Posts etiquetados ‘legutio’

24 de Octubre de 2015, mi compañero Mikel anda dándole fuerte a la BTT últimamente y nos proponemos seguir completando tramos de la Trans Euskal Herria BTT; en esta ocasión completaremos el tramo que va desde Ubidea a Legutio. En este caso resulta fácil enlazar el comienzo y el final comenzando desde el mismo Legutio, realizando una ruta circular de 49km y 1100 metros de desnivel acumulado. El camino nos guiará por bosques pincelados por los colores del otoño y rincones tan peculiares como el Balcón de Urkiola o el embalse de Albina.

mapagenerallegutio

Mapa general.

mapa1legutio

Mapa 1.

mapa2legutio

Mapa 2.

mapa3legutio

Mapa 3.

mapa4legutio

Mapa 4.

perfillegutio

Perfil de la ruta.

Legutio (550m) es nuestro punto de partida en esta mañana de otoño, la mejor época para realizar la ruta. Como nuestra intención es recorrer la mayor distancia posible de la TEH, seguimos la carretera que cruzando el embalse de Urrunaga lleva hasta Ubidea (N-240). Son cerca de 8km que vienen bien para calentar las piernas, aunque podríamos evitar la carretera si quisiéramos a través de los montes Aiaogana y Esnauritzagana.

imgp3933

Legutio.

imgp3934

Cruzaremos el puente sobre el embalse.

Poco después de dejar a nuestra izquierda el cruce para entrar en el barrio San Juan de Ubidea, nos encontramos a la derecha la pista por la que debemos ascender en fuerte pendiente hacia el caserío de Goikoetxe. Al llegar al mismo, la pista continúa a la derecha, cruzamos una valla y en la siguiente bifurcación giramos a la izquierda; siguiendo la senda que asciende al precioso collado de Eskortalekueta (740m.); situada entre los montes Motxotegi y Esnauritzagana, testigos de la Guerra Civil. De hecho, en los bosques del segundo, aún se puede encontrar la punta de una bayoneta clavada en un haya.

imgp3937

Ubidea.

imgp3939

En Goikoetxe, a la derecha.

imgp3940

Vistas hacia Gorbea.

imgp3941

Cruzamos una valla.

imgp3944

Collado de Eskortalekueta.

A continuación se desciende (NE) hacia la cola del pantano de Urrunaga, y avanzamos por pista, con el barrio Mekoleta a nuestra derecha, hasta alcanzar el área recreativa de Presazelai. Este área, asentada en las orillas del río Urkiola, se encuentra envuelta en un acogedor hayedo trasmocho, provisto de mesas , asadores y fuentes. Atravesando el parque hacia oriente, tomamos un bonito sendero que junto al río, nos guiará hasta la entrada de Otxandio; precioso pueblo que bien merece una parada para fotografiar e incluso tomarse un caldo para entrar en calor. Salimos del pueblo por Samartoi Kalea, cruzando sobre el río Urkila. Poco a poco el camino va girando al norte y se convierte en sendero en el que predominan los pinos en un principio. Después, ganando altura de una forma constante pero moderada, el haya se apodera del territorio en el que nos encontramos con algunos seteros. Preciosos bosques nos acompañan en nuestro camino a Urkiola, a donde llegaremos por medio de una de las pistas que atraviesan la ladera occidental de Urkiolagirre, después de haber remontado todo el cordal desde Otxandio.

imgp3946

Bajamos hasta la cola del embalse de Urrunaga.

imgp3948

Presazelai.

imgp3949

Otxandio.

imgp3950

Volvemos a entrar en monte después de dejar Otxandio atrás.

imgp3954

Es temporada de setas y se nota.

imgp3955

Seguimos el cordal hacia Urkiola.

panosaibi1

Vistas hacia la zona del Saibi.

El Santuario de Urkiola está dedicado a los Santos Antonios (Abad y de Padua), y algunos sitúan la construcción de la primera ermita entre los siglos VIII y IX, aunque el santuario actual data del s.XX. Es de remarcar, que su situación coincide con el centro geográfico de la CAV y en su entrada, se encuentra una roca que muchos afirman es un trozo de meteorito, al cual la creencia popular le asigna el poder de conseguir marido a las mozas solteras si dan vueltas alrededor de la misma. Unos metros al norte de la entrada del santuario, se encuentra el conocido Balcón de Urkiola con sus tres cruces, el cual no dudamos en visitar. No hay mejor panorámica de las cumbres del Duranguesado que desde aquí: Mugarra, Untzillatx, Astxiki, Alluitz y Anboto en una misma secuencia de fotos; nos sentimos envueltos en un mar de caliza.

imgp3961

El Santuario de Urkiola y el “meteorito”.

imgp3967

Balcón de Bizkaia.

panomirador1

Balcón de Urkiola y las peñas del Duranguesado.

