Urarte-Belabia-Markinez (Ruta de los eremitorios)

Publicado: 2 enero, 2014 en Araba
Etiquetas:, , , , , , , , , , ,

Ibilbide interesgarria Markinez inguruko eremitorioak ezagutzeko. Urarten hasita, La Lucíako sakanetik Belabiara igoko gara Botondelako gailurretik pasata eta hiru eremitorio ikusita. Jeitsiera Gurtatiako sakanetik egingo dugu beste eremitorio batetik pasata. Handik Markinez-era joango gara eta eliza atzean dauden eremitorioak bisitatuko ditugu. Ondoren San Juan-eko baselizatik pasata (XIII. mendea), Peña del Castillo izeneko monolitora joango gara, bere gailurrera igotzeko II. mailako trepadatxoa eginez. Hurrengo pausua haitz hauen artean doan bidezidorra jarraitu eta Espinal/Beolarra mendira zuzen igotzea izango da. Gailurretik izen bereko baselizara joango gara eta pista jarraituz Urarteraino itzuliko gara.

Volvemos otra vez más a Izki para realizar la que consideramos como “Ruta de los Eremitorios”; en la cual partiremos de Urarte para coronar la cima del centenario Belabia y conocer varias de estas excavaciones ancestrales, a lo largo de 18km y 700 metros de desnivel positivo. Una vuelta que aunque suave, resulta interesante.

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

La carretera A-3134 nos lleva hasta la entrada del pueblo de Urarte; en nuestro caso, sin entrar al pueblo, dejamos el coche al otro lado de la carretera junto a una cruz. Dejando a nuestra izquierda calvario y cementerio, seguimos la pista (S) para cruzar el río Molino y continuar de frente sin coger la senda homónima. Poco después encontramos a nuestra izquierda un camino agrícola que se adentra en el barranco de La Lucía, el cual será el que seguiremos en nuestro caso.

Tras esta cruz dejaremos el coche.

Tras esta cruz dejaremos el coche.

A la izquierda dejamos el cruce de la senda del Molino.

A la izquierda dejamos el cruce de la senda del Molino.

Aquí abandonamos la pista.

Aquí abandonamos la pista.

Avanzamos por el barranco de La Lucía.

Avanzamos por el barranco de La Lucía.

Aproximadamente tras recorrer 1,5km por este camino, nos encontraremos con los dos primeros eremitorios de la jornada; cuevas artificiales utilizadas para diversos usos a lo largo de la historia: casa de frailes, de gente “non grata” para el pueblo, o de cualquier otro que aprovechaba las ventajas de la roca. Para visitar estas cavidades, habremos tenido que pegarnos a la pared de nuestra izquierda, si bien después tendremos que volver al camino de La Lucía. Poco más adelante, cuando un precioso hayedo nos abruma a nuestra derecha; giramos la cabeza a la izquierda para ver lo que parece ser otro eremitorio. Una gran mole de roca con una pequeña ventana que delata ser artificial; nos acercamos a élla entre la argoma para comprobar que sin cuerdas no somos capaces de encontrar una posible entrada.

Primer eremitorio del día.

Primer eremitorio del día.

Segundo eremitorio.

Segundo eremitorio.

Interior del segundo eremitorio.

Interior del segundo eremitorio.

A la altura del hayal giramos la mirada a la izquierda.

A la altura del hayal giramos la mirada a la izquierda.

Ascendemos hacia el tercer eremitorio, solo accesible con cuerdas.

Ascendemos hacia el tercer eremitorio, solo accesible con cuerdas.

De regreso al camino una vez más, atravesamos el bosque llegando a una bifurcación en poco menos de medio kilómetro, en la cual optamos por ascender a la derecha (S-SW) a través de un descampado. Este camino nos llevará a lo alto del cordal, donde seguimos a la izquierda (E) para cruzar lo que se denomina como Cerro de San Cristóbal (928m.). Así llegaremos al portillo Larraurena (913m.); donde tomamos el sendero que rodea el Botondela por el sur. En un momento dado buscaremos el acceso a la cima a nuestra izquierda, al adivinar una traza de hierba pisada; y tras superar el repecho coronamos el alto (Botondela, 948m.) sin vistas ni buzón.

Atravesamos el bosque.

Atravesamos el bosque.

Mirada atrás mientras subimos a lo alto del cordal.

Mirada atrás mientras subimos a lo alto del cordal.

