Posts etiquetados ‘iturrieta’

Con la intención de conseguir algunas de las mejores panorámicas sobre la Reserva de la Biosfera de Urdaibai, preparamos una circular por algunas de las cimas que cobijan a Bermeo en sus faldas. Con el bocinero monte Sollube como punto culminante de la jornada, recorremos 28km con 1250 metros de ascenso acumulado, en un día que la niebla y las nubes nos dejaron sin el mejor aliciente de esta vuelta, las vistas del estuario. Joseba “Igertu”, nativo de la zona, nos acompañaría en los primeros kilómetros a Jose, Mikel y el que suscribe; ayudándonos a conocer mejor los caminos de la zona y contándonos alguna que otra anécdota. Nada mejor que poder compartir una ruta con alguien que conozca el lugar y nos enseñe sus singularidades.

Mapa.

Mapa.

Perfil.

Perfil.

Entre el campo de fútbol y el cementerio de Bermeo (Bizkaia), hay un buen aparcamiento con zona de autocaravanas; ese será nuestro punto de inicio. Damos los primeros pasos junto a la carretera que lleva al cabo Matxitxako (W); es fin de semana y son fiestas de Mundaka, y una pareja nos sorprende en una cercana campa dando muestras de la fogosidad con la que se vive la fiesta…
Al encontrar a nuestra izquierda la pista del barrio de Arene, abandonamos la carretera. Pronto llegamos a la bifurcación en la que nos encontramos con Joseba y giramos a la derecha; entrando en un camino de monte. En el próximo cruce se opta por la senda que asciende a la izquierda, pasando junto a una gran cruz y atravesando un curioso pinar.

Pasamos junto a una cruz.

Pasamos junto a una cruz.

Avanzamos por un curioso pinar.

Avanzamos por un curioso pinar.

Al salir a un cruce, continuamos ascendiendo siguiendo la línea del GR-98 (vuelta a Urdaibai), GR-123 (Bizkaiko bira) y PR-BI179 (“Tras los pasos de San Juan”); la pendiente se acentúa y después se tumba al girar hacia el mar. Rodeando el Burgoa por su cara oriental, alcanzamos el collado y recorremos los metros finales hacia nuestra primera cima: Aznabarra. Al llegar al cercado que protege la antena, cruzamos un paso habilitado y la vamos rodeando hasta encontrarnos con el hito que indica la máxima cota (434m.).

Cruzando el paso en Aznabarra.

Cruzando el paso en Aznabarra.

Parece que esto es la cima.

Parece que esto es la cima.

La niebla nos priva de las vistas que podríamos tener hacia Gaztelugatxe o Matxitxako, así que no dudamos en regresar hacia el collado por el que vinimos y seguir la línea del gasoducto (S) que lleva directamente a la cercana cima de Burgoa (451m.). En lo alto, junto al vértice, un gran muro de piedras sirve de cobijo.

Camino a Burgoa.

Camino a Burgoa.

Cima de Burgoa.

Cima de Burgoa.

Foto de equipo.

Foto de equipo.

Tras bajar por un resbaladizo sendero (S), progresamos entre pinares paralelos a la pista, por un sendero que va acompañado de los postes del gasoducto de Enagas. Nos despedimos de Joseba, que tiene tareas que hacer en el caserío Igertu, y dejamos el suelo pavimentado a nuestra izquierda para ascender por la trialera que lleva a la cima de Garbola. Al llegar al alto, nos desviamos a la derecha entre helechos en busca del buzón (477m.), escondido en medio de un joven pinar.

Seguimos el gasoducto.

Seguimos el gasoducto.

Una mirada a la costa, la niebla nos estropea la foto.

Una mirada a la costa, la niebla nos estropea la foto.

Buzón de Garbola.

Buzón de Garbola.

Una vez más siguiendo la hilera de postes amarillos, descendemos y continuamos la marcha por el cordal que lleva a lo alto del puerto de Sollube; pasando junto a lo que parece una capea. Al salir a la carretera junto al restaurante, tomamos la carretera BI-4207 que lleva hasta el mismo Sollube. Al encontrar una pista a nuestra izquierda, la seguiremos, ascendiendo al Truende (416m.) donde hay una gran cruz en recuerdo a los hechos allí acontecidos durante la guerra civil.

Camino al puerto de Sollube.

