Posts etiquetados ‘sierra de cantabria’

Nos acercamos una vez más a la Sierra Cantabria o de Toloño a tachar unos cuantos montes centenarios. Sabemos que esta sierra nunca defrauda, y además el buen tiempo está asegurado, así que el éxito será inevitable. 13Km y 800 metros de desnivel para recorrer el cordal que va desde el Recilla hasta el Castillo de Vallehermosa.

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil del recorrido.

Perfil del recorrido.

Nuestro punto de partida en esta ocasión es el cementerio de Pipaón (835m.). Empezamos siguiendo el GR-1 (E-SE) bajo la atenta mirada del cordal que vamos a recorrer. Al llegar a una barrera, la cruzamos y seguimos ascendiendo por la pista (NE) hasta encontrar el cartel que indica la subida al Semendia a nuestra izquierda. Un sendero algo difuso al principio y unos hitos nos guiarán hacia la cercana cima; aunque según ganamos altura, la espesura del boj y un laberinto de senderos entre puestos de caza, nos complicarán la tarea. Finalmente alcanzamos la cima: Semendia (1.042m.).

Cruzamos la langa.

Cruzamos la langa.

Por la derecha volveremos después, a la izquierda el sendero de ascenso a Semendia.

Por la derecha volveremos después, a la izquierda el sendero de ascenso a Semendia.

Nos guiamos con los hitos.

Nos guiamos con los hitos.

Sierra Cantabria durante la subida a Semendia.

Sierra Cantabria durante la subida a Semendia.

Cima de Semendia.

Cima de Semendia.

Descendemos al collado de Semendia (930m.) para volver a tomar el GR-1; la senda gira hacia el Sur y comienza a ganar altura entonces. Las marcas blancas y rojas nos adentran en un precioso hayedo; cuando llegamos a un cruce de caminos junto al refugio del Estillar (1.025m aprox.), continuamos a la derecha, por el GR. Más arriba encontramos otra bifurcación en la que abandonamos el GR para seguir ascendiendo hacia el collado situado entre el Recilla y el Cervera.

Volvemos a la pista del GR.

Volvemos a la pista del GR.

Entramos en un precioso hayal.

Entramos en un precioso hayal.

El refugio que vemos a nuestra izquierda

El refugio que vemos a nuestra izquierda

Un sendero que recuerda los tiempos del mercadeo nos lleva hasta lo alto del puerto (1.270m.), donde giramos a la izquierda siguiendo el sendero que se ha abierto paso entre el brezo, para atacar nuestro objetivo principal por un canal en medio de la roca. Un entretenido ascenso nos sitúa en la vistosa cima del Recilla (1.381m. según el catálogo de cimas). Desde aquí las vistas a la famosa cresta del Palomares son sorprendentes, pero hoy no tenemos suerte, la niebla asciende desde el valle y no nos deja apreciarla…

Ascenso por caminos arrieros.

Ascenso por caminos arrieros.

Cervera desde el collado.

Cervera desde el collado.

El sendero se abre paso hacia el Recilla.

El sendero se abre paso hacia el Recilla.

El cresterío del Palomares se encuentra tapado...

El cresterío del Palomares se encuentra tapado…

Cima de Recilla en primer término y Cervera detrás.

Cima de Recilla en primer término y Cervera detrás.

Regresando al collado, emprendemos el ascenso a la tercera cima del día por el único sendero que se abre paso entre el boj. No tardamos mucho en coronar otra conocida cima: Cervera (1.387m.). Cima centenaria de forma redondeada con un buzón del Gasteiz. Mirando hacia atrás vemos como la niebla ha levantado y las vistas hacia el Recilla y Palomares son impresionantes…

Mirada atrás, la niebla ha levantado.

Mirada atrás, la niebla ha levantado.

Foto de cima en Cervera.

Foto de cima en Cervera.

Ahora dejando a nuestra derecha la depresión o poljé de Vallehermosa, seguimos la sencilla cresta que nos separa de Peña Artesilla (1.341m.). Tras un kilómetro de cordal aproximadamente llegamos a la cima, donde encontraremos el que seguramente será uno de los buzones más trabajados de Euskal Herria, con forma de mendizale.

El poljé visto desde Cervera.

El poljé visto desde Cervera.

Dejamos atrás el Cervera.

