Archivos de la categoría ‘Pirineos’

Travesía por Irati.

Publicado: 2 julio, 2010 en Pirineos
Hace unas semanas, Mikel y yo nos fuimos de travesía a Irati junto con Mendi; una vez más, el dúo Amurriarra a la batalla… La intención era partir del embalse de Irabia para recorrer toda la sierra de Abodi y coronar el Orhi, para después dormir bajo el Bizkartze. El segundo día haríamos desde el Bizkartze, pasar por Odeitzugaina y Pellusagaina; para bajar al chalet de Pedro, ascender al Okabe y pasando por el Urkulu Gandorra, volver hasta Irabia. Veamos lo que salió:

Mapa general.

Etapa1 (31,5km):

Track: Irati-etapa1

Partimos de la casa del guarda en el pantano de Irabia, cruzamos la presa y seguimos junto al pantano hasta llegar a una regata.

Cruzamos la presa.

Junto al pantano.

Llegando a la regata.

Siguiendo el cauce de la regata, alcanzamos la pista que nos llevará hasta la carretera que va al Paso de Tapla.Ascendiendo por la misma, encontramos la fuente de Burdinzokoa; está taponada, pero aprovechamos a reabastecernos de agua en el riachuelo que sale por detrás de la fuente.

Fuente Burdinzokoa.

En la curva que hay después del punto kilométrico 19, encontramos a nuestra izquierda (S) las trazas de un sendero que asciende a través del bosque hacia la sierra de Abodi. Varias pinturas en los árboles y unos cuantos hitos nos guían, y justo antes de llegar al cordal, vemos el segundo ciervo del día; estamos de suerte.

Ascendemos guiados por hitos y pinturas.

Al alcanzar el cordal herboso de Abodi, a nuestra derecha queda el Idorrokia; desestimamos coronarlo, ya que pilla a desmano y hay varios rebaños de ovejas, y nosotros vamos con Mendi; mejor evitar problemas.Nuestra primera cima será el Abodi Oeste o Alto de Irati (1.496m.). Desde aquí ya tenemos una amplia panorámica sobre toda la travesía que realizaremos, pero sufrimos un fuerte viento frío y vemos como el Orhi se encuentra tapado por la niebla.

El Idorrokia queda a nuestra derecha.

Y detrás nuestro ya vemos todos los montes que vamos a recorrer.

Cima de Abodi Oeste, pega el viento…

Seguimos hacia el Este y llegamos al paso de las Alforjas. Dos hoyos asemejan las alforjas, y tras ellos hay un menhir tumbado: Arrizabala. Después coronamos Arrizabala (1.481m.), cruzamos el paso de Koxta (1.435m.) y finalmente coronamos la cima de Abodi (1.530m). Próxima cima: Gaztanbidea (1.460m.); desde donde bajamos al centro de eski nórdico, collado Ollokia. Aquí hacemos la comida fuerte del día, mientras que leemos en un cartel: “centro de eski nórdico, prohibido el paso a no eskiadores”, impresionante…

Avanzamos.

Paso de las Alforjas.

Menhir de Arrizabala.

Se ven los Alanos y Ezkaurre.

Vacas de camino al Abodi.

El Orhi sigue cubierto…

Buzón de Abodi.

Mikel desde Gaztanbidea con Abodi detrás.

Descendiendo a Ollokia.

Centro de ski nórdico.

Aquí se emprende el ascenso al Orhi, dejamos de lado el alto de Pikatua, y tras él ascendemos por la ladera hacia Orbizkar (1.605m.). Más adelante superamos el túnel de Larrau, las vistas son increíbles tanto al Oeste (Abodi-Irati) como al Este (Orbizkaia-Betzulagaina); pero enseguida nos engulle la niebla. En el tramo final nos encontramos con el Orhi Txipi (1.923m.), teniendo que superar una corta placa de roca que en invierno puede ser peligrosa. Y por fin llegamos al Orhi (2.017m.), primer 2.000 de los Pirineos por occidente.

Coqueto árbol en el camino.

Mirada al bosque de Irati.

Vistas desde Orbizkar.

El Orhi continúa cubierto.

Ganamos altura con la sierra de Abodi detrás.

Llegando a la placa de roca anterior a Orhi Txipi.

Superamos el Orhi Txipi.

Y llegamos al buzón del Orhi, Mendi bebe agua de él como si de una copa llena de champán se tratara.

La bajada la hacemos paralelos al barranco de Gatzerreka, primero unos metros al SW y después al NW, bajo la cresta de Alupiña y Zazpigaina. La bajada se hace dura, muy sufrida para las rodillas, pero se hace menos duro gracias a las vistas sobre el Bizkartze. Alcanzamos la pista del camino de Debata, marcado con pinturas de GR; y el mismo nos lleva hasta el Cayolar de Ibarrondoa (1.306m.). Sabemos que aquí cerca está el refugio en el que queremos dormir, pero nos cuestas encontrarlo…

Descendemos hacia el picacho de en medio, tras él, el Bizkartze.

La bajada directa hace sufrir a las rodillas.

Cresta de Alupiña a Zazpigaina.

El canchal de Gatzerreka.

Llegamos al GR que lleva a Ibarrondoa.

Zazpigaina desde Ibarrondoa.

