Archivos de la categoría ‘Bizkaia’

Esta ruta, basada en otra de Aurelio de “Euskadi en BTT”; nos va a llevar hasta la margen derecha de Urdaibai. Partiendo de la famosa cueva de Santimamiñe, ascenderemos a la puntiaguda cima de Ereñozar; para después bajar al sumidero de Bolinzulo y desde allí visitar el bosque pintado de Oma. Una breve circular de 11km y 700 metros de desnivel positivo, pero que bien puede presumir de visitar lugares realmente mágicos.

Mapa.

Mapa.

Perfil del recorrido.

Perfil del recorrido.

A través de la carretera BI-4244, llegamos al restaurante Lezika (Barrio Basondo, Kortezubi). Para no aparcar en su parking, vamos unos metros más adelante en busca de un pequeño aparcamiento bajo la ermita de Santimamiñe. Subimos a la ermita (100m.) que rinde pleitesía a San Mamés (s.XVI), y tras ella una serie de escaleras nos llevan a la famosa cueva, que tuvo que cerrarse al público debido al deterioro que estaban sufriendo las pinturas rupestres.

Arrancamos bajo la ermita de Santimamiñe.

Arrancamos bajo la ermita de Santimamiñe.

Seguimos las escaleras hacia la cueva.

Seguimos las escaleras hacia la cueva.

Entrada a la cueva de Santimamiñe.

Entrada a la cueva de Santimamiñe.

Junto a la cueva nace el vertical sendero que asciende hacia la cima. Aunque no hay mucha pérdida, ya que solo se puede seguir el túnel abierto entre la vegetación, unas pinturas rojas nos orientan en nuestro ascenso; en el cual nos tendremos que ayudar de las manos debido al karst y la pendiente.Tras superar los aproximadamente 300 metros de desnivel, salimos directamente a la cima, donde se encuentra la ermita de San Miguel de Ereñozar (s.X). La panorámica desde el buzón (Ereñozar 447m.) comprende toda la reserva de la biosfera de Urdaibai.

Comenzamos a ganar altura sobre suelo kárstico.

Comenzamos a ganar altura sobre suelo kárstico.

Una paradita en el ascenso.

Una paradita en el ascenso.

En algún momento tenemos que ayudarnos de las manos.

En algún momento tenemos que ayudarnos de las manos.

Castillo de Arteaga.

Castillo de Arteaga.

Ermita de Ereñozar.

Ermita de Ereñozar.

Interior de la ermita.

Interior de la ermita.

El cartel nos explica un poco la historia.

El cartel nos explica un poco la historia.

Buzón de Ereñozar.

Buzón de Ereñozar.

Panorámica de la cima.

Panorámica de la cima.

Panorámica desde la cima hacia la zona de Motrolloa.

Panorámica desde la cima hacia la zona de Motrolloa.

Urdaibai.

Urdaibai.

Al otro lado de la ermita encontramos un camino que desciende (N) hasta una pista hormigonada. Haremos un giro hacia el sureste, tras el cual tendremos que estar atentos para abandonar la pista y adentrarnos en el pinar cruzando un paso a nuestra derecha. Tras recorrer algo menos de un kilómetro, llegamos a una bifurcación en la que tendremos la línea de alta tensión sobre nosotros. Aquí tomaremos el camino de la izquierda (NE), y pocos metros después seguiremos a la derecha (E) en el siguiente cruce. Un kilómetro después, en lugar de continuar hacia el barrio de Akorda; giramos a la derecha (S) para ir rodeando los altos de Madariaga y Zabalotegi. Siguiendo el camino que pasa por el Este del Zabalotegi, emprendemos el descenso que nos llevará hasta Oma a través de eucaliptos.

Bajamos de la cima.

Bajamos de la cima.

Abandonamos la pista.

Abandonamos la pista.

Bajo el tendido eléctrico, giramos a la izquierda.

Bajo el tendido eléctrico, giramos a la izquierda.

Cerca de Akorda.

Cerca de Akorda.

Perdemos altura entre eucaliptos.

Perdemos altura entre eucaliptos.

Tras pasar por los primeros caseríos de Oma, bajamos por pista hacia la carretera BI-4244; mientras adivinamos a nuestra izquierda la cascada que desaparece en el sumidero de Bolinzulo. Al salir al vial, continuamos a nuestra izquierda hasta encontrar un puente de piedra; donde un cartel nos indica el acceso a los restos del molino de Bolinzulo. Hacemos una visita al lugar para deleitarnos sacando fotos y regresamos a la carretera, para continuar dirección a Olakoerrota.

Se adivina el sumidero de Bolinzulo.

Se adivina el sumidero de Bolinzulo.

Aquí herraban a los caballos.

Aquí herraban a los caballos.

Cruzaremos el puente para ir a Bolinzulo.

Cruzaremos el puente para ir a Bolinzulo.

Luego solo hay que seguir el río.

Luego solo hay que seguir el río.

En las inmediaciones del antiguo molino.

En las inmediaciones del antiguo molino.

Molino y cascada.

Molino y cascada.

Otra vista del molino.

Otra vista del molino.

Apenas 300 metros nos separan de la entrada al bosque pintado de Oma; un gran cartel no hace dudar de que se trata del acceso a la famosa obra de Ibarrola. Una serie de escaleras ayudan en el ascenso al centro del pinar; donde deberemos tomarnos nuestro tiempo para disfrutar de todas las pinturas y adivinar los dibujos que se forman con la unión de los pinos. Algunas figuras ya no cuadran tan bien como años atrás, debido a que los pinos van creciendo; pero resulta curioso de ver. Aprovechamos esta pausa para llenar los estómagos y después continuamos ascendiendo hasta salir a la pista entre los altos de Abaroagana y Basobarri.