Colocamos un hito en lo que sería el Cerro San Cristóbal.

Colocamos un hito en lo que sería el Cerro San Cristóbal.

Un vistazo a la Sierra Cantabria desde el collado de Larraurena.

Un vistazo a la Sierra Cantabria desde el collado de Larraurena.

Subimos a la cima de Botondela por donde mejor podemos.

Subimos a la cima de Botondela por donde mejor podemos.

Cima de Botondela.

Cima de Botondela.

Buscamos el mejor camino a través del hayal para descender al portillo de Itxilarra (NE). Atravesamos otro prado y seguimos la senda que surca la loma de Gurtatia; no tardaremos en abandonarla para buscar a nuestra derecha la cima principal de la jornada: Belabia/Engua (971m.), con vértice y buzón.

Itxilarra.

Itxilarra.

Por el hayal de Gurtatia.

Por el hayal de Gurtatia.

Abandonamos la senda para subir al Belabia.

Abandonamos la senda para subir al Belabia.

Vértice y buzón de Belabia.

Vértice y buzón de Belabia.

Foto de equipo.

Foto de equipo.

Ya toca regresar, así que descendemos por el sendero (NW) que nos llevará hasta una bifurcación, frente a un pequeño alto; en la que seguiremos por la senda Botondela (izquierda) para descender al barranco de Gurtatia. Una serie de monolitos con curiosas formas amenizarán nuestra marcha, mientras perdemos altura hasta enlazar con el camino que hay en el fondo del valle. Así cruzaremos un prado en el que hay unas estacas colocadas de forma estratégica para trabajar el ganado, y tomaremos la senda que pasa bajo unas grandiosas peñas. Este camino pasa junto a otro eremitorio, tal vez más completo que los anteriores. La pista continúa dando un amplio rodeo, y al llegar a una pronunciada curva a izquierdas, nos salimos por un sendero que a la derecha ataja hasta Markinez.

Llegamos al cruce, aquí a la izquierda.

Llegamos al cruce, aquí a la izquierda.

Curiosos monolitos nos rodean.

Curiosos monolitos nos rodean.

Dan rienda suelta a la imaginación.

Dan rienda suelta a la imaginación.

Continuamos perdiendo altura entre monolitos.

Continuamos perdiendo altura entre monolitos.

Dejamos atrás los monolitos.

Dejamos atrás los monolitos.

Bajamos hacia el fondo del barranco.

Bajamos hacia el fondo del barranco.

Llegamos a un prado con estacas colocadas de forma estratégica.

Llegamos a un prado con estacas colocadas de forma estratégica.

Unos grandes peñascos nos ensombrecen.

Unos grandes peñascos nos ensombrecen.

Otro eremitorio, más trabajado que los anteriores.

Otro eremitorio, más trabajado que los anteriores.

Interior.

Interior.

Camino a Markinez.

Camino a Markinez.

Al llegar a Markinez, visitamos las otras cuevas que hay detrás de la iglesia. Saldremos del pueblo siguiendo el cauce del río(NE), pero sin cruzarlo hasta llegar a la altura de la ermita de San Juan. En este momento cruzamos tanto río como carretera para visitar el santuario del s.XIII. y continuamos atravesando el campo de cultivo que hay a la derecha para llegar hasta la Peña del Castillo. Veremos como este monolito estuvo fortificado en su día, y además encontraremos una escalera de caracol tallada en su interior. Para alcanzar la cima encontramos un sendero en su cara Norte que lleva a una trepada escalonada (II); la cual superamos para disfrutar de las vistas ( Peña del Castillo, 746m.).

Cuevas artificiales tras la iglesia.

Cuevas artificiales tras la iglesia.

Tumbas antropomorfas en su interior.

Tumbas antropomorfas en su interior.

Abandonamos el pueblo siguiendo el cauce del río.

Abandonamos el pueblo siguiendo el cauce del río.

Ermita de San Juan.

Ermita de San Juan.

Cruzamos el campo de cultivo para ir a la Peña del Castillo.

Cruzamos el campo de cultivo para ir a la Peña del Castillo.

Otra perspectiva de la peña.

Otra perspectiva de la peña.

En busca del acceso a la cima.

En busca del acceso a la cima.

Trepada (II).

Trepada (II).

Foto en lo alto de la Peña del Castillo.

Foto en lo alto de la Peña del Castillo.

Tras bajar del monolito, seguimos varias