Archivos de la categoría ‘Cantabria’

 

Nos vamos de viaje al parque natural de Los Collados del Asón, en Cantabria; para realizar un recorrido de gran valor paisajístico, con 16km de longitud y 900metros de ascenso acumulados.

 

Mapa.

 

 

Perfil.

Nuestro recorrido parte del alto del puerto de Los Collados de Asón; dónde hay un curioso mirador. Desde el mismo parte un sendero que a media ladera (O) nos lleva a la pista que llega hasta Brenarromán. Caminamos por el camino forestal, pasando por la majada de Horneo; y vigilados en todo momento por el monte de Los Campanarios a nuestra izquierda y los Castros de Horneo a la derecha.

 

Punto de partida.

 

Por el sendero hacia la pista.

 

Horneo.

 

Dejaremos un primer cruce atrás, el cual lo utilizaremos para el descenso; y seguiremos el camino hasta llegar al Alto de La Posadía. Desde este punto veremos bajo nosotros Brenavinto; se trata de una gran depresión (también llamado poljé) que en épocas de deshielo y fuertes lluvias, queda anegada por el agua. Aquí una señal nos indica que debemos abandonar la pista y seguir por el sendero de la derecha para ir hacia la Porra de La Colina.

 

Nos desviamos antes de Brenavinto.

 

Brenavinto.

Este sendero nos llevará mediante hitos hasta una chabola semiderruida; donde deberemos hacer un giro de casi 180º (O) y así progresar por un estrecho sendero hasta llegar a la entrada de las famosas Hazas del Respiradero. Este lugar es un pequeño cañón de menos de 500 metros, donde nos sentiremos engullidos por la caliza.

 

Seguimos el sendero.

 

La chabola semi-derruida.

 

Entrada a las Hazas.

 

El cañón.

 

 

Salimos del peculiar paso por unas escaleras naturales y nos adentramos en el bosque de Moncrespo. Tras salir a campo abierto, obtenemos unas vistas inmejorables sobre los montes más importantes de Lunada; y tendremos que ir girando poco a poco hacia el Norte, caminando entre boj y brezo.

 

Salimos del cañón.

 

Cruzamos el bosque.

 

Comenzamos a ver la sierra de Lunada.

 

A nuestra izquierda veremos el primer objetivo del día durante un buen rato: Carrío; hasta que llegamos a las cercanías de la majada de Brenacobos y tras cruzar un cercado, nos iremos enfrentando a esta cima. Al llegar bajo la pared rocosa, caminamos hacia el Oeste hasta justo antes de unos grandes bloques; donde ascendiendo hacia la derecha encontraremos un paso abierto en la muralla.

 

Nuestro primer objetivo: Carrío.

  

Caminamos hacia los bloques.

 

Buscamos el paso en la pared.

Desde aquí el ascenso a la cima es intuitivo y hay varios senderos, así que con un último esfuerzo coronamos el Carrío (1.445m.); en el cual un hito marca la altitud máxima. Desde arriba divisamos nuestro objetivo principal: La Porra de La Colina y su hermano pequeño, el Porracolina.

 

Cima de Carrío.

 

 

El Porracolina.

La ruta continúa al Noreste, bajando al collado del Alto de Las Estacas y superando con facilidad la ladera que lleva a la planicie somital del Colina. Coronamos la cumbre marcada por un hito: Porra de La Colina (1.448m.).

 

Caminamos al Noreste.

 

 

Nuestro objetivo desde el Alto de Las Estacas.

 

Vista atrás en el ascenso.

 

Cima del Colina.

Para el descenso utilizamos el cordal que se extiende al Norte-Noreste, y así tras superar una gran hendidura en el terreno; bajar hasta el Hoyón de Saco. Este lugar es un agujero causado por la erosión glaciar, donde encontraremos un curioso lapiaz “alisado”. Así pues, bordeamos el sendero y después caminamos paralelos al lapiaz (E) para encontrar un sendero que nos llevará hasta la majada pastoril de Saco.

 

Hoyón de Saco desde la cima.

 

Vista atrás a La Porra de La Colina.

 

Superamos la hendidura.

 

Nos acercamos al Hoyón.

 

Paralelos al lapiaz.

 

Seguimos en busca del sendero.

 

Saco.

Caminamos entre cercos de piedra, típicos de estas tierras; cuando llegamos a una nueva bifurcación en la que deberemos girar a la izquierda. Debemos buscar ahora la senda que tras pasar junto a una fuente-abrevadero, se adentra en el bosque hasta salir en El Sotío. En este punto el camino gira al Suroeste y en un rápido descenso nos llevará hasta la pista inicial de Horneo; donde sólo nos quedaré desandar nuestros primeros pasos.

 

Giramos a la izquierda.

 

Buenas vistas en el descenso.

 

 Atravesamos el bosque.

 

Descendemos a la pista inicial.

 

Pasando junto a Los Castros.

 

Pasando por Horneo.

 

Llegamos al punto de inicio.

Pero esto no acaba aquí, esta es una montaña que se puede completar con otras muchas visitas. En nuestro caso, bajando un poco por el puerto; nos acercamos también a sacar unas fotos de la cascada del nacimiento del Asón. También se puede realizar el ascenso al Colina pasando por los famosos Castros de Horneo, internándonos en un paraje totalmente kárstico, a modo de laberinto y lleno de vegetación. Y como no, visitar la cueva de Turrutuerta, sobre el bosque de Moncrespo; pero esto lo dejaremos para otra ocasión…

 

Cascada del nacimiento del río Asón.