Entrada al bosque de Oma.

Entrada al bosque de Oma.

Ganamos altura hasta el centro del pinar.

Ganamos altura hasta el centro del pinar.

Primeras líneas.

Primeras líneas.

Es curioso como  se pueden llegar a cuadrar figuras.

Es curioso como se pueden llegar a cuadrar figuras.

Una niña...?

Una niña…?

Motoristas.

Motoristas.

Colorines...

Colorines…

Figuras geométricas.

Figuras geométricas.

Todo coincide.

Todo coincide.

A partir de aquí la ruta ya es un paseo; se sigue la pista forestal hacia Goikogana (NW) a través del PR-BI 180 y hacemos un breve descenso que nos lleva de vuelta a Lezika. Una ruta preciosa en buena compañía, la mejor forma de pasar el día.

Vistas del cordal realizado antes de la bajada a Oma.

Vistas del cordal realizado antes de la bajada a Oma.

En la pista de vuelta.

En la pista de vuelta.

Volvemos a ver el Ereñozar cuando se acerca el final.

Volvemos a ver el Ereñozar cuando se acerca el final.

Llegando al punto de inicio.

Llegando al punto de inicio.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=6516880

 

Podéis encontrar el reportaje de Joseba “Igertu” aquí:

http://igertu.blogspot.com.es/2014/04/20140118-erenozar-447m-y-bosque-pintado.html?m=1 

 

Murga y Upo desde Laureta

Publicado: 15 enero, 2014 en Bizkaia
Etiquetas:, , , , , ,

Una vez más quedo con Jose y Txauen para realizar una circular de 15km y 900 metros de desnivel positivo, entorno a dos montes centenarios bizkaitarras: Murga y Upo. Se trata de una ruta para la que recomiendo llevar botas y pantalón largo, ya que caminaremos por algunos caminos semi-olvidados.

Mapa.

Mapa.

Perfil del recorrido.

Perfil del recorrido.

Nuestro punto de partida es el caserío de Laureta (348m.), situado junto a la carretera que une el alto de Bikotx-Gane y Artea (BI-3513). Los primeros pasos nos llevan en ascenso por el PR-BI 11.1, a la derecha del caserío. Tras casi 1km de marcha abandonaremos la pista para seguir ganando altura por el pinar que tenemos a nuestra derecha(NW); y seguiremos esta senda hasta enlazar con el cortafuegos que asciende hasta la punta de Larragoitiburu (E-SE).

Comenzamos por la pista a la derecha del caserío.

Comenzamos por la pista a la derecha del caserío.

Abandonamos la pista para ganar altura por el pinar.

Abandonamos la pista para ganar altura por el pinar.

Vistas desde el cortafuegos hacia la sierra de Mendigisa.

Vistas desde el cortafuegos hacia la sierra de Mendigisa.

Desde aquí adivinaremos perfectamente el camino a seguir hasta la cima de Murga; continuamos por la pista y después nos valemos de los hitos para dibujar una Z antes de coronar la cumbre (606m.), con buzón del Baskonia MT y vértice geodésico, además de una placa con dos escudos dedicada a los presos.

El Murga está cerca ya.

El Murga está cerca ya.

Los hitos nos guían por el sendero que lleva a la cima de Murga.

Los hitos nos guían por el sendero que lleva a la cima de Murga.

Cima de Murga.

Cima de Murga.

Foto de equipo

Foto de equipo

Tras disfrutar de las vistas sobre el valle de Arratia, continuamos recorriendo el cordal rumbo al norte a la vez que perdemos altura. El camino nos llevará hasta una amplia pista forestal, que viene rodeando la montaña desde Laureta; y nosotros debemos seguirla hasta un cruce cercano al alto de Baltzolagane (400m.). En la bifurcación biramos a la derecha para llegar a un par de langas verdes que dan paso a un gran caserío (Baltzolabarri). Cruzamos por la de la izquierda y cuando comenzamos a disfrutar de las vistas sobre Itxina, alcanzamos el caserío Murga, el cual dejaremos atrás también.

Comenzamos el descenso con vistas al valle.

Comenzamos el descenso con vistas al valle.

Tomamos la pista que nos llevará a las inmediaciones de Baltzolagane.

Tomamos la pista que nos llevará a las inmediaciones de Baltzolagane.

Baltzolabarri.

Baltzolabarri.

Camino al caserío de Murga, con vistas a Itxina.

Camino al caserío de Murga, con vistas a Itxina.

Dejamos atrás el caserío Murga.

Dejamos atrás el caserío Murga.

El camino se divide enseguida y optamos por el de la izquierda, entrando en una maraña de matos, helechos y demás flora… Así continuaremos buscando el mejor camino a la vez que iremos perdiendo altura, hasta alcanzar la pista de hormigón de Olabarri, la cual seguimos a nuestra derecha para salir a la carretera. Caminaremos entonces durante 1km cuesta abajo por el asfalto, pasando por debajo del canal de agua hasta alcanzar los caseríos de Ibarretxe. Junto al nº1, encontraremos la pista que por la derecha del caserío vuelve a ascender, para cruzar otra vez la canalización de agua del Consorcio de Aguas y así adentrarse en el barranco de Errekaiger.