Seguimos la pista que asciende hacia Murkhuillako Lepoa, pero la abandonamos enseguida girando a la derecha, para dirigirnos al collado de Tarta. Allí es donde encontraremos el refugio, un auténtico hotel para nosotros. Dispone de una gran mesa y varios bancos, aparte de fogón, leña y un deposito de agua en el exterior. La noche va a ser fría, se nota la humedad de la niebla: intentamos hacer fuego, pero la leña está tan húmeda que no prende…

Bizkartze desde Ibarrondoa.

A lo lejos, en el collado de Tarta, se ve el refugio.

Un hotel para nosotros.

Etapa2 (29,5km):

Track: Irati-Etapa2

Nos levantamos a las 6h y al salir del saco se nota el frío. En la calle hay 2ºC (la sensación térmica bastante más baja por el viento y la humedad), así que primero desayunamos y después salimos a hacer unas fotos del amanecer. Aunque parece que lo lógico sería ir por el cordal del Tartagaina para no perder altura, iniciamos la marcha hacia el fondo del valle; para después atacar al Bizkartze, nuestro objetivo. En la bajada al valle aprovechamos a reabastecernos de agua en la fuente que hay en el exterior de un refugio pastoril.

Amanece en el collado de Tarta.

Primeros rayos de sol en la Norte del Orhi.

Listos para despedirnos del hotel.

Nuestro objetivo cubierto por la niebla.

Rio de Ibarrondoa, en el fondo del valle.

Superamos las duras rampas a la cima de Bizkarze (1.656m.), sumergiéndonos en la niebla una vez más y continuamos por el cordal a Murkhuillako Lepoa. Desde aquí atacamos al Odeitzügaina (1.613m.) y pasando el collado Sensibilé, el Pellüsagaina (1.594m.). Después cogemos la pista que va al collado de Bagargiak (vistas impresionantes al Orhi desde aquí), pero sin llegar a éste, antes del collado de Mehatze (1.383m.) descendemos a la izquierda para tomar un sendero al Oeste que lleva hasta el Chalet Forestal de Soule. Varias marcas de pintura roja nos guiarán en este largo descenso; en el cual comenzamos a disfrutar del sol al fín.

En la cima del Bizkartze, no se ve nada…

Camino a Odeitzügaina, con el Okabe al fondo.

Puestos palomeros en el collado Sensibilé, con el Odeitzügaina detrás.

Vistas al macizo de Eskalerak desde Pellüsagaina.

La cima del Orhi se deja ver por primera vez camino al collado de Mehatze.

Las marcas de pintura nos guían en el descenso por el bosque.

Bajando al chalet de Soule, tenemos el Gorostibizkarra de frente.

Llegamos al chalet de Soule, cerrado por la irresponsabilidad de la gente. Mikel recae en una antigua lesión y comenta que no puede seguir, que volverá por carretera-pista hasta Irabia; en este punto se dividen nuestros caminos temporalmente.

Cabaña de Soule.

Cruzamos el puente sobre el río Irati.

Vamos al Norte, hasta el Chalet de Pedro; donde se inicia una senda balizada (GR-10) (W) que asciende al Okabe, pasando por la loma de Gorostibizkarra (1.341m.). Avanzo fascinado por los prados de Okabe junto con Mendi, es un paraje singular con el bloque rocoso que hay plantado en medio del camino.

Cruce hacia Okabe junto al Chalet de Pedro.

Seguimos las marcas del GR-10.

Bloque rocoso llegando a la cima.

Coronamos la cima(1.466m), buscamos la planicie hacia el Norte y encontramos los cromlechs de Hilarrita (1.387m), son una veintena de túmulos circulares, para imposible encontrar tantos juntos… Un sendero con marcas de GR en orientación S-SW se dirige al collado de Oraate primero y de allí al de Curutche.

Foto de cima con el Orhi detrás.

Entorno de la cima.

Desde arriba vemos Ahuntzbide y Urkulu Gandorra.

Cromlechs.

Por el GR hacia Oraate.

Allí en medio está el collado de Curutche.

Hacia Curutche después.

Llegando al collado el Urkulu Gandorra me llama la atención.

En el collado me decido a coronar el Urkulu Gandorra (1.333m.), en este momento nos vuelve a engullir la niebla y una vez en la cima dudo de si seguir adelante o volver al collado, no he tenido tiempo para estudiar las posibilidades a partir de aquí… Como no veo nada hacia delante, vuelvo hasta el collado y paso a la ladera Sur: grave error, hubiera sido más fácil seguir por todo el cresterío.

Foto de cima en Urkulu Gandorra.

Panorámica desde lo alto.

Me meto en una ladera con fuerte pendiente llena de helechos cosidos de escarabajos; camino lo más rápido que puedo, machacándome los tobillos por el ladeo. A mitad del descenso aparece un estrecho sendero con marcas de GR como por arte de magia, el cual nos lleva hasta la pista que desciende hacia las cabañas de Egurguy.

Una mirada a Ahuntzbide.

Mugarri 227 tras el collado de Curutche.

Cruzamos la ladera.

Vista atrás a Urkulu de camino a Egurguy.

Mozolo y Mendizar, bajando a Egurguy.

Una parada larga para comer junto al río de Egurguy; en el que Mendi decide que hay que darse un baño. El sol aprieta con ganas y seguimos por pista (S), para cruzar el puente sobre el río y continuar por el camino de Irabia, bordeando el pantano hasta llegar a la presa, nuestro punto de partida. Mikel nos espera allí, echando la siesta…

Parada junto al río.