Pero hay que proseguir con nuestro camino, para lo cual volvemos a la zona de aparcamientos. Ahora la ruta original continúa por la pista que rodea el Urkiolagirre por su cara meridional, hacia Asuntze. Pero queremos darle un toque de dureza y nos decidimos a ascender por la “pindia” ladera herbosa que lleva hasta la cima del mismo (1008m). Es una subida que se hace dura, pero el premio de tener una de las mejores fotografías del Anboto lo merece.

imgp3985

Foto de cima en Urkiolagirre, punto culminante de la ruta.

panourkiolamendi1

Panorámica de Anboto desde Urkiolagirre.

Un rápido descenso nos sitúa en el collado (876m) desde el cual se sigue en ascenso la pista, junto a las faldas del Anboto. Tras dejar a nuestra derecha el alto de Arluziaga y antes de llegar a Pagazelaiburu, tomamos a la derecha el camino que utilizaremos para comenzar el camino de regreso; el cual enfila hacia el sur y nos adentra en un robledal donde se produce un estallido de colores que nos recuerda la época en la que nos encontramos. La belleza de este tramo es tal, que resulta abrumadora. Paralelos al arroyo de Oleta, se llega al pueblo homónimo; luego se sigue la carretera BI-3941 hasta la curva en la que nos encontramos con las instalaciones del parque de aventura de “Hontzaextrem”.

imgp3992

Bajo el Anboto.

imgp3993

Comienza la explosión de colores.

Aquí abandonamos el asfalto para cruzar el arroyo y adentrarnos en otro precioso sendero que atraviesa el hayal rodeando las instalaciones del parque. De esta forma saldremos a una pista que seguiremos hacia el sureste durante unos kilómetros, para enlazar con la carretera del puerto de Kurtzeta. Al salir a la carretera, la seguimos unos metros a la izquierda, para tomar el primer cruce que encontraremos a nuestra derecha; camino forestal que lleva a la cola del embalse de Albina. Ahora rodeamos todo el embalse, por un húmedo camino que nos llevará hasta la misma presa. Saliendo del bosque, ya sólo nos quedará rodar por la pista que lleva hasta Legutio, nuestro punto de partida.

imgp3996

Rodamos junto a las tirolinas.

imgp3997

Instalaciones del parque de aventura.

El track en Mugibili: http://mugibili.euskadi.eus/mugibili/view.do?id=55882

El track en Wikiloc: https://www.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=13188183

Para más información de Trans Euskal Herria: https://transeuskalherria.wordpress.com/

Vamos a recorrer en esta ocasión, unos montes que fueron de gran importancia en las batallas del Cinturón de Hierro. 14Km a través de los montes Jarindo, Maroto, Izuskitza y Albertia; recordando frentes de famosos comandantes y caminando por los restos de trabajadas trincheras. Casi 700 metros de desnivel positivo acumulado para cerrar una circular con unos bosques llenos de belleza y tranquilidad.

Mapa.

Perfil.

Desde Legutiano se accede al embalse de Albina, el cual será nuestro punto de partida. Junto al puesto de AMVISA, a la par de la presa, encontramos un pequeño aparcamiento donde dejar el coche. Los primeros pasos nos llevan paralelos al embalse por la amplia pista, dirección al barranco del río Pagola; y tras recorrer el primer kilómetro, llegamos a un cruce en el que seguimos por el camino de nuestra izquierda.

Embalse de Albina.

Empezamos junto al edificio de AMVISA.

Por la pista, paralelos al embalse.

Por este camino llegamos a una barrera que avisa de la presencia de perros, aunque tampoco hay que hacerle mucho caso. Cruzamos, y comenzamos a ascender por el descampado primero, y por el camino después. Poco a poco vamos superando los casi 300 metros de desnivel que nos separan de nuestra primera cima y al final coronamos la cumbre: Jarindo (896m.), cumbre más elevada de los montes de Arlaban. Las vistas desde esta cima son para disfrutar, ya que podemos ver los embalses de Albina y de Urrunaga, el Gorbea, la zona del Duranguesado…

La barrera y el cartel que anuncia precaución.

Mirada atrás al Albertia.