El camino se cierra y resulta tortuoso.

El camino se cierra y resulta tortuoso.

Llegamos a la pista de hormigón de Olabarri.

Llegamos a la pista de hormigón de Olabarri.

Pasamos bajo la canalización de aguas por primera vez.

Pasamos bajo la canalización de aguas por primera vez.

En el caserío nº1 ascendemos por su derecha.

En el caserío nº1 ascendemos por su derecha.

Volvemos a pasar bajo el cauce del consorcio de aguas.

Volvemos a pasar bajo el cauce del consorcio de aguas.

Más o menos medio kilómetro más adelante, abandonamos el camino principal para continuar por el sendero que a nuestra izquierda comienza a ganar altura de una forma más pronunciada. Ahora nos encontraremos con una serie de cruces dentro del pinar, en el que el objetivo será seguir siempre hacia arriba para llegar a los caseríos de Perretxikozabala. De esta forma nosotros alcanzamos un joven campo de eucaliptos, para después salir a una pista en la que continuamos a la derecha y abandonamos enseguida para ganar altura por otro pinar, que nos llevó al cercado de un prado; el cual siguiéndolo, nos guió hasta los caseríos anteriormente nombrados.

Dejamos el camino principal para comenzar el ascenso hacia Perretxikozabala.

Dejamos el camino principal para comenzar el ascenso hacia Perretxikozabala.

Ganamos altura pronunciadamente.

Ganamos altura pronunciadamente.

Cruzamos un campo de eucalipto.

Cruzamos un campo de eucalipto.

Abandonamos enseguida la pista y seguimos ganando altura hacia el cercado de Perretxikozabala.

Abandonamos enseguida la pista y seguimos ganando altura hacia el cercado de Perretxikozabala.

Avanzamos por el camino de acceso a los caseríos, encontrando curiosas tallas junto al primero de ellos. Al final de este camino enlazamos con otro, girando a la izquierda y encontramos carteles del parque del Gorbea. En las próximas dos bifurcaciones se continúa a la derecha, tomando ya el ascenso directo a la segunda y última cima del día. Los hitos nos guiarán ya en los últimos cruces del pinar y por fin coronaremos la cumbre de Upo (608m.); con buzón del grupo de montaña Arnotegi (del año 1.995).

Curiosos labrados en Perretxikozabala.

Curiosos labrados en Perretxikozabala.

Vamos dejando atrás los caseríos.

Vamos dejando atrás los caseríos.

Tomamos el camino que asciende directo a la cima.

Tomamos el camino que asciende directo a la cima.

Cima de Upo.

Cima de Upo.

Hacemos un hamaiketako y reemprendemos la marcha bajando hacia el sur. Pronto llegamos a un camino que seguimos a la derecha, hasta llegar a otra bifurcación en la que tomamos a la izquierda; para seguir perdiendo altura con la vista puesta en las Atxak de Itxina. Así dibujaremos otro par de zetas más, hasta llegar al collado anterior a la loma de Urkidi, donde hay un edificio con pórtico y fuego bajo que nos puede venir muy bien en caso de mal tiempo. En este punto se toma la pista (S) que nos llevará al manantial de Upokomakatza (402m.), donde podremos coger agua y descansar entre mesas.

Bajamos con la mirada puesta en las "Atxak".

Bajamos con la mirada puesta en las “Atxak”.

Camino al collado.

Camino al collado.

Un pórtico que invita a descansar allí con su fuego bajo.

Un pórtico que invita a descansar allí con su fuego bajo.

Fuente de Upokomakatza.

Fuente de Upokomakatza.

El tramo final de la ruta se realiza por la pista de hormigón que veremos a la derecha (W); la cual nos llevará en un tranquilo paseo de unos 2km al caserío de Laureta.

Seguimos la pista de hormigón que nos llevará al punto de inicio.

Seguimos la pista de hormigón que nos llevará al punto de inicio.

El track en Wikiloc:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5957786

Y en Ibilbideak:

Hace unas semanas nos reunimos la gente de Mendiak.net para hacer una salida por Itxina y visitar sus lugares más emblemáticos. Aunque nos pasamos las primeras horas bajo la lluvia y tuvimos que modificar un poco el plan inicial, realizamos una de las vueltas más completas que se pueden realizar en este biotopo protegido. Son unos 16km y 900 metros de ascenso acumulado aproximadamente, y visitamos lugares tan enigmáticos como el Ojo de Atxulaor, túnel de Axlagor, la cueva de Supelegor, el nevero de Neberabarri o Zaratate y el canal de Sintxita.

Mapa.

Mapa.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

Nuestro punto de partida es Urigoiti, atravesando el pueblo encontramos al final de la pista un parking con alguna mesa y fuente (500m.). Tomamos el camino clásico de subida hacia Atxulaor (NE), atravesamos el paso canadiense y ascendemos por el camino que pasa junto al depósito de agua. Tras una fuerte pendiente resbaladiza por el barro, atravesamos un pequeño pinar y al salir a un prado cojemos tendencia a la izquierda para salir a la pista principal de Odieta.

Avanzaremos por este camino a la vez que iremos dejando las “Atxak” a nuestra derecha (enormes monolitos), para llegar a las campas de Egalesaburu y la fuente Ordeko-iturri. A partir de aquí toca seguir el rastro de varios senderos que progresan entre antiguas hayas (SE); hasta situarnos justo debajo del Ojo de Atxulaor o Atxulo (3,5km). Ascendemos entonces a la ventana natural, por la que siempre pasa una corriente de aire que hace pensar en una puerta que nos hemos dejado abierta.

