Posts etiquetados ‘corres’

Tras unos años recorriendo los montes centenarios de Alava, llegó el gran día para mí; el día de completar la lista con la última cima: el Mantxibio, en Izki. Aunque es una modesta cima, era especial por ser la última, y por ello me busqué a dos compañeros especiales también, Mikel y Kepa. Para que la vuelta fuese un poco más completa, decidimos subir a Gaztelua, Soila y Gustaldapa también; partiendo desde Corres. Así nos quedaría una circular de 14km y apenas 700 metros de desnivel positivo.

Mapa.

Mapa.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

El 4 de Octubre de 2014, nos acercamos a Corres tomando la A-3136 en Maeztu. Decidimos dejar el coche en el amplio parking que hay bajo la ermita de La Peña, junto al área recreativa. Los primeros pasos nos llevan hacia el pueblo, para tomar el camino que pasando junto a la iglesia, lleva al cementerio (S). Pronto termina el hormigón y seguimos la pista que se dirige al collado entre Soila y Gaztelua. Tras girar a la derecha en una bifurcación, entramos en el bosque para abandonar enseguida el sendero principal; tomando otro que a nuestra derecha lleva a la cima de Gaztelua adentrándose en el robledal. Llegamos a una horcada donde encontramos la primera trepada que hay que superar para llegar a esta cima, es sencilla y con buenos agarres. Después pasamos junto a los restos del antiguo castillo que hubo aquí y llegamos a la segunda trepada, que se encuentra justo antes de la cima. Esta otra es algo más complicada, sobre todo para destreparla, ya que no se ven los apoyos para los pies y hay poco sitio donde agarrarse con las manos. Tras superarla alcanzamos el precioso buzón (Gaztelua, 867m.) colocado por los foreros de Mendiak.net, con buenas vistas sobre la proa del Soila.

Vemos nuestros dos primeros objetivos desde el punto de partida.

Vemos nuestros dos primeros objetivos desde el punto de partida.

Dejamos atrás la iglesia y el pueblo.

Dejamos atrás la iglesia y el pueblo.

Abandonamos el sendero principal para continuar hacia Gaztelua.

Abandonamos el sendero principal para continuar hacia Gaztelua.

Llegamos a la primera trepada.

Llegamos a la primera trepada.

Parte de la antigua muralla.

Parte de la antigua muralla.

Kepa en la segunda trepada.

Kepa en la segunda trepada.

Posible aljive del castillo.

Posible aljive del castillo.

Buzón de Gaztelua.

Buzón de Gaztelua.

Soila desde la cima.

Soila desde la cima.

Regresamos a la horcada, para encontrar a nuestra derecha una resbaladiza bajada que ataja hacia el camino que une Corres con Antoñana. Seguimos el sendero (E-SE) para pasar junto a un mirador con vistas a Muela y continuamos descendiendo hasta llegar a la próxima bifurcación en la que optaremos por la senda de la izquierda. Poco más adelante una barrera de madera con un punto amarillo, nos indica que deberemos ascender atravesándola para dirigirnos a la Senda del Agin; llamada así por pasar junto a un tejo centenario. A medida que ganamos altura se llega a una innecesaria cuerda que ayuda a encaramarse a la pared y se continúa por una faja equipada (S) con pasamanos, para salir a la meseta superior. El sendero paralelo al cortado, nos guiará hasta el ojo natural del Soila y pocos metros después, al vértice y buzón (Soila, 994m.). En la cima nos pasamos un buen rato almorzando y conversando con un entendido en la toponímia de la zona; encuentros de este tipo suelen ser realmente enriquecedores, la verdad.

Inicio del resbaladizo atajo.

Inicio del resbaladizo atajo.

Paso entre las rocas.

Paso entre las rocas.

Panorámica hacia el balcón desde donde se ven Muela, Peña del Santo y Gaztelua.

Panorámica hacia el balcón desde donde se ven Muela, Peña del Santo y Gaztelua.

Subimos por la Senda del Agin.

Subimos por la Senda del Agin.

El tejo centenario.

El tejo centenario.

El sendero avanza pegado a la pared.

El sendero avanza pegado a la pared.

Ojo de Soila.

Ojo de Soila.