Dejamos atrás el Cervera.

Progresando por el cordal.

Progresando por el cordal.

Junto al buzón de Peña Artesilla.

Junto al buzón de Peña Artesilla.

Siguiendo unos metros más la cresta, encontramos un pequeño destrepe a nuestra derecha; por donde bajamos para alcanzar el sendero. Avanzamos pegados a la pared y ascendemos, aunque casi llaneando a la cercana cima de Peña Roja (1.284m.). Desde aquí la Peña Artesilla resulta ser una gran mole.

Pequeño destrepe.

Pequeño destrepe.

Bajamos pegados a la pared.

Bajamos pegados a la pared.

Camino a Peña Roja.

Camino a Peña Roja.

Peña Artesilla desde el collado que la separa de Peña Roja.

Peña Artesilla desde el collado que la separa de Peña Roja.

Foto de cima en Peña Roja.

Foto de cima en Peña Roja.

Mirada atrás desde Peña Roja.

Mirada atrás desde Peña Roja.

Buzón de Peña Roja.

Buzón de Peña Roja.

Regresando unos metros atrás, vemos una vez más como el sendero baja pegado a la pared. Lo seguimos atravesando el campo de boj, hacia el otro lado de la depresión; y poco a poco nos vamos acercando a la que será la última cima del día. En un momento dado (cota 1.205m.), vemos como a nuestra izquierda hay una fuerte rampa de tierra bastante pisada, y a nuestra derecha un sendero difuso que desciende hacia el hayal. Pues bien, por la rampa ascenderemos hacia el Castillo de Vallehermosa, y por la derecha iniciaremos el descenso después. Tras un breve pero fuerte ascenso, coronamos la cima (1.256m.); donde se situó un destacamento en la última guerra Carlista. Las vistas al Eskamelo nos tientan a sumar una cima más, pero la dejamos para otra ocasión, ya que no nos hemos documentado para ello.

Peña Roja y Peña Artesilla detrás.

Peña Roja y Peña Artesilla detrás.

Castillo de Vallehermosa con Eskamelo detrás.

Castillo de Vallehermosa con Eskamelo detrás.

Superamos la rampa de tierra.

Superamos la rampa de tierra.

Parada en el camino para admirar lo que hemos dejado atrás.

Parada en el camino para admirar lo que hemos dejado atrás.

metros finales del ascenso.

metros finales del ascenso.

Buzón del Castillo de Vallehermosa.

Buzón del Castillo de Vallehermosa.

Eskamelo queda cerca.

Eskamelo queda cerca.

Foto de cima.

Foto de cima.

Tal y como hemos comentado, descendemos por el sendero que se adentra en el hayedo (NW); en línea recta hasta alcanzar una pista (1.130m. Aprox.). Giramos entonces a la derecha y la seguimos; llegará un punto en el que desaparece la senda, pero si seguimos de frente perdiendo un poco de altura, enseguida alcanzaremos otra pista. Tras casi 3 tranquilos kilómetros a través del hayedo, terminaremos llegando al cruce donde iniciamos el ascenso al Semendia; y de aquí al cementerio en un abrir y cerrar de ojos. Otra gran circular para la “huchaca”.

Descendemos por el hayedo.

Descendemos por el hayedo.

Continuamos por la senda.

Continuamos por la senda.

Llegamos a la pista que nos lleva hasta el cementerio.

Llegamos a la pista que nos lleva hasta el cementerio.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3809506

Anuncios
   Vámonos a hacer una circular con bastante sensación aérea, ¿y qué mejor sitio para ello, que la Sierra de Cantabria? San Tirso y la Peña del León serán testigos de una ruta inolvidable, pero ojo, que con el suelo húmedo y viento, se puede convertir en un infierno… y ese fue nuestro caso. 16Km y 1.100 metros de desnivel positivo son las cifras a tener en cuenta en esta ocasión.

Mapa 1

 

Mapa 2

 

Perfil

Desde Bernedo arranca una pista que lleva a la ermita de Okon, encontramos una zona de acampada con asador y fuente en el que será nuestro punto de partida. En las cercanías del santuario encontramos un cartel que indica el inicio de nuestra ruta hacia San Tirso. En los primeros metros el camino coincide con el PR de la Ruta de los Caleros y la Carbonera.

Ermita de Okon

Senda inicial.