Campas de Egalesaburu.

Campas de Egalesaburu.

El grupo viene por detrás.

El grupo viene por detrás.

Las "Atxak".

Las “Atxak”.

Avanzamos entre antiguas hayas.

Avanzamos entre antiguas hayas.

Ascendiendo al Ojo de Atxulaor.

Ascendiendo al Ojo de Atxulaor.

El "Ojo".

El “Ojo”.

El siguiente paso es bajar al siguiente cruce de caminos, en el que decidimos descender por el sendero de la derecha para ir hacia la cueva de Supelegor. En un momento dado (1.045m), encontramos hitos tanto a izquierda como a derecha; el camino de la derecha lo utilizaremos para la vuelta, así que continuamos por la izquierda. El sendero deja de ser evidente cuando nos adentramos en la dolina de Atxulo, pero una vez que atravesemos la depresión; volveremos a encontrar los hitos en lo alto, los cuales seguiremos a la derecha (NW).

Camino a Axlagor.

Camino a Axlagor.

Estos hitos nos llevan al túnel natural de Axlagor, el cual atravesaremos y al salir de él optaremos por el sendero de la derecha, manteniendo el rumbo hasta enlazar con el sendero de la cueva de Supelegor. Dejamos a nuestra derecha otra pequeña cavidad y llegamos a la famosa morada de Mari. Haciendo uso de los frontales decidimos adentrarnos a visitar la cueva de Supelegor y nos acercamos hasta el lago que hay en su interior. Una vez fuera, aprovechamos para comer algo.

Axlagor.

Axlagor.

Una pequeña cavidad antes de llegar a Supelegor.

Una pequeña cavidad antes de llegar a Supelegor.

Llegamos a la cueva de Supelegor.

Llegamos a la cueva de Supelegor.

Tras el merecido descanso, regresamos sobre nuestros pasos e inmediatamente después de superar la pequeña cueva que vimos al venir, giramos a la izquierda; siguiendo los hitos que nos llevarán de vuelta a la bifurcación cercana a Atxulaor. Una vez allí, tomamos el sendero que en dirección Sur nos llevará primero hasta la sima de Lezabeltz y después a la borda de Lexardi; situada en un verde prado inesperado dentro del karst de Itxina.

Curioso paso de vuelta a Atxulaor.

Curioso paso de vuelta a Atxulaor.

Itxina en estado puro.

Itxina en estado puro.

Sima de Lezabeltz.

Sima de Lezabeltz.

Lexardi.

Lexardi.

Sacamos las fotos de rigor y re-emprendemos la marcha por el camino que con la ayuda de hitos nos llevará en dirección sureste a Kargalekuko Atea, un paso natural hacia las campas de Arraba. Nos distraemos un rato con las vistas al Gorbea y después volvemos a arrancar (SW) adentrándonos de nuevo en el karst y ganando altura por un incómodo sendero. Siguiendo las marcas llegaremos por este laberinto kárstico al cruce que lleva a la nevera de Zaratate. Así que ascendemos por la izquierda los 200 metros que nos separan de nuestro objetivo y terminamos llegando a Neberabarri; el que fue uno de los neveros más importantes de Bizkaia, ya que además de al valle de Orozko, también surtía a Bilbao. Situados en un lugar tan privilegiado, decidimos hacer aquí la comida del día.

Camino a Kargaleku.

Camino a Kargaleku.

Avanzando entre el karst.

Avanzando entre el karst.

Vistas a Arraba desde Kargaleku.

Vistas a Arraba desde Kargaleku.

Cruce para ir al nevero.

Cruce para ir al nevero.

Neberabarri.

Neberabarri.

El siguiente paso es regresar al cruce y continuar por el sendero (W-NW) hacia el collado de Itxingote. Tras un precioso tramo llegamos a la base del Altipitatx; aquí algunos compañer@s deciden ascender a la cima, yo como he subido en varias ocasiones, esta vez me quedo abajo con más gente del grupo. A partir de aquí comienza el regreso; descendemos por una fuerte pendiente mientras nos cruzamos con algunas carboneras, y así llegamos a una cascada cubierta de verde musgo que la convierte en un lugar mágico. Después debemos continuar descendiendo con el arroyo a nuestra izquierda, hasta llegar al inicio del canal de Sintxita, mientras la cascada homónima nos vigila a nuestra izquierda.

Camino a Itxingote.

Camino a Itxingote.

Vistas desde Itxingote.

Vistas desde Itxingote.

Descendemos entre carboneras.

Descendemos entre carboneras.

Llegamos a una primera cascada.

Llegamos a una primera cascada.

Es un lugar mágico.

Es un lugar mágico.

Cascada de Sintxita.

Cascada de Sintxita.

Bajando al inicio del canal.

Bajando al inicio del canal.

La presa donde comienza el canal de agua.

La presa donde comienza el canal de agua.

A partir de aquí, realizamos una travesía bajo la pared de Itxina siguiendo el canal (N); hasta llegar a la famosa cascada de Aldabide. Desde allí se toma la pista que hay en la base de la cascada y la seguimos hasta un hayedo, en el que cruzamos una langa a nuestra izquierda para continuar por otra pista que nos llevará al camino inicial de la jornada. Finalmente regresamos a Urigoiti tras 9 horas de marcha a un ritmo tranquilo, y con una sonrisa de oreja a oreja.