Por pista hacia el pantano.

Llegamos al borde del pantano de Irabia.

Última mirada al Orhi.

Anuncios

Baños de Panticosa – Cuello Pondiellos

Publicado: 10 octubre, 2009 en Pirineos
 

Este es uno de los recorridos de ascenso a montañas tan conocidas como el Garmo Negro o Los Infiernos. En nuestro caso lo íbamos a utilizar para hacer la circular completa a los Picos del Infierno, para después bajar por lo Ibones Azules; pero los esfuerzos del día anterior en el Midi de Ossau y el no haber cenado, sólo nos dejaron llegar al altivo Cuello de Pondiellos.

 

Mapa del recorrido realizado.

 

Perfil.

Comenzamos la marcha en el refugio de la Casa de Piedra (Baños de Panticosa), el cual está en proyecto cerrarlo para abrir un nuevo refugio en el embalse de Bachimaña. Caminamos hacia el inicio del Ibón de Los Baños (SO) y girando a la derecha encontramos un camino que se adentra en el bosque.

 

Refugio de La Casa de Piedra.

 

Comenzamos de madrugada, el sendero se adentra en el bosque.

Un sendero nos lleva a los restos de una ermita, con una fuente en su interior; y siguiendo los hitos después, vamos ganando altura por el bosque hasta salir a campo abierto en la Mallata Baja de Las Argualas. Junto a un par de hitos, deberemos girar a la derecha; teniendo como referencia el Garmo Negro, ya que tenemos que llegar al collado que está a su derecha.

 

La ermita.

 

Flora autóctona en el bosque.

 

Picos de Las Argualas desde la Mallata Baja.

Ganamos altura de forma repentina, debemos tener claro que tenemos que afrontar un desnivel de casi 1.200 metros en poco más de 4 kilómetros. Los continuos hitos y marcas de pintura roja nos guían en nuestro ascenso; pero al llegar a una roca que marca una flecha hacia “Arnales”, no debemos ir a la derecha (este camino lleva a los Ibones de Arnales), sino que seguiremos hacia arriba.

 

Marca hacia los Ibones de Arnales.

Seguimos encontrando pintura roja en el camino, la cual nos lleva hasta un canal que, tras superarlo, debemos girar inmediatamente a la izquierda. Así encontraremos el claro sendero que lleva a la parte final de este recorrido.

 

Se ve el canal por el que debemos pasar.

 

Tras girar a la izquierda, aparece el sendero; con el Garmo al fondo.

Dejando el Garmo Negro a nuestra izquierda, vemos de frente el canal que lleva directamente al Cuello de Pondiellos; en nuestro caso subimos directamente por él; pero se trata de una agonizante pedrera por la que cuesta mucho avanzar. Por ello os recomiendo subir por el camino que utilizamos nosotros para la bajada. Debéis iros más a la derecha, hacia el roquedo que va más arriba que el canal; bajo las peñas del Pico de Pondiellos. Unos hitos marcan la línea a seguir y ascendemos como si de escalones se tratara, hasta llegar a nuestro objetivo: el Cuello de Pondiellos (2.809m.)

 

Encima del nevero,, la canal; por encima de élla, a su derecha, el roquedo.

 

En los últimos metros, sufriendo.

Este collado es un paraje lleno de tranquilidad, sus vistas nos sumergen en un profundo sueño: vemos el Midi d´Ossau al fondo, tras las azuladas aguas de los Ibones de Pondiellos y la Basa de La Galabrosa; más a la derecha los Picos del Infierno, y tras de nosotros… el coloso Vignemale. Un vivac nos invita a hechar una agradable siesta, pero en otra ocasión tal vez haya que volver para disfrutar de una preciosa noche bajo la luz de la luna y las estrellas…

 

Midi d´Ossau.

 

No puede faltar la foto de rigor con los Ibones de Pondiellos.

 

 

Picos del Infierno.

 

 

 

Vistas al Este del collado.

 

Panorámica sobre el incomprensible complejo turístico de Baños de Panticosa; a la bajada.

 

Aquí tenéis el track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/Pirineos/panticosa%5E_pondiellos.rar

Midi D´Ossau

Publicado: 5 octubre, 2009 en Pirineos
 

 Es la silueta de esta bella montaña, la que la hace ser una de las más importantes de Pirineos. Con sus 2.884 metros, no entra entre las más altas de la cordillera; pero esa forma de sobresalir solitaria en medio de un valle, es lo que hace que miles de montañeros la visiten anualmente.

 

Mapa.

 

Perfil.

 Un kilómetro después del puerto del Portalet, junto a la cabaña de Araille; hay un pequeño aparcamiento donde dejar el coche. Los primeros pasos nos llevan al fondo del valle, para cruzar el río y tomando la cima del Midi como referencia, coger el sendero que asciende en zetas hasta el collado del Soum de Pombie (2.110m.).

 

Zona de Aneou/Formigal, desde Araille.

 

Tras cruzar el río, el Midi de referencia.

 

El Midi desde el collado del Soum de Pombie.