Llegamos a la cima de Soila.

Llegamos a la cima de Soila.

Mantxibio a la iquierda y Gustaldapa a la derecha.

Mantxibio a la iquierda y Gustaldapa a la derecha.

Izki visto desde Soila.

Izki visto desde Soila.

Nuestro siguiente objetivo es llegar a Gustaldapa, que no es tarea fácil… Regresamos por el sendero que vinimos hasta encontrar un punto en el que se bifurca y desciende a la izquierda; luego al llegar a un campo abierto, lo abandonamos y continuamos hacia el norte. Aquí comienza un tramo de casi 3km que a medida que avanzamos resulta más salvaje. A ratos seguiremos trazas dejadas por el ganado, pero otras iremos bosque a través por donde mejor podamos, y casi al final nos pegaremos al cortado para terminar alcanzando la cima de Gustaldapa (935m.), donde no hay buzón ni vértice.

Bajamos por el sendero hasta llegar a campo abierto.

Bajamos por el sendero hasta llegar a campo abierto.

Después la cosa se complica.

Después la cosa se complica.

Ahora seguimos el cortado hacia Gustaldapa.

Ahora seguimos el cortado hacia Gustaldapa.

Vemos Arburu al arrimarnos al cortado.

Vemos Arburu al arrimarnos al cortado.

En lo alto de Gustaldapa.

En lo alto de Gustaldapa.

La bajada la hacemos accediendo a una vaguada que hay unos metros más adelante que la cima; se desciende en línea recta a través de ella (SW) y luego hay que atravesar unos campos para llegar a la pista que sale a la carretera en el Alto de La Mina (810m.). Justo en este punto, se encuentra al otro lado del asfalto la senda que asciende al cordal somital del Mantxibio. Cuando el camino deja de ser evidente, ganamos altura por el hayal guiados por nuestro instinto, en busca de la mayor cota. Así iremos dibujando un giro hacia el sur y terminaremos encontrando el buzón del Mantxibio (937m.), colocado por la Manuel Iradier en 1975; y mi último centenario alavés. Estallo de alegría con un grito “Tomaaaaa!!!”, tenía ganas de acabarlos… y lo celebramos compartiendo una botella de cava entre los tres; bajando con una “ración doble de alegría” de la cima.

Bajada al Alto de La Mina.

Bajada al Alto de La Mina.

Al otro lado del asfalto la senda asciende al cordal.

Al otro lado del asfalto la senda asciende al cordal.

Mantxibio, último centenario alavés.

Mantxibio, último centenario alavés.

Buzón del Manuel Iradier.

Buzón del Manuel Iradier.

El descenso se realiza siguiendo el cordal al sureste; si bien en la cima no habíamos disfrutado de vistas, tras descender unos metros alcanzaremos el vértice geodésico, donde sí que las hay. A continuación se llega a un collado donde se gira a la derecha, y se sigue por el sendero que desciende junto a la pared de Peñarroya. La Senda Larrabila nos guiará así por el hayedo hasta regresar a Corres por la parte alta del pueblo, y ya calle abajo, al área recreativa.

En el vértice sí que hay vistas.

En el vértice sí que hay vistas.

Bajaremos a la par de Peñarroya.

Bajaremos a la par de Peñarroya.

La pared de Peñarroya.

La pared de Peñarroya.

Siguiendo la Senda Larrabila.

Siguiendo la Senda Larrabila.

Atravesamos las calles de Corres.

Atravesamos las calles de Corres.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8591149

Anuncios

Soila y Muela desde Bujanda.

Publicado: 4 octubre, 2010 en Araba
Etiquetas:, , , , , ,
Hoy toca visitar el parque natural de Izki, donde habita uno de los mayores marojales de toda Europa. Nuestros objetivos: Soila y Muela, dos montes con forma de proa de barco separados por el río Izki. 17Km y poco más de 800 metros de desnivel positivo a través de un recorrido que nos guardará más de una sorpresa.

Mapa 1

Mapa 2

Perfil de la ruta.

El mejor punto de partida para esta circular lo encontramos en Bujanda. Allí encontramos la senda homónima al pueblo, que se dirige a Corres (W-NW); caminamos por élla durante poco más de medio kilómetro y tomamos la bifurcación que encontramos a mano derecha. Así, tras cruzar el río Izki; nos adentramos en un prado, en el que nace un sendero a nuestra izquierda, junto a un curioso pivote.