Caminamos junto al canal.

Caminamos junto al canal.

Seguimos el camino bajo las paredes de Itxina.

Seguimos el camino bajo las paredes de Itxina.

Cascada de Aldabide.

Cascada de Aldabide.

Dejamos atrás la cascada.

Dejamos atrás la cascada.

Vistas de la gran muralla de Itxina desde el camino.

Vistas de la gran muralla de Itxina desde el camino.

Track en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=4386435

Track en Ibilbideak: http://ibilbideak.euskadi.net/ibilbideak/view.do?id=12735

Aprovechando que mi compañero de aventuras había vuelto de su larga estancia en Viena, decidimos quedar para hacer lo que más nos gusta: una interesante circular por las montañas de nuestra tierra, mientras hablamos de nuestras vivencias. Para ello elegimos los montes que separan los valles de Karrantza y Turtzioz: Armañón y Los Jorrios; recorriendo 14,5 kilómetros con un desnivel de 850 metros.

Mapa del recorrido.

Perfil.

Nuestro punto de partida es el puente de Lines, en Pando (Turtzioz); junto a él hay una pequeña explanada donde entran unos pocos coches. Los primeros pasos nos llevan calle arriba, hasta llegar a los caseríos más altos de Pando. Es entonces cuando tomamos una pista hormigonada a nuestra derecha, la cual se dirige hacia el barranco de Valnero. La seguiremos de frente, acentuándose cada vez más la pendiente; hasta que llegamos a una encrucijada de caminos, donde nos decantaremos por el que desciende a la izquierda.

Comenzamos junto al puente de Lines.

En lo alto de Pando, tomamos este cruce.

En la encrucijada, tomamos la pista que desciende a la izquierda.

Vamos entrando poco a poco en el barranco, con la vista puesta ya en el karst de Los Jorrios. Toparemos con un nuevo cruce en el que seguiremos por la pista de la derecha y después nos adentraremos en un bosque repleto de castaños centenarios. Este camino se encuentra en condiciones “civilizadas” hasta la mina de Pando, de donde se extrae calcita. Aunque es un gran daño el que le han hecho a la montaña, creo que es una cosa curiosa de ver.

Seguimos la pista entre castaños centenarios.

Primera boca de la mina de calcita.

Entrada a la segunda boca, tras la furgoneta el camino a seguir.

La segunda y mayor boca de la mina de Pando.

Dejamos atrás la segunda y mayor boca de la mina, y cruzamos el paso que encontramos frente a nosotros. Ahora entramos en un bosque húmedo y cerrado, en el que predominan los verdes y los antiguos castaños. A veces el sendero es difuso, pero debemos seguir siempre barranco arriba(W). Poco a poco dejamos la torrentera a nuestra izquierda y comenzamos a ganar altura repentinamente. Tras un fuerte repecho, los espinos comienzan a cerrar el camino en un remanso; llegamos a un pequeño claro donde parece que hay dos posibles senderos, uno que desciende levemente a la izquierda, y otro que asciende a la derecha (entorno de “La Melera”). Obligatorio elegir el primero, y obligatorio llevar ropa que cubra el cuerpo entero…

Avanzamos barranco arriba, tras cruzar el paso que hay junto a la mina.

Los colores verdes dominan en el fondo del barranco.

Restos de una borda o cercado junto al camino.

Comenzamos a ascender dejando el arroyo a nuestra izquierda.

El camino asciende y se va cerrando cada vez más.

Siguiendo este sendero llegamos a una pequeña cascada, y a la izquierda de ésta encontramos la senda que asciende al cordal que nos llevará al Armañón. Alcanzamos la pista que asciende desde Cueto y la seguimos (SW) en busca de la ladera Este del Armañón. El tramo final es un fuerte repecho herboso, nos lo tomamos con calma y coronamos la cima, con una amplia panorámica sobre los valles de Trucíos y Karrantza: Armañón (854m.).

Pequeña cascada que sirve de referencia.

Basta mirar a nuestra izquierda para apreciar el karst de Los Jorrios.

Las dos cimas del día a la vista ya.

Seguimos el camino que lleva a Armañón.

Mirada atrás cuando comenzamos a afrontar la fuerte ladera.

Mendi decide descansar tras la subida mientras sacamos panorámicas.

Buzones de Armañón con Jorrios detrás.

Un poco de zoom hacia Ranero.

Vistas hacia las peñas de Ranero desde la cima.

Foto de grupo en Armañón.

Tras las fotos, proseguimos por el cordal (N-NW) hasta la loma de Los Parapetos (851m.), y de allí descendemos hacia la cuerda que sigue al Noreste, pasando por el Ilso de La Bandera (786m.). Con la vista puesta en Los Jorrios ya, se baja al collado de Campo Pedreo y una vez allí, tendremos que buscar las marcas blancas y rojas que nos guiarán hasta la cima (NE). Entramos en terreno kárstico, pero siguiendo los hitos y la pintura progresamos sin grandes complicaciones; llegando así a esta preciosa cima: Los Jorrios (837m.).

Vista del camino que debemos seguir desde Los Parapetos.

Camino al Ilso de La Bandera.

Bajando a Campo Pedreo con la vista puesta en Los Jorrios.

Una mirada a la Virgen de Las Nieves.

Los Jorrios desde el collado.

Primeros metros por el karst.

La cima está cerca ya.

Cima de Los Jorrios.