 

 Desde el collado observamos una de las mejores panorámicas de este coloso. Ahora debemos tomar el más que pisado sendero (N) que lleva hasta el refugio de Pombie; el cual nos ofrece la posibilidad de hacer el ascenso en dos jornadas. Desde el refugio, deberemos cruzar un gran roquedo a los pies de las murallas del Midi, y así llegar al collado de Suzon (2.127m.).

 

Por el camino que lleva a Pombie.

 

Refugio de Pombie.

 

Atravesando el roquedo.

 

El Midi se presenta duro desde Suzón.

 El camino se dirige ahora evidentemente hacia el pie de las famosas chimeneas (O-SO); se trata de trepadas de 2º grado, que pueden obligar a retirarse a los neófitos. En la primera chimenea (25m. de altura) debemos de tener cuidado de no confundirnos, se empieza por la izquierda, y no por la derecha donde hay una chapa “recordatorio”. Tras una breve trepada, entramos en una canal en uve con un tramo que nos saca hacia fuera, el cual deberemos sortear por la derecha. Después nos encontramos una placa lisa con dos clavijas para ayudarnos y llegamos a la reunión.

 

Entrada a la primera chimenea.

 

Primera chimenea.

 El sendero continúa a la derecha, y gana altura después para alcanzar la base de la segunda chimenea (30m.). Esta chimenea, se puede superar por un diedro, o por las rocas escalonadas que hay a su derecha; lo más fácil parece ser esta segunda opción. Es más expuesta que la primera, pero los agarres son muy buenos. Cuando bajemos esta chimenea, es recomendable rapelarla por el diedro para no molestar a la gente que sube.

 

Segunda chimenea.

 Tras superar la segunda chimenea, encontraremos una corta trepada que se supera con la ayuda de una clavija. El sendero asciende, teniendo que ayudarnos con las manos en alguna ocasión (I); y justo antes de llegar al punto en el que la roca cambia a un color más oscuro; un gran hito nos indica que girando a la izquierda se inicia la 3ª chimenea.

 

Llegando al paso de la clavija.

 Esta es la más fácil y tumbada de todas, dispone de tres reuniones para rapelar a la bajada, aunque no son realmente necesarias. Casi al final de la chimenea encontramos una clavija, y desde este punto avistamos al fin la famosa cruz del Portillón du Midi.

 

Terminando la tercera chimenea.

 Al superar la cruz, iniciamos la travesía del Rein de Pombie; una gran pendiente llena de rocas que supone un esfuerzo adicional. Al llegar a la cresta, dejamos a la derecha la Punta de Francia (2.881m.) y superamos un par de trepadas (no difíciles, pero hay que prestar atención…) para coronar la cima del Midi d´Ossau (2.884m.).

 

Una mirada desde el Rein de Pombie.

 

Vivac en la cresta.

 

Cima.

 Para la bajada, aunque es posible destrepar las tres chimeneas; es mejor llevar una cuerda de 60 metros para rapelar. También es recomendable madrugar lo máximo posible para ascender a esta montaña, ya que las aglomeraciones que se crean casi a diario nos pueden crear grandes problemas de pérdidas de tiempo. En nuestro caso, un guía que llevaba a 5 franceses no nos respetó el paso una vez metidos en la segunda chimenea y perdimos más de media hora…

 

Rápel 3ª chimenea.

 

 

Rápel 2ª chimenea.

 

Rápel 1ª chimenea.

 Una vez que rapelamos las tres chimeneas, emprendemos la vuelta por el mismo camino.

 

El track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/Pirineos/portalet%5E_midi.rar

 

Aquí tenéis también un par de videos de la ascensión:  http://www.youtube.com/watch?v=YMx1NFLhOcI y  http://www.youtube.com/watch?v=zd9uyLLS6Vs

Gabardito-Bisaurín-Agüerri

Publicado: 10 agosto, 2009 en Pirineos
 

Vamos a realizar una dura circular de 23km y 2.300 metros de ascenso acumulado, con una de las principales cumbres del Pirineo Occidental como objetivo: el Bisaurín. Nuestro punto de partida será el refugio de Gabardito, pudiendo hacer noche en un pequeño refugio a un centenar de metros de este. Necesitaremos cerca de 10h30min para hacer el recorrido con tranquilidad.

 

Mapa.

 

 

 

 

Perfil.

 

Refugio donde trasnocharemos.

De las cercanías del refugio tomamos el sendero del GR-11.1(E), marcado con un cartel que dice “Bisaurín”. Atravesamos el bosque siguiendo las marcas blancas y rojas y tras pasar por una faja, llegamos a una bifurcación. El camino de la izquierda indica hacia Agüerri, que lo utilizaremos para la bajada; y el de la derecha a Dios Tesalve, hacia donde vamos.

 

Inicio.

 

El sendero pasa por una faja.

 

Bifurcación.

Cruzamos los verdes prados de Dios Tesalve y Plandaniz con la sierra de Gabás a nuestra derecha, y a la izquierda las dos principales cumbres de la jornada: Agüerri y Bisaurín. Después iremos ganando altura hacia el cordal del Bisaurín, llegando de esta forma al Collado del Foratón, desde donde veremos por primera vez la zona de Lizara y el macizo de Bernera.

 

Agüerri y Bisaurín.

 

Sierra de Gabás.

 

Refugio de Dios Tesalve y Agüerri.

 

En el collado de Foratón.

 

Vistas a la zona de Bernera.

