nuestro camino de regreso. Destreparemos(W) como si quisiéramos volver al cordal que seguíamos, y después giraremos hacia el Norte rodeando la cima; para seguir la cuerda que se extiende en esa dirección. Tras aproximadamente kilómetro y medio desde la cima, deberemos fijarnos en unos hitos que nos ayudarán a buscar el cortafuegos que desciende (NE) a la pista que recorre toda la sierra a media altura. Según salimos a la pista, la atravesamos para buscar un viejo camino que salva un gran desnivel, dibujando varias zetas hasta alcanzar el arroyo de Puente Rá.

Dejamos atrás el Santosonario.

Dejamos atrás el Santosonario.

Buscamos la bajada hacia el cortafuegos.

Buscamos la bajada hacia el cortafuegos.

Bajando por el cortafuegos.

Bajando por el cortafuegos.

Tomamos el camino que lleva al fondo del barranco de Puente Rá.

Tomamos el camino que lleva al fondo del barranco de Puente Rá.

Alcanzamos el arroyo.

Alcanzamos el arroyo.

Seguimos el cauce del río mientras disfrutamos de los saltos y cascadas, y decidimos parar en uno de los pozos para comer algo y poner los pies a remojo. La verdad que si el día fuese más caluroso, el baño no nos lo iba a negar nadie… Después pasamos junto a la más alta de las cascadas de Puente Rá, donde nos topamos con un grupo de Scouts (este camino es muy frecuentado por “domingueros”) y tras sacar unas fotos proseguimos la marcha hasta llegar a un cruce, donde un cartel nos señala el sendero que en 2,7km lleva a la ermita de Lomos de Orios.

Encontramos pozas...

Encontramos pozas…

...y cascadas...

…y cascadas…

...que invitan a poner los pies a remojo.

…que invitan a poner los pies a remojo.

Llegamos al salto más alto.

Llegamos al salto más alto.

Visto desde abajo.

Visto desde abajo.

Llegamos al sendero que nos llevará de vuelta a la ermita.

Llegamos al sendero que nos llevará de vuelta a la ermita.

Ascendemos por el sendero balizado (E), que gana altura por un bonito pinar y nos lleva hasta la Majada de las Disecadas. Allí se gira a izquierda y se llega a la pista que recorre la sierra. Y ya solo nos queda un suave descenso a la ermita, nuestro punto de partida. Una gran vuelta para conocer la Sierra de Cebollera, sin lugar a dudas.

Majada de las Disecadas

Majada de las Disecadas

Llegamos al punto de partida.

Llegamos al punto de partida.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7906720

comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s