Camino al puerto de Sollube.

Hay que rezar al santo para acceder a la capea...

Hay que rezar al santo para acceder a la capea…

“Reliquias” a poca distancia del restaurante.

Cruz de Truende.

Cruz de Truende.

Un sendero desciende después al collado de Arranotegi (388m.), donde cruzamos la carretera para tomar una vez más la línea del gas y remontar el cordal (SW) pasando por la loma de Atxazpi/Atxagana (505m.). Descendiendo al siguiente collado, visitamos el dolmen de Sollube (completamente tapado) e iniciamos el fuerte ascenso a la antecima de Sollube, conocida como Iturrieta. Una vez superada la fuerte pala, atravesamos el pinar de nuestra izquierda para llegar a la ikurrina situada en la cima (661m.).

El sendero vuelve a la carretera.

El sendero vuelve a la carretera.

Subiendo la trialera que lleva a Atxazpi.

Subiendo la trialera que lleva a Atxazpi.

Pasamos por la cima de Atxazpi casi sin enterarnos.

Pasamos por la cima de Atxazpi casi sin enterarnos.

Dolmen de Sollube.

Dolmen de Sollube.

Seguimos el “gasbidea” para afrontar la gran cuesta que lleva a Iturrieta.

Ikurrina de Iturrieta.

Ikurrina de Iturrieta.

Poco nos queda para llegar al objetivo principal de la jornada. Atravesamos el prado (SW) y remontamos hacia las antenas que comienzan a aparecer entre la densa niebla. Rodeando los repetidores por la derecha, la misma pista nos lleva al buzón del Sollube (684m.); decidimos quedarnos a escasos metros del mismo para almorzar, mientras observamos como varios ciclistas se esfuerzan en llegar a lo más alto. Además de ser uno de los montes con mayor cantidad de antenas que se pueda encontrar, también es uno de los montes bocineros donde se solían hacer hogueras y tocar el cuerno para llamar a las juntas generales.

Por el prado hacia Sollube.

Por el prado hacia Sollube.

Entre la niebla asoman las antenas de Sollube.

Entre la niebla asoman las antenas de Sollube.

Buzón y antena en Sollube.

Buzón y antena en Sollube.

Tras la charleta y el picoteo, arrancamos de nuevo abandonando la pista para dirigirnos al resto de antenas que se encuentran al sureste. Un batido sendero desciende a una zona de esparcimiento con mesas y un divertido cartel que recuerda a los montes bocineros; no podemos evitar el sacarnos una foto en el mismo… Luego se gira a la izquierda por una pista que rodea el Sollube por su cara oriental, la cual seguimos para alcanzar el cordal que se extiende hacia el estuario de Urdaibai. Así, girando a la derecha al llegar a los 550m. de altura, avanzamos por la pista que atraviesa el alto de Munarrinagusi (540m.) casi sin darnos cuenta.

Zona recreativa.

Zona recreativa.

Yo soy “bocinero”.

A escasos metros de Munarrinagusi.

A escasos metros de Munarrinagusi.

Dejamos a nuestra izquierda lo que parecen los restos de un antiguo poblado en restauración, y comenzamos a perder altura por un amplio prado (E-SE) con amplia panorámica. Luego el sendero se adentra en un pinar y gira al noreste, para terminar saliendo a una pista cerca de una granja de gallinas. Por la izquierda de la granja un antiguo sendero baja hasta Urkiobe, donde se sigue primero a la derecha y a la izquierda después, para llegar a la bifurcación donde comienza el ascenso a Katillotxu. Así pues, sobre la altitud de 250 metros, encontramos a nuestra izquierda la senda que asciende entre eucaliptos y lleva a un alto (306m.), donde a pocos metros a nuestra derecha se encuentra el dolmen de Pakotene, del que ahora sólo quedan dos losas verticales. Tras la visita al monumento prehistórico, regresamos al camino y tomamos el sendero que remonta el cordal siguiendo el GR-38 (Ruta del Vino y el Pescado). No tardaremos en coronar el Arribieta (326m.), donde se encuentra el túmulo de Katillotxu II. Siguiendo el sendero se llega en pocos minutos más a la cima de Katillotxu (336m.), coronada por los túmulos de Katillotxu I (dolmen neolítico) y Katillotxu V (dolmen megalítico).