Tras un descanso, emprendemos el ascenso al Bisaurín (N), un sendero balizado y varios cairns nos guían hacia el cordal por la dura pendiente. Al llegar a la cresta, giramos a la derecha y coronamos la cumbre: Bisaurín (2.670m.). Las vistas resultan increíbles, sobre todo hacia el Castillo de Acher.

 

Ascenso.

 

Cima.

 

Vistas desde la cima.

 

Continuamos por la cresta hacia el Este, para luego girar un poco hacia el Noreste y encontrar la senda que desciende hasta colocarse bajo la Collada Bastés; una curiosa brecha bajo el Alto de Fetás. Desde aquí los hitos nos ayudan a bajar por la norte del Bisaurín hacia el collado de Secús, aunque antes de llegar a este, emprendemos un ascenso directo al Puntal de Secús, sin sendero aparente. Tras un duro repecho rocoso, coronamos la segunda cima del día: Puntal de Secús (2.514m.).

 

Seguimos la cresta.

 

Hacia la collada Bastés.

 

Descenso de la cara norte.

 

Hacia el Puntal de Secús.

 

Cima.

 

Vistas al Castillo de Acher.

Debemos seguir la cresta del Puntal hacia el valle del Achar de Secús (O-NO) en un incómodo descenso, con nuestra última cima del día frente a nosotros: el Agüerri. Tras atravesar los verdes prados del Achar, volvemos a ganar altura campo a través dirección al collado más próximo al Agüerri.

 

Descendemos por la cresta.

 

Agüerri de frente.

 

Atravesamos los prados.

 

Camino al collado.

Una vez en el collado, giramos al suroeste e iniciamos el duro ascenso final a la que será nuestra última cima. Deberemos sortear un caos rocoso con una pendiente muy pronunciada, para tras una buena sudada, coronar la cima de 2.449 metros: Pico Agüerri.

 

Iniciamos el ascenso.

 

Mirada atrás, en el fondo del valle se aprecia el collado del camino de bajada.

 

Cima.

Observamos desde lo más alto nuestra ruta casi al completo, pero todavía queda la bajada. Con cuidado, descendemos hasta lo más bajo del valle por el que habíamos pasado anteriormente, y giramos a la derecha para encontrar el sendero que nos llevará por el barranco de Taxeras/Agüerri. Aquí encontramos unos buenos pozos donde poder refrescarnos en días de calor. Un poco más abajo, encontramos el refugio de Secús (buen estado); y después continuamos por el sendero paralelo al río que nos terminará llevando hasta la bifurcación del GR11.1. Desde este punto solo nos quedará desandar nuestros primeros pasos por el bosque.

 

Vistas desde el collado, antes del descenso del barranco.

 

Poza.

 

Refugio de Secús.

 

El sendero continúa junto al río.

 

Mirada atrás al Bisaurín.

 

Llegando a la bifurcación.

 

Llegamos a Gabardito.

El track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/Pirineos/Gabardito%7C_Bisaurin%7C_Ag%c3%bcerri.rar

 

Y el reportaje de mendiak.net: http://www.mendiak.net/modules.php?name=Forums&file=viewtopic&t=27642&postdays=0&postorder=asc&start=30

 
  Interesante invernal por la Sierra de Alano; de 13km y unos 1.100 metros de ascenso acumulado, que no nos dejaron para nada defraudados. Una ruta que en principio se nos presentaba suave, y que después cogió mucho ambiente con Las Canaletas de Ruzkia y el Atxar de Alano. Obligatorio dominar bien el uso de crampones y piolet; sino podemos tener complicaciones en algunos de los pasos.
 
 
Mapa general.
 
Mapa detallado1.
Mapa detallado2.
 
Perfil.
 
 
  Arrancamos sobre las 8.15h desde el camping de Zuriza e iniciamos la marcha por la pista (E) que lleva a Tacheras (GR11); aunque al principio hace fresco, el sol enseguida empieza a calentar… Caminamos paralelos al río hasta marcar una línea perpendicular con respecto al pico Ruzkia.
 
Una vista a Ezkaurre y Punta Abizondo antes de arrancar.
 
Inicio de la pista del GR11.
 
 
Llegamos al punto donde marcamos la perpendicular.
 
  Tras una curva a la derecha (2km), cruzamos el río con mucho cuidado; en nuestro caso las rocas estaban heladas y dificultaban el paso (alguno ya metió la pata en el agua…). Así ascendemos por la ladera que tenemos de frente y nos metemos en un tubo (SO) donde la nieve se encuentra en diferentes estados de transformación, dificultándonos el progreso.
 
Tenemos el Ruzkia encima, cruzamos el río en este punto.
 
Tras cruzar el río, nos metemos en ese tubo que se ve a la izquierda.
 
  Poco a poco vamos ganando altura bordeando el bosque por su derecha, para después superarlo por encima girando a la izquierda y así rodear la cresta que nos separa de las Canaletas de Ruzkia. En este punto la ladera se acentúa y decidimos ponernos los crampones por la presencia de hielo.
 
Ganamos altura junto al bosque.
 
Pasando por encima del bosque.
 
Rodeando la cresta, el Txamantxoia queda al fondo.
 