 

 

Vistas desde el puerto sobre el valle de Asón.

El track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/As%c3%b3n/ason%7C_colina.rar

Anuncios

Pandillo – Castro Valnera

Publicado: 11 julio, 2008 en Cantabria
 
 Hace un par de semanas ascendimos al Castro Valnera (1718m.) desde Pandillo (Cantabria), una de las ascensiones más duras a la cota más alta de la sierra de Valnera (1450 m. de ascensión acumulados). Una increible ruta para conocer el Valle Pasiego, con sus típicas casas de piedra de pastores; un lugar en el que parece que el tiempo no ha pasado, y en el que podremos disfrutar de los auténticos sobaos de Vega de Pas. En nuestro caso utilizamos dos días para nuestra aventura; en el primero dejamos el coche por la tarde ya en el final de la carretera de Pandillo, para caminar un par de kilómetros hasta cerca de la zona conocida como “Aguasal”, y allí acampar con unas bellas vistas sobre la pared Oeste del Castro al anochecer. En el segundo día, volveríamos hasta el coche para dejar el material no necesario e iniciaríamos la ruta. Si para ir a Aguasal giramos a la izquierda tras pasar el puente; para ir al Valnera giraríamos a la derecha.
 
Anochecer en las murallas del Castro
pandillo_castro117
 
 
  Se trata de un recorrido de 18km entre ida y vuelta, algo exigente; no solo por el desnivel, sino por la orientación y la vegetación también. Al no ser un camino muy concurrido, nos podemos encontrar con tramos bastante cerrados. Pero esto le da cierto encanto a esta ruta también, ya que nos sentiremos como auténticos exploradores.
 
Mapa
mapa1
 
mapa2
 
mapa3
 
Perfil
perfil
 
  Iniciamos la marcha en Pandillo, donde termina la carretera. Cruzamos el puente de piedras y tomamos el sendero que asciende a la derecha (SE); al inicio se trata de un bonito sendero que mezcla tierra con piedras, pero después se estrechará por la vegetación. Cruzaremos un pequeño arroyo y tomaremos dirección Sur antes de encontrarnos con las primeras casas de ganaderos pasiegos. Debemos seguir siempre el sendero más evidente, aunque en ocasiones nos será más facil adentrarnos en alguna campa cercada para evitar el camino que se cierra (cuidado con los pastores eléctricos). Como referencia para nuestro camino, deberemos seguir la línea de chabolas, siempre junto al río Pandillo; sabiendo que debemos llegar a la última chabola que se ve en el Este, bajo el alto de La Capia (o Alto de Peña Negra).
 
Cruzando el puente del inicio
 pandillo_castro007
 
  De esta forma cruzaremos una primera vez el río hacia la vertiente derecha, y más adelante; deberemos de cruzar otro río más a la derecha justo antes de que el camino realmente se “empine”. Al cruzar el río nos encontramos con un sendero que se adentra en el bosque, lo seguimos hasta encontrar un claro a mano izquierda, el cual cruzaremos para acercarnos al cauce, donde el sendero vuelve a ser más claro. A partir de aquí tomaremos como referencia el collado que hay entre La Capia y el Pico del Rostro.
 
Cruzando el río por última vez
pandillo_castro026
 
Parada en el ascenso
pandillo_castro029
 
Cabaña pasiega anterior al collado
pandillo_castro042
 
Una vez que llegamos al collado, tomamos dirección Este para buscar una pequeña canal que se abre en la ladera Sur de La Capia. Un fácil paso en el que nos tendremos que ayudar un poco de las manos, y después iremos rodeando la cima para llegar a otra cabaña; desde la que ya encontraremos el claro sendero que va hacia el Castro, dejando el Cubada Grande (o Peñanegra) a mano derecha. Caminamos al Norte, para después ir girando al Noreste por el valle que se abre entre el Cubada y el Castro. Nos debemos fijar entonces a mano izquierda en una brecha que se abre en las murallas del Castro, ya que por ahí deberemos avanzar. Siguiendo el sendero después, llegaremos a una “semicueva”; la cual atravesaremos haciéndonos pasar por espeleólogos (sin complicaciones) para enseguida salir a un raso de roca con la cima del Castro al fondo ya.
 
Canal de La Capia
pandillo_castro054
 
Rodeando La Capia
pandillo_castro062
 
Hacia el Norte, vemos el Castro
pandillo_castro069
 
Vista atrás a La Capia
pandillo_castro079
 
Jugando a “espeleólogos”
pandillo_castro084
 
 
   Los últimos pasos resultan más fáciles ya, al saber que la torre natural que tenemos frente a nosotros es la tan ansiada cima. En la parte final una fácil trepada (si se le puede llamar trepada) nos da acceso al casco donde se encuentran el vértice geodésico y el buzón del Castro Valnera (1718m.). Las vistas… increíbles, tenéis que ir. Para la vuelta en nuestro caso utilizamos más o menos el mismo camino, pero fue debido a que por culpa de la niebla no encontramos un sendero que debe ir desde el collado que hay entre el Castro y La Capia, por el Cerro de La Vara y hasta Pandillo.
 
Casco del Castro
pandillo_castro087
 
 
 
Trepada final
pandillo_castro093
 
Buzón

 

pandillo_castro094
 
Cubada grande
 pandillo_castro105
 
Tierra de corzos y rebecos
pandillo_castro108