¿Antiguo poblado?

¿Antiguo poblado?

Entramos al prado que tenemos que atravesar.

Entramos al prado que tenemos que atravesar.

Bonita estampa.

Bonita estampa.

Entramos en el bosque.

Entramos en el bosque.

Tomamos el camino junto a la granja de gallinas.

Tomamos el camino junto a la granja de gallinas.

Bajando a Urkiobe con Katillotxu de frente.

Bajando a Urkiobe con Katillotxu de frente.

Es un sendero con cierto encanto.

Es un sendero con cierto encanto.

Entre eucaliptos camino a Arribieta.

Entre eucaliptos camino a Arribieta.

Dolmen de Pakotene.

Dolmen de Pakotene.

Tomando el sendero somital.

Tomando el sendero somital.

Katillotxu II.

Katillotxu II.

Vistas del cordal recorrido desde Katillotxu.

Vistas del cordal recorrido desde Katillotxu.

Dólmenes de Katillotxu.

Dólmenes de Katillotxu.

Foto de equipo en Katillotxu.

Foto de equipo en Katillotxu.

Sin olvidarnos de sacar la foto de cima y de la isla de Izaro, continuamos con nuestra andadura hacia Bermeo (N-NW) por el GR-38. Perdemos altura hasta que llegamos a un depósito de agua, allí tomamos la pista y nos situamos bajo el alto de Gaintxu; el cual nos decidimos a coronar. Remontar la breve ladera y llegamos a la cima (193m.) de este perfecto mirador sobre Bermeo.

Continuamos hacia Bermeo.

Continuamos hacia Bermeo.

Panorámica desde la cima de Gaintxu.

Panorámica desde la cima de Gaintxu.

Volviendo a la pista, la utilizamos para bajar al barrio de Demiku (118m.); donde giramos a la izquierda (W) caminando entre antiguos caseríos, para tomar el sendero que desciende y se sitúa paralelo a un arroyo. Este camino lleva por el barrio de Kurtzio al mismo puerto de Bermeo. Ahora gracias a las recomendaciones de Joseba, vamos a regresar al coche realizando una visita turística de Bermeo. Así, nos dirigimos al parque y después ascendemos por el casco viejo pasando por la plaza en la que se encuentran un antiguo kiosko musical y una imponente iglesia. De allí subimos a la puerta de San Juan, cruzando bajo su arco y siguiendo el camino a nuestra derecha después, para situarnos en un mirador sobre las lonjas del puerto. Luego por el paseo hacia la punta Talaipe y allí girar a la izquierda pasando junto a un parque con mesas y baño incluido; tras este, salimos directamente al cementerio y al aparcamiento donde iniciamos la ruta.

Escudo en un caserío de Demiku.

Escudo en un caserío de Demiku.

Pareja de felinos.

Pareja de felinos.

Sendero que nos acerca al barrio de Kurtzio.

Sendero que nos acerca al barrio de Kurtzio.

Llegamos al centro de Bermeo.

Llegamos al centro de Bermeo.

Iglesia y kiosco en lo antiguo.

Iglesia y kiosco en lo antiguo.

Puerta de San Juan.

Puerta de San Juan.

Llegamos a un mirador sobre el puerto.

Llegamos a un mirador sobre el puerto.

La gente se baña en el extremo del cabo...

La gente se baña en el extremo del cabo…

Así finaliza esta gran circular, ideal para conocer las inmediaciones de Bermeo y Sollube, y rica en miradores del estuario de Urdaibai.

Track en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10860996

El track en Ibilbideak:

 

Nuestra intención era conocer los Montes de Iturrieta y para ello, realizamos una circular partiendo desde Egileor que completa el cordal que va de Arrigorrista a Marabileta. Aunque el frío, la niebla y el viento nos acompañaron durante los 23km de esta ruta, resultó ser una actividad muy completa con el premio final de poder acercarnos a visitar el dólmen de Sorginetxe.

Mapa 1.

Mapa 2.

Perfil.

Con 2ºC en el termómetro, partimos de Egileor por la carretera que lo une con Alangua. Tras un kilómetro nos encontramos cruzando las silenciosas calles del pueblo y nos dirigimos a la iglesia, junto a la cual nace el camino que asciende hacia el Puerto Viejo (SE). Esta era la vía que se utilizaba antiguamente para llegar al otro lado de la sierra, cuando no existía el puerto de Opakua. Cuando llegamos a lo alto del puerto, cruzamos la alambrada y giramos inmediatamente a la derecha para buscar el sendero que se encarama a la cresta del Arrigorrista, cruzando un hayedo.