Salimos de Bujanda.

Tomamos el desvío para llegar al canal.

  Alcanzamos el antiguo canal de agua que baja desde la presa de Aranbaltza y lo seguimos (W-NW) hasta encontrar una amplia senda a nuestra derecha. Ascendemos por este cortafuegos con unas vistas inmejorables sobre la peña Gaztelua y Soila hasta enlazar con otra senda, después llaneamos (N) y al enlazar con otra pista (728m.), descendemos a mano derecha hasta llegar a una bifurcación señalizada.

Caminamos junto al canal.

Por el camino las vistas son inmejorables a Gaztelua y Soila.

Continuamos la marcha por el bosque.

  Es en este punto donde optamos por ascender a la izquierda, tomando la famosa Senda del Agin; que se llama así por pasar junto a un viejo y peculiar Tejo (agina). La pendiente se torna bastante más pronunciada y en ocasiones encontramos escaleras hechas con troncos, para ayudarnos en nuestra progresión. Tras superar el Tejo, llegamos al tramo final, donde encontramos una cuerda a modo de pasamanos que realmente está de sobra. Una vez en el cresterío, seguimos hasta la cima pasando primero por el Ojo del Soila. Llegamos a la cumbre después: Soila (993m.).

Tomamos la Senda del Agin

Las escaleras nos ayudan en la progresión.

El Tejo (Agin).

Nos podemos ayudar de una soga.

Llegamos al pasamanos, innecesario.

Vamos acercándonos al cortado.

Ojo del Soila.

Foto de cima: Soila

   Ahora debemos descender a Corres y para ello seguiremos un sendero casi inexistente, al borde del barranco, teniendo que abrirnos paso entre los arbustos (W). Esta opción es un tanto “complicada”, así que los menos aventureros tienen la opción de volver hacia la senda del Agin y coger un camino que baja hacia Corres.Terminaremos llegando al collado situado entre la peña Gaztelua y el Soila, donde se encuentra el sendero que lleva al pueblo. Una vez en Corres, vamos hacia la parte baja del pueblo (SW); para llegar a la zona recreativa que hay junto a las increibles paredes. Una paradita aquí para reponer el agua y comer algo, y continuamos la marcha cruzando el río, hacia el Sur.

Descendemos junto al cortado, hacia la peña Gaztelua.

Cruzamos una pedrera antes de alcanzar el camino a Corres.

Entramos a Corres por la Iglesia.

Un trago de agua en el area recreativa.

Cruzamos el río.

  Tras llanear un poco, encontramos a la izquierda la senda que lleva al portillo de La Casilla; la cual debemos seguir. Un cómodo ascenso con vistas al Soila, nos lleva hasta un nuevo cruce señalizado; tomando el desvío a la derecha, nos adentraremos en un precioso hayedo que culminará en el portillo de La Casilla (965m.). Este es un perfecto mirador sobre la Sierra de Cantabria, pero nuestro objetivo nos espera a nuestra izquierda; y no queremos hacerle esperar.

Tras llanear, tomamos la bifurcación.

El día nos acompaña.

Por el hayedo.

Llegamos al portillo, nuestro objetivo a la vista.

Vistas a la Sierra de Cantabria.

  El camino a la cima es evidente y la coronamos sin problemas: Muela (1.055m.), el verdadero punto culminante parece encontrarse unos metros más al Oeste que el buzón. Para el regreso tenemos que volver al portillo y allí coger el sendero que desciende hacia San Román de Campezo (SW). Una vez en el pueblo, seguimos por pista (E) hasta enlazar con la carretera A-3136 y caminamos por élla durante un kilómetro hasta encontrar las marcas del GR-1. Después el sendero balizado nos llevará a las cercanías de nuestro punto de partida: Bujanda, principio y final de la aventura.

Ascendemos hacia la cima, con la Peña del Santo detrás.

En la cima de Muela.

Abandonamos el pueblo por pistas.

Una mirada a Muela.

Continuamos por el GR para volver a Bujanda.

El track lo tenéis en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1220312