Regresando al collado, un poste nos indica el camino a seguir para bajar hasta Basinagre siguiendo el PR-BI 120 (E). Dejamos atrás la borda de Casilla Pedreo y nos adentramos en el karst a través de un sendero forjado a base del paso del ganado. Poco a poco el sendero va colgando más sobre el barranco de Valnero, dándole un gran ambiente montañero. Después comienza a descender bruscamente abandonando el karst y entrando en un encinar. Pasaremos por un antiguo caserío que hace las labores de cuadra y siguiendo el PR terminaremos llegando a un amplio prado con un murete de piedras. Cruzamos entonces la alambrada de nuestra izquierda, y al otro lado del descampado encontraremos un paso habilitado para seguir por la senda del PR.

Casilla Pedreo.

El camino se abre por el karst gracias al paso del ganado.

El camino cuelga sobre el barranco de Valnero.

En este punto comienza un fuerte descenso, paramos para apreciar la panorámica.

Descendiendo por el PR, recién limpiado el camino.

A través del encinar.

Atrás dejamos un caserío que hace las funciones de cuadra.

Cruzamos el paso a nuestra izquierda.

Nosotros seguiremos más a la izquierda del murete.

Este camino nos llevará hasta la borda de la Casilla de Tomás, y de aquí en descenso llegaremos hasta una pista. La seguiremos durante poco más de un centenar de metros a nuestra derecha, para encontrar a nuestra izquierda un sendero que desciende directamente a Basinagre. Cruzamos el pueblo haciendo una visita al antiguo molino, y antes de llegar a la carretera, se sigue a la derecha por un camino que va junto al río Agüera. Después solo nos quedará cruzar el barrio de El Gorito para llegar a nuestro punto de partida.

Casilla de Tomás.

El camino nos lleva por verdes prados.

Bajamos a la pista.

Basinagre bajo la Peña del Sol.

Molino de Basinagre.

Avanzamos junto al río.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3584625

Directa al Goikogane desde Gastaka.

Publicado: 11 marzo, 2012 en Bizkaia

Tenía pendiente la subida al Goikogane por su cara Sureste, el más atractivo de sus accesos tal vez; y decidí quedar con Mikel y Andoni para realizar esta vuelta de 11,5km y 800 metros de desnivel.

Mapa.

Perfil.

Perfil del recorrido.

Dejamos el coche en el barrio de Gastaka, cerca del peaje de la autopista A-68 a la altura de Arakaldo. Cruzamos la carretera y subimos por una pista, cruzando una langa inmediatamente. El camino es evidente, se trata de seguir siempre por la pista principal; que enseguida gira al W-NW y asciende poco a poco entre los campos de brezo.

Subimos por la pista inicial.

Al entrar en el pinar, optaremos por el camino de la derecha en la bifurcación que encontraremos y la senda se volverá bastante más pronunciada. Siguiendo siempre de frente (N) y en fuerte pendiente, terminaremos llegando a un descampado con mesas y bancos ideal para descansar, con buenas vistas sobre el monte Untzueta. Por la izquierda (W) veremos la senda que utilizaremos al regresar; pero en nuestro caso buscaremos un sendero algo difuso (NW) que asciende por la ladera.

Al entrar en el pinar seguimos por la derecha.

Llegamos a un bonito lugar donde descansar.

Buscamos el sendero que asciende por la ladera.

Más adelante el sendero gira a la derecha y alcanza una hoya repleta de enormes bloques. Al remontar este tramo, salimos al campo de helechos donde encontramos el ascenso final al Goikogane. Solo nos queda superar la fuerte pendiente, cruzar la línea de trincheras del Cinturón de Hierro, y tras alcanzar la ikurriña, llegamos finalmente al buzón: Goikogane (702m.).

Llegamos a la hoyada.

Encontraremos curiosas formaciones rocosas.

Pala final.

Restos de trincheras en el ascenso.

Cima de Goikogane.

Tras comer algo, decidimos continuar realizando el cordal hasta el Kamaraka; no tiene pérdida (W-NW). Volveremos a sortear los restos de las trincheras del Cinturón de Hierro con las que se defendió Bilbo y alcanzaremos enseguida la modesta cima que nos separa del Kamaraka: Mugarriluze o Txakurmendi (735m.).

Cordal a seguir.

Mugarriluze.

Mugarriluze.

Siguiendo el marcado sendero, no tardamos mucho en alcanzar la última cima del día: Kamaraka (795m.). Después inciamos el descenso campo a través, dibujando varias zetas para llegar al pinar que tenemos justo debajo. Una vez en la pista del pinar, tiramos para la izquierda y vamos buscando desvíos por los que ir perdiendo altura con tendencia Sureste. En nuestro caso quisimos investigar caminos nuevos que no conocíamos, por lo que tuvimos que hacer algún “monte a través” en este tramo. En todo caso, lo importante es terminar saliendo a la pista que va desde las Tres Cruces (barrio Isusi) hasta el collado que hay entre el Goikogane y el Alpitxu. Al llegar a la pista comentada, giramos a la izquierda y la seguimos hasta el collado (442m.); se trata de un bonito tramo de unos 2km en el que veremos varios castaños.Una vez en el collado, debemos encarar denuevo hacia el Goikogane; pero enseguida encontraremos un sendero a nuestra derecha que rodea la cara Sureste del Goikogane. Este atractivo camino nos llevará de nuevo hasta el collado donde vimos unas mesas y bancos, y desde allí solo tendremos que volver hasta el coche por el camino inicial.