Por el camino que lleva hacia el Jarindo.

Abandonamos la pista para ascender directos a la cima.

Una mirada hacia la zona del Duranguesado.

Foto de cima en Jarindo.

Otra de la cima.

Hace un viento que no deja estar mucho en la cima, así que seguimos unos metros el cordal y nos adentramos en el pinar (S). El camino continúa hasta toparnos de frente con una alambrada llena de palets de madera, que debemos cruzar (S-SE). Aquí se inicia la fila de puestos palomeros que nos acompañará a lo largo del cordal hasta llegar a Maroto. A la vez que volvemos a caminar por pista, atravesamos un bosque de cipreses que no nos dejará indiferentes. Cuando termina el bosque de coníferas, al llegar a un alto (835m.), giramos a la derecha y buscamos la cima entre la maleza: Maroto (864m.), única cumbre en territorio Guipuzcoano y que debe su nombre a un general Carlista.

El paso que debemos cruzar.

Comienzan los puestos palomeros.

Entre cipreses.

Aquí abandonamos la pista para acceder a la cima de Maroto.

Foto de cima en Maroto.

De vuelta a la pista, caminamos siguiendo las marcas de GR en leve descenso. Tras casi dos kilómetros, abandonaremos la pista para seguir por otra a nuestra derecha (SW) y en esta ocasión las marcas que nos guían serán de color blanco, rojo y amarillo. Nos adentramos en un curioso bosque de hayas trasmochas, cuando ya dejamos el GR de lado y seguimos solamente las marcas de PR (blanco-amarillo). Después, tras un breve repecho, salimos a campo abierto en la cima de Izuskitza (805m.), a esta también le viene el nombre de un antiguo comandante. Además del buzón, toparemos con un monumento “requeté” recordando las batallas de la Guerra Civil; que en nuestro caso lo usaríamos para comer el hamaiketako protegiéndonos del viento.

Seguimos la "tricolor".

Avanzamos hacia el hayedo.

Encontramos curiosos ejemplares en el bosque.

Ahora por el PR hacia Izuskitza.

Caminamos entre hayas trasmochas.

Izuskitza.

Toca continuar hacia Albertia, y para ello regresamos una decena de metros atrás y seguimos la línea de mugarris hacia el noroeste, a través del hayedo; unas marcas de pintura rosa fugsia nos guían. Después el camino gira bruscamente al suroeste(745m.) para luego descender al barranco de Neberako Arrue. Nada más llegar al fondo del barranco, giramos a la derecha para cambiar de vertiente y encontrar el sendero que en fuerte pendiente sube hasta los restos de la casa forestal.

Siguiendo las marcas fugsias.

El camino gira al suroeste.

Hacia el barranco de Neberako Arrue.

Cambiamos de vertiente para subir por un sendero de fuerte pendiente.

Un viejo árbol nos sirve de referencia.

Salimos a la pista junto a los restos de la casa forestal.

En este punto encontramos la senda que asciende por toda la cuerda del Albertia y que en algo más de kilómetro y medio nos deja en la conocida Campa de Las Manzanillas (770m.). En este lugar encontramos un monumento en recuerdo a la “Batalla de Villarreal”, que hace honor a los gudaris fallecidos en la lucha contra las armadas franquistas. A partir de aquí remontamos un bello hayedo hasta coronar la cima: Albertia (868m.). En la cumbre además de varios buzones, nos encontramos con un monumento que conmemora a los gudaris de Eusko Abertzale Ekintza (EAE o ANV), el que fuera el primer partido abertzale de izquierda.

Monumento en la Campa de Las Manzanillas.

Remontamos el hayedo.

Cima de Albertia.

Si foto= si cima.

Tras sacarnos las fotos en la “poblada” cima, buscamos el sendero que continúa (W-NW) en el sentido de la marcha y se adentra en el precioso hayedo de la loma Oeste del Albertia. Cuando nos situamos en la cota de 780m., decido abandonar el camino y girando a la derecha (E-NE) atravieso la ladera para encajonarme en el barranco y probar un descenso diferente a lo normal. Tras perder unos 40 metros de altura, llego hasta lo que parece un depósito o caseta de llave de agua; y al otro lado encuentro el inicio de un camino que me llevará directo a la presa de Albina. Tras algo más de medio kilómetro de bajada, se llega al coche con muy buen sabor de boca.

Nos adentramos en el hayedo.

Pasamos junto a la caseta.

Debemos cruzar el arroyo.

La senda que nos lleva de vuelta a Albina.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2240735