 

Enseguida llegamos a un cruce en el que giramos a la derecha, y después iremos ganando altura por un hayedo cubierto de boj; en esta larga subida iremos dejando a nuestra izquierda los cruces al Puerto Nuevo y al Puerto Palo. Poco después de empezar a ver las primeras carboneras, bastante arriba ya; encontramos un cruce con un poste caído, a la derecha indica hacia San Tirso, nuestra dirección a seguir.

En el cruce a la derecha.

Por el hayedo cubierto de boj.

Dejamos a nuestra izquierda el Pto. Palo

Alcanzamos el cordal y tras dejar a nuestra derecha el sendero que lleva a la fuente de Los Cazarros; aparece entre la húmeda niebla que nos tenía engullidos el Bonete de San Tirso. Esta increíble mole dispone de antiguas vías de escalada de V+/6a con spits; pero en nuestro caso nos dirigimos a una chimenea en la cara norte que une el bonete con otro bloque. Iniciamos una escalada de II grado, pero está todo muy resbaladizo, completamente mojado… y tras subir un par de metros me veo obligado a bajar por no conseguir un apoyo seguro… quedará para otra ocasión.

Aparece el Bonete entre la niebla.

Chimenea por la que intento trepar.

Desde el Bonete el sendero continúa por la cara Norte del San Tirso, y es entonces cuando encontramos “empotrada” en la pared la famosa ermita. Decido hacer una larga parada en su resguardo, para ver si para el viento y levanta la niebla; pero no tenemos la suerte de lado y hay que continuar la marcha. El sendero trepa entre la roca ahora, con el suelo mojado resulta muy resbaladizo; aunque en seco no tendría mucho misterio. No tardamos mucho en coronar la primera cima del día: San Tirso (1.334m.).

Llegamos al resguardo de la ermita.

El sendero trepa por la roca mojada.

Cima de San Tirso.

Aunque la niebla nos rodea, el camino no tiene pérdida ya; solo debemos seguir la cresta en dirección Suroeste. El viento sopla con fuerza en ocasiones en este tramo, y nos obliga a tomar el sendero que va por la ladera sur a ratos. Justo antes de llegar a la cima de la Peña del León encontramos uno de los pasos más estrechos de la cresta, pero lo superamos sin problemas alcanzando el buzón: Peña del León (1.394m.).

Tramo final hacia la Peña del León.

Foto de cima.

Una mirada atrás.

  Continuando por el cordal, el camino está cada vez más mojado; llegamos a un estrecho paso por la arista y damos los primeros pasos sobre la resbaladiza roca; un golpe de viento me hace perder el equilibrio… un aviso y no más, en seco sería un paso sencillo; pero hoy no es el día de jugársela, así que me veo obligado a hacer un rodeo por la ladera Sur, que tampoco será demasiado sencillo debido al boj y la pendiente (este tramo lo tenéis corregido en el track para seguir por la cresta).

Avanzamos por el cresterío.

No hay pérdida.

El viento azota con fuerza, tendremos que evitar este paso.

  Una vez vuelto al cresterío, avanzo por él hasta llegar a un hayedo antes del puerto de Lagrán. El sendero se bifurca en dos y cojo el de más abajo, adentrándome en el bosque. En el fondo del hayedo se puede ver un amplio camino, atajo hasta él y no tardo en encontrar la señalización de los GR´s 1 y 38. Nosotros continuamos por el GR-1 hacia Bernedo, faltan 8,3km.

Entramos en el hayedo.

Llegamos al cruce con señalizaciones de GR.

En el siguiente cruce que encontremos, optamos por la derecha y después siempre de frente hasta llegar al cruce que a nuestra derecha asciende hacia San tirso denuevo. La mejor opción es tomar este camino, que nos lleva (ascenso) por los restos de una antigua cantera hasta enlazar con el camino que utilizamos al inicio de la jornada. Una vez estemos en la senda inicial, solo tendremos que bajar hasta regresar a la ermita de Okon.

En esta bifurcación por la derecha.

Vamos ganando altura denuevo.

Giramos 180º para ascender hacia San Tirso.

Restos de la cantera.

Volvemos a la ermita.

Al final del día el tiempo levanta, el Bonete y San Tirso se despiden de nosotros.

El track lo tenéis en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=1302297