Encontraremos antiguos castaños en el camino que viene de las tres cruces.

En el collado, seguimos unos metros por el camino que asciende a Goikogane.

El sendero que rodea el Goikogane.

De vuelta ya, con el Untzueta de fondo.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2572905

Tras haber estado días antes haciendo una invernal en el Castro Valnera, ahora me apetecía olvidarme de la nieve y hacer algo “costero”; así que me decidí por una circular de 16km y 800 metros de desnivel acumulado, alrededor de los montes centenarios Urizarmendi y Jata. A pesar de ser unos montes “feos” debido a la explotación del eucalipto, su “xarma” se encuentra en las vistas; ya que desde Urizarmendi apreciaremos lo que fue el intento de central nuclear de Lemoiz y desde Jata disfrutaremos de una amplia panorámica sobre el valle de Butrón, el Sollube, Bakio y San Juan de Gaztelugatxe, el monte Ermua… y si el día está despejado, ¡hasta los Picos de Europa!

Mapa 1.

Mapa 2.

Perfil del recorrido.

Partiendo de la iglesia de San Lorentzo en Maruri (en algunos mapas viene como Ergoien), tomamos la pista que asciende entre caseríos, siguiendo el GR-280. Pronto encontramos un cruce a mano izquierda por el que seguimos para adentrarnos en el bosque y descender hasta la carretera que se dirije al alto de Txatximinta.

Iglesia de San Lorentzo.

Pista inicial.

<ahref=”http://img109.imageshack.us/img109/8890/urizarmendijata05.jpg”&gt;

Entramos en el bosque siguiendo el GR.

Cruzamos la carretera y pasamos por un pequeño puente, para después girar a la derecha siguiendo el GR. Una senda nos llevará en fuerte ascenso ahora hasta el barrio de Billabaso. Dejamos atrás los “baserris” y en la cercana bifurcación optamos por la pista de la derecha. Una cómoda pista de grava nos acerca a Unpara a través de los primeros campos de eucaliptos, con el Jata a nuestra derecha vigilándonos.

Cruzamos el pequeño puente.

Ascendemos hacia Billabaso.

Por la cómoda pista con el Jata a la vista.

Según nos vamos acercando a lo alto del cordal, comenzamos a encontrarnos con las consecuencias de la explotación del eucalipto: el camino está destrozado y lleno de barro, y los bosques arrasados. Llegamos a una nueva bifurcación, a la derecha encontramos la pista que utilizaremos después para ir a Jata; y a la izquierda, un sendero sube entre los eucaliptos hasta enlazar con la pista principal del cordal de Urizarmendi. Una vez que estamos en este camino, giramos a la derecha y seguimos la espina dorsal de este monte para coronar su cima: Urizarmendi (295m.). Dejando atrás el buzón podemos llegar a una zona desde donde se ve mejor la central de Lemoiz.

Según nos acercamos al cordal, el monte está más destrozado.

Ascendemos entre eucaliptos para llegar al cordal.

Llegamos al cordal.

Cima de Urizarmendi.

Central de Lemoiz.

Tal y como he descrito antes, debemos regresar hasta la bifurcación para seguir por el GR-123 hasta el alto de Txatximinta. Tras superar la pista embarrada y dejar atrás los caseríos, llegamos a la carretera general y ascendemos por élla hasta llegar a lo más alto. Es entonces cuando vemos a nuestra derecha dos pistas que se adentran en el bosque, y en nuestro caso nos decidimos por la de la izquierda. Progresamos entre los eucaliptos hasta salir a una pista de grava que seguimos a la derecha. Cuando encontramos a nuestra izquierda un camino marcado con un pequeño mojón de hormigón, abandonamos la pista y avanzamos por él; y tendremos que seguirlo hasta alcanzar las pistas que ascienden al Jata Txiki por su cara Norte.

Una pista completamente destrozada nos lleva a Txatximinta.

Rodeamos esta loma por la izquierda al terminar la pista.

Mirada atrás a los caseríos de la zona de Txatximinta.

En lo alto de la carretera encontramos la pista por la que seguiremos.

Con la vista puesta en la cuerda del Jata Txiki, por donde tendremos que ascender.

Abandonamos la pista para seguir por este camino.

El camino que nos llevará hacia el cortafuegos de Jata Txiki.

Una vez situados en la cara Norte de Jata Txiki, ascendemos por la fuerte pendiente del cortafuegos y terminamos llegando al buzón (555m.), que tiene la forma de una iglesia. Como ésta cima está tapada por los pinos, decidimos seguir por el cordal hacia el Sur y ascender a la cima de Jata (600m.), que resulta ser un perfecto mirador sobre la zona de Bakio y el Sollube, y toda la comarca de Maruri-Jatabe. Aquí aprovechamos para hacer una larga parada y comer el bocadillo bajo la presencia de la gran antena del Jata; disfrutamos de un agradable descanso acompañados de los rayos del sol…

Llegamos a la cima de Jata Txiki.

Buzón de Jata Txiki.

Continuamos hacia Jata.

Mirada atrás a Jata Txiki.

Urizarmendi queda lejos ya.

Vistas hacia Bakio y Sollube.

Llegando a Jata con su inconfundible antena.

Buzón de Jata con Bakio de fondo.