El camino comienza junto a la iglesia de Alangua.

El sendero se ha convertido en un camino de hielo.

Tras la alambrada, giramos a la derecha en lo más alto.

La nieve hace acto de presencia llegando a la cima.

En la cima (Arrigorrista, 1.153m.) encontramos alguna estela del Club Manu Yanke; pero hoy por desgracia la niebla nos oculta las vistas sobre la llanada. Sin parar casi, continuamos por el cordal hacia el Suroeste. Tras salir del bosque, ganamos altura disimuladamente en el Alto de Alangua (1.093m.) y continuando adelante junto al cortado que deja adivinar el vacío entre la niebla, llegaremos al buzón de Larredez o Atxuri (1.103m.). El fuerte viento helador crea una capa de escarcha sobre nosotros (-3ºC), por lo que es imposible alargarse en la parada.

Buzón de Arrigorrista.

Foto de cima.

Avanzamos junto al cortado.

Bosque.

El frío y la humedad crean una capa de escarcha sobre nosotros.

Llegando al alto de Alangua.

Cima de Larredez.

A la altura de la peña Katarri (1.091m.) encontramos marcas de PR que nos ayudan en nuestra orientación entre la densa niebla. Posteriormente, siguiendo al Oeste; pasamos por Peña Redonda (1.074m) primero y Peña del Cura (1.069m.) después; donde unos preciosos cortados se dejan adivinar entre la bruma; justo cuando pasamos junto a un puesto palomero.

Marcas de PR cerca de Peña Katarri.

Nos acercamos a los cortados de Peña Redonda.

Dejamos atrás el puesto palomero.

Perdemos altura para acercarnos al puerto de San Juan; aquí una cruz recuerda el lugar donde se situaba la antigua ermita. El cordal nos obliga ahora a ascender hacia el Adaleku, pasando por los restos del dólmen de San Juan, en pleno camino. La cima del Adaleku (1.080m.) se encuentra tapada por las hayas y el sendero la evita llevándonos después a través de un hayedo.

Bajamos hacia el puerto de San Juan.

Una cruz junto al puerto.

Y la que hace referencia a la antigua ermita.

Restos del dólmen.

Buscamos el sendero junto a la cima de Adaleku.

Atravesamos el bosque.

Mirada atrás.

La siguiente cima es la de Soil (1.108m.), un raso sin buzón ni vértice; por lo que pasa casi desapercibida para nosotros y continuamos la marcha hacia el Santa Elena. Tras un breve repecho nos presentamos en la cima (1.112m.), donde encontramos buzón, vértice y una cruz en memoria de otra ermita que existió en esta cima. Foto de cumbre y volvemos a descender hacia el puerto de Luzcando, el cual utilizaremos más tarde para volver a Egileor. Pero ahora debemos ir rodeando las que son las tierras de labrado más altas de la provincia y así acercarnos primero al saliente de Larrintxu (1.046m.), balconada desde donde ya podemos ver Zorrikobaso y Marabileta, nuestras últimas cimas del día.

Cima de Santa Elena.

Foto de certificación.

Descendemos hacia los campos de labrado.

Larrintxu.

La mirada puesta en el Zorrikobaso.

Tras superar la pendiente, pasamos por la cumbre de Zorrikobaso (1.085m.), tapada por el bosque también; y después salimos a la pista que lleva a la antena del Marabileta (1.088m.). Con esto terminamos la parte del cordal que queríamos realizar, y por lo tanto, volvemos sobre nuestros pasos hasta el pto. de Luzcando.

Antena de Marabileta.

Comenzamos el descenso por el pto. de Luzcando.

El descenso por el puerto nos lleva hasta una balsa en un agradable paseo; y tras ésta nace una pista que nos lleva a la carretera A-3110. Tras un centenar de metros giramos a la derecha hacia Alaiza y desde el pueblo continuamos por la solitaria A-4141 que en un par de kilómetros nos deja en Egileor, nuestro punto de partida.

Camino a la balsa.

Visitamos Sorginetxe tras la vuelta.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1464607