 
  Llegamos a la entrada del canal, al principio es una pendiente que se sube bien (O-SO), con nieve polvo; pero según ganamos altura, el hielo hace acto de presencia y el desnivel sube pronunciadamente. Nos vemos obligados a arrimarnos a la pared izquierda para evitar el hielo duro,  y escogemos la canaleta que se encuentra más cercana de esta pared para salir al collado; superando una repisa de nieve más blanda en la parte final.
 
Hacia las canaletas.
 
Las vistas desde el corredor son increíbles.
Lo que nos queda… y está bastante helado.

Mikel en la salida del corredor.

 

Yo en la salida.

 

Impresiona un poco mirar desde el collado hacia el canal.
 
Espelunga y Ezkaurre desde el collado.
 
  Desde el collado, seguimos la cresta a mano derecha y en 5 minutos coronamos la cima del Pico Ruzkia (2.074m.).
 
Vistas hacia La Ralla.
Ruzkia desde el collado.
 
Yo en la cima de Ruzkia.
 
Espelunga desde la cima.
 
  Tras disfrutar de unas vistas impresionantes, volvemos hasta el collado de Las Canaletas y seguimos el cordal hacia el Este en busca de nuestro próximo objetivo: Peña o Ralla de Alano; el más altivo de los Alanos. Superamos la pala y tenemos cuidado con la cornisa de nieve para coronar la cima (2.157m.).
 
Camino a La Ralla.
 
 
Mikel llegando a la cima.
 
Vistas desde La Ralla, qué bonito está el Castillo de Acher.
 
  El calor comienza a hacer mella en nosotros cuando vemos en el fondo del valle a dos personas encordadas; pensamos que estarán practicando… Sobre ellos se encuentra el Trasveral, parece una loma sin importancia; pero nos decidimos a atacarlo pensando en las panorámicas. Descendemos la pala por la vía directa, dibujando una linea recta hacia nuestro objetivo (S).
 
Descendiendo la pala.
 
Las vistas increíbles en el descenso.
 
  No tardamos mucho tiempo en coger la espina dorsal del Trasveral, y en un abrir y cerrar de ojos nos presentamos en la cumbre (2.094m.). La panorámica sobre todo el macizo de los Alanos resulta impresionante, y en este momento nos llama mucho la atención un monte que no teníamos en mente: el Atxar de Alano. A mí no me convence el ascenso, lo veo algo peligroso; pero Mikel que es más “luchador” que yo, se decide con paso firme hacia él. No me quedan más cojones que seguirle, a pesar de que me siento algo deshidratado; aún así tengo que admitir que una voz dentro de mi también me dice que debo subir.
 
Cogemos la espalda del Trasveral.
 
En la cima de Trasveral.
Increíbles vistas a la sierra de Alano.
 
  Paso firme en dirección Este-Noreste, y nos presentamos a los pies del majestuoso Atxar. Primero una fuerte pala, después un paso un tanto vertical en el que hay que evitar la roca; y por último, una chimenea con una trepada de grado II. Nos quitamos los crampones y trepamos con cuidado. Me siento como si tocara el cielo al llegar arriba… Atxar de Alano (2.075m.)
 
Con paso firme al próximo objetivo.
 
Subiendo al Atxar.
 
Aunque no lo parezca, ahí alante estaba uno de los pasos más difíciles.
 
La chimenea.
 
Mikel en la cima.
 
Ambos en la cima.
 
  Comentamos en la cima que sólo con lo realizado ya nos sentimos completamente realizados, es una vuelta con “emoción”; pero aún nos queda lo más difícil de todo: el descenso. Comenzamos a bajar con cuidado, Mikel destrepa primero porque va más seguro, y detrás voy yo. Nos colocamos los crampones y toca descender la pala de nieve; nada estable por el calor… Para bajar nos ponemos de cara al suelo y siempre con tres apoyos. Nos lleva tiempo, pero hay que ir poco a poco. Tras pasar el paso más complicado, yo me confío y resbalo con una piedra; caigo tres metros ladera abajo y paro enseguida con la técnica de autodetención, menos mal que aquí no había tanta pendiente ya…
 
Mikel destrepando el paso de II grado.
 
  Una vez abajo, reina la calma y la satisfacción entre nosotros, y nos dirigimos hacia el paso de Tacheras. Cruzamos la puerta natural y bajamos por el canal (N) que se encuentra algo helado. Antes de ir en busca de las granjas que nos guiarán en el descenso, nos quitamos los crampones para ponernos las raquetas; el progreso resulta mucho más rápido. Tras bajar a la última granja, seguimos la huella de la pista para abandonarla enseguida, en busca de un atajo bosque a través que nos lleve hasta el río.
 
Bajando por Tacheras.
 
Vista atrás a Tacheras.
 

Un poco de zoom a las Canaletas de Ruzkia.
 
Hacia la granja.
 
Los Alanos desde las granjas.
Atajamos por el bosque.
 
  Salimos a un claro cuando vemos el puente que nos ayudará a cruzar el río en esta ocasión. Tras cambiar de vertiente, tomamos la pista del GR11 en dirección Noroeste; que en algo más de 2 kilómetros nos llevará hasta el punto de inicio. Rondan las 17.30h, el sol se esconde…
 
Cruzamos el puente
 
El sol se esconde…
 
*Algunas fotos son por cortesía de Mikel Salazar.
 

Monte Perdido por la Faja Pelay

Publicado: 23 agosto, 2008 en Pirineos
 
 Este es el reportaje que he preparado en mendiak.net de nuestra salida.
 
 Hicimos una ruta de casi 37 km y desnivel positivo acumulado de 2800 metros según el gps, aunque cargando el DEM del pirineo central en el compe, me dan 3962 metros de ascensión acumulado.

Mapa y perfil.

Salimos el domingo de Amurrio a las 19.30 y llegamos hacia las 23.15h a Torla; cenar algo y a dormir en el coche (aunque más bien no dormimos nada, entre que a alguno le olían las zapatillas y el asiento resultaba incómodo…). Por el camino hicimos una parada en Yesa para sacar una foto a la luna llena, que estaba preciosa.

La mañana del lunes cogimos el segundo autobús del día a las 7h, de Torla a Ordesa y a comenzar la aventura. El Tozal ya nos anunciaba que las vistas iban a ser impresionantes, aunque la luz no fue nada buena para sacar fotos en todo el día, y encima de que mi cámara cada vez saca peores fotos…

Hay que comprar una nueva ya! En fin, que comenzamos caminando suavemente por la Pradera, y enseguida cruzamos el puente sobre el río Arazas para dirigirnos a la Senda de los Cazadores. El sendero se encuentra tapado por la hojarasca en su inicio, pero lo seguimos sin problemas. En su parte final se pone bastante vertical la ladera, tal vez por eso sea tan peligrosa en invierno (además de por los desprendimientos).

Tendeñera

La Pradera desde La Senda

Después, un desvío a la izquierda para seguir por la Faja Pelay y pasaríamos por el mirador de Calcilarruego, con unas panorámicas impresionantes sobre la zona del Gallinero. La Faja es un precioso sendero sobre una balconada, que en verano no tiene ningún peligro, aunque en invierno no creo que sea muy recomendable.

Poco a poco nos fuímos acercando al paso de Los Mulos, y vimos el Perdido por primera vez; el ver poca nieve nos animó mucho.

Según avanzábamos las vistas eran mejores: Tobacor, Cola de Caballo, Las Tres Sorores…

Vista atrás

Y en un abrir y cerrar de ojos llegamos a Goriz, algo más tarde del mediodía. Allí un buen descansito para comer y recuperar fuerzas; ya que tras preguntar a la gente por la situación de La Escupidera, decidimos definitivamente atacar al Perdido.

Hacia las 13.30h arrancamos para arriba; no nos cruzamos con tanta gente como esperábamos, así que la cosa se hacía más llevadera.

Antes de llegar a la Ciudad de Piedra, encontramos un buen vivac en la pared que se ve en esta foto. Allí dejamos las mochilas y subimos hacia el Perdido con lo justo: chaqueta, botellín, cámara y algo para picar.

Por el camino nos encontramos con un "neo-hippy" que nos dejó atónitos con el material que había usado para la ascensión: pantalón vaquero ajustado de color rosa descolorido, sudadera con rasgones no muy gorda, zapatillas blancas de suela lisa (estilo Stan Smith) y una mochilita de los 80 por lo menos 23 Intentamos sacarle una foto, pero casi nos pilla…

Una pequeña trepadita y ya estábamos en el inicio de la Ciudad de Piedra, seguimos adelante sin más problemas hasta que llegamos a un nevero que había que cruzar poco antes de llegar al Lago Helado. allí una pareja nos indicó que podíamos sortearlo por encima suyo, pasando por junto a una cascada y una estrecha balconada bastante pulida. Pasar con cuidado agarrandonos a donde podíamos y… Listo.

Ciudad de Piedra

Al final del paso

Después llegamos al Lago Helado, un paraje mágico que lo termina de rematar la preciosa vista sobre el Cilindro. Las vistas a la famosa Escupidera también nos hacían soñar con la cima ya. Allí nos encontramos con gente de Amurrio, qué pequeño es el mundo…

Para sortear el nevero del inicio de La Escupidera, fuimos por la cresta de la derecha hasta llegar a los embudos, y de allí por la pedrera hasta la cima.

Y cuando llegamos 50 metros antes de la cima…van y se me acaban las pilas de la cámara. Así que cuando vuelva Mikel de vacaciones de Galicia, ya os pondrá las fotos de cima.

Al bajar, paramos un buen rato en el Lago, donde aunque igual no os lo creáis, Mikel se dió un baño!! Yo no tengo fotos, pero el sí. También estuvimos practicando un poco de bloque en unas rocas que había 7 .

Después la vuelta hasta el vivac, donde seguían las mochilas. Aunque primero nos encontramos a unos Valencianos que a las 19h subían hacia el Perdido, estaba claro que no estaban bien informados de los tiempos; Mikel les avisó y se dieron la vuelta. El vivac junto a la pared era un buen lugar para pasar la noche, así que reforzamos un poco el murete, cenamos….

Y a dormir.

Por la noche hizo bastante calor, cosa rara allí a 2600metros.Cuando comenzábamos a recojer, empezaba la procesión de gente; los primeros un padre con su hijo de unos 14 años. Así pues, iniciamos el descenso a Goriz; donde pararíamos para reponer agua.

Después bajamos por las Clavijas de Soaso…

Que es broma! yo tenía un fuerte dolor en la muñeca y con el mochilón encima no nos gustaba la idea de bajar por allí, así que fuimos por el paso de Los Mulos y bajamos hasta Cola de Caballo.

Unas fotos y vuelta por "la vía turística". En el camino nos quedamos flipados al ver que el parque tiene gente contratada para quitar las piedras del camino; y eso es respetar la naturaleza??? 17 Luego dirán que está prohibido llevarse piedras…

La vuelta nos la tomamos con calma, parando en todas las cascadas a sacar fotos: Gradas de Soaso, Cascada del Estrecho, Cascada de la Cueva,…

Y en el puente de Arripas cambiamos de vertiente para no cruzarnos con tanto turista, ya que nos ponía de mal humor el ver que ninguno nos devolvía el saludo.

Así llegamos tranquilamente hasta La Pradera, aunque primero hicimos una paradita en el río Arazas para comer y refrescar los pies. Al llegar al autobús no nos creíamos que abandonábamos Ordesa, la aventura había sido increíble…

Decimos agur a Ordesa desde el aparcamiento de Torla

 
 

Oza – Castillo de Achert

Publicado: 25 julio, 2008 en Pirineos
 
  Este Lunes estuvimos en el Castillo de Achert (Valle de Echo), un dosmil que tenía pendiente hace mucho tiempo. Su nombre se adapta a su forma, es una inmensa mole con unas murallas rocosas que casi impiden penetrar a su centro. Partiendo desde la famosa Selva de Oza, nos adentraremos en una aventura en la que el estallido de colores será inminente.

 
Mapa y perfil
mapa1
 
mapa2
 
Perfil
 
  Comenzamos nuestra andadura en el Puente de Oza; el coche lo podremos dejar junto a un par de casas abandonadas que suelen hacer las veces de refugio. Nada más cruzar el puente, vemos un cartel que nos habla sobre los senderos de Oza. Un sendero nace justo detrás suyo; ascendemos por él y giramos a la derecha, siguiéndolo casi paralelos al río Aragón Subordán. Inmediatamente el camino girará al Este, internándose en el bosque. El sendero es claro ahora, y cruzaremos una pista para atajar guiándonos por los hitos. Llegamos a una senda muy clara, ya en bosque bastante cerrado; cuando vemos un cartel que nos indica que para ir al Castillo, debemos girar a la izquierda saliéndonos de la misma, y subiendo una dura pendiente entre los árboles. Poco a poco el camino se irá haciendo más evidente, a la vez que la sombra se irá haciendo dueña de la Selva. Nos encontraremos con pequeños cauces que cruzan el sendero de vez en cuando, hasta que llegaremos a un cauce de agua bastante mayor; el cual deberemos cruzar. A partir de aquí la pendiente se hace más pronunciada, hasta que el sendero llega al refugio de Acher.
 
Refugios de Oza
Acher002
 
Desvío marcado en el bosque
Acher004
 
Vistas a Lenito
Acher008
 
Donde la pendiente se hace más pronunciada
Acher014
 
La flora nos sorprende con sus colores
Acher022
 
Vistas antes de llegar al refugio de Achert
Acher023
 
Acher031
 
Refugio de Achert
Acher103
 
 
  Después tendremos un tramo un poco más suave, debiendo seguir uno de los tantos senderos que van hacia el Noreste; encarándonos hacia las duras pendientes del Castillo. Encontraremos un sendero bastante más claro que tendremos que seguir unos pocos metros hacia el E-SE; y poco después de pasar junto a un mojón, giraremos a la izquierda para ascender por unas rocas rojizas que nos recordarán al planeta Marte. Guiándonos mediante los hitos, la progresión será bastante más lenta ahora, poco a poco nos iremos acercando a la pedrera final; con el paso que nos ayudará a librar las murallas, ya de frente.
 
Senda junto a las piedras rojizas
Acher094
 
Vistas a Lenito según ganamos altura
Acher046
 
Abajo queda el cordal que lleva al refugio de Achert
Acher047
 
La pedrera anterior al paso
Acher048
 
 
 
  Una vez cruzado el paso, descubrimos el insólito interior del Castillo, unos verdes prados limitados por salientes de roca que se asimilan a la espalda de un dragón. Girando a la derecha tendremos dos opciones, continuar por el sendero (15 min. hasta la cima) o seguir por el cordal. En nuestro caso continuamos por el cordal, para disfrutar de unas mejores vistas y coronar la Punta Sur (2347m.) primero. Desde la Punta Sur, bajar hasta el sendero y solo cinco minutos para coronar la Punta Norte o cima del Castillo de Achert (2384m.).
 
Primera vista al cruzar el paso.
Acher058
 
Hacia la Punta Norte
Acher061
 
..y la Punta Sur
Acher069
 
Acher072
 
Pico Ñetera
Acher074
 
Secús y Bisaurín
Acher077
 
Lenito desde la cima
Acher080
 
El sendero que rodea la Punta Sur
Acher093
 
Cima de Achert o Punta Norte
Acher089
 
 
  Para la vuelta empleamos el mismo camino, aunque habría muchas opciones de alargar la ruta si quisiéramos: hacer la circular por todas la puntas del Castillo, subir al Secús por Taxeras…
 
Y a la vuelta…
 
Un árbol caído en el bosque
Acher110
 
Oza y Chipeta al fondo.
Acher111
 
Achert desde Oza
Acher112
 
Una parada en el camino, en el pantano de Yesa
Acher114