Y tras el descansito toca regresar al punto de inicio. Para ello bajamos a la caseta de la antena, y tras una mesa panorámica encontramos el inicio del empinado sendero que desciende hasta un collado (332m.). En el collado tomamos la pista forestal que tenemos de frente y que un kilómetro después enlaza con una pista de grava. Al llegar a la pista, giramos a la izquierda y tras recorrer los últimos kilómetros, nos presentamos en la iglesia de San Lorentzo, nuestro punto de partida.

Junto a la mesa panorámica encontramos el sendero de bajada.

Sendero de bajada.

Pista forestal.

En la pista de grava ya.

Llegamos al punto de partida.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2544160

Aquí va la última ruta del 2.011. Un recorrido tranquilo, para hacer en familia y visitar uno de esos montes que vemos siempre desde la carretera y que no lo visitamos por parecer insignificante; pero que como toda montaña de esta tierra, tiene un cierto encanto. Los números con los que nos topamos en esta ocasión son: 8km y 335 metros de desnivel.

Mapa.

Siguiendo la carretera BI-3723, llegamos al parking que hay a la entrada del parque de Montefuerte, junto al barrio de La Peña. En medio de la fuerte helada que ha caido, comenzamos nuestra andadura cruzando el puente de entrada al parque; seguimos de frente dejando el campo de fútbol a nuestra derecha y después giramos a la izquierda, para llegar al comienzo de la carretera que sube al instituto de F.P. de Construcción.

Cruzando el puente entramos en el parque.

Atrás queda el instituto de F.P.

A la altura del instituto tomamos la pista que vemos a la derecha y que nos lleva a una nueva bifurcación. Aquí ya optaremos por el camino de grava que asciende hacia el cordal de Gaztelu o Kastillo (SE). Ganamos altura poco a poco y tras dejar a nuestra derecha las ruinas de una estructura minera, el camino hace un giro a la izquierda y nos lleva hasta una pista de hormigón.

En este cruce continuamos por la pista del centro.

Subimos por la pista de grava.

Ruinas de la estructura que aguantaba los vagones de mineral.

El camino gira a la izquierda.

Cruzamos la pista para acercarnos hasta un mirador y tras sacar unas fotos del Gran Bilbao, ascendemos por el sendero que sigue hacia lo alto del cordal. Luego atravesaremos un prado para topar con las primeras ruinas de los fuertes que se utilizaron en las guerras precedentes. Tras éstas encontramos un camino por el que ascendemos, hasta llegar a un desvío que lleva hacia el barrio El Kalero de Basauri.Siguiendo por este camino (izquierda), encontramos el sendero que primero nos lleva a las ruinas que dan nombre a la cima y después junto a una torre de alta tensión encontramos el buzón del Gaztelu (250m.).

Bilbo desde el mirador.

Atravesamos el descampado.

Encontramos un sendero tras las ruinas.

El cartel que indica el cruce para ir hacia El Kalero.

Por el sendero del cordal.

Las ruinas que dan nombre a la cercana cima.

Entramos en su interior.

Debía ser un buen punto de vigilancia.

Continuamos hacia la cima.

Foto de cima en el Gaztelu.

Tras sacar las fotos de rigor, bajamos por un estrecho sendero al collado que nos separa del Malmasín. Una vez en el collado, buscamos la pista que se dirije hacia nuestro objetivo; y poco antes de llegar bajo otra torre de alta tensión, la abandonamos para seguir por el sendero de nuestra izquierda. Este camino asciende ya hacia la cima, superando en ocasiones escalones horadados en la tierra que nos ayudan a no resbalar con el barro; y dejando curiosas chabolas a ambos lados del sendero. De esta forma llegamos a la cumbre de Malmasín (362m.), donde encontramos buzón y vértice geodésico; y disfrutamos de unas vistas impresionantes sobre Bilbo y sus alrededores.

Bajamos al collado.

Tendremos continuamente la zona del Pagasarri a nuestra derecha.

El cruce en el que abandonaremos la pista.

El camino va directo a la ladera del Malmasín.

A pesar de los escalones, hay que tener cuidado con el barro.

Un banco con vistas al Pagasarri, para descansar en la subida.

Mirando hacia atrás podemos ver el recorrido realizado.

Cima de Malmasín.

Foto de grupo en el Malmasín.

Desde la cima, un vistazo a Upo y Artanda.

Otra vista diferente de la cima.

Panorámica de Bilbao.

Zoom al parque de Montefuerte, a donde debemos regresar.

En el momento de bajar, iniciamos el descenso por el mismo camino que subimos; pero cuando llegamos a una senda que se cruza con la nuestra, giramos a la izquierda y la seguimos hasta enlazar con una pista. Continuamos por esta pista (S-SW) descendiendo durante unos minutos hasta llegar a un nuevo cruce, en el que giramos a la derecha (N). Poco a poco el camino nos va situando sobre el propio túnel de Malmasín en la A-8; es entonces cuando encontramos un nuevo cruce y decidimos seguir descendiendo por la pista de la izquierda. Este camino nos lleva ya al parque de Montefuerte y las campas de Illunbe, donde paramos a comer tranquilamente en un banco. Tras llenar los estómagos, damos un paseo por el parque y regresamos hasta el parking; con un solete que se agradece tras la helada inicial…

Seguimos la senda hacia la izquierda.

Bajamos por la pista y giramos a la derecha.

Pasamos por un pequeño bosque.

Poco a poco nos situamos sobre el túnel.

Una mirada a Malmasín antes de entrar en el parque.

Entramos en el parque.

Nos despedimos del Malmasín.

Regresamos al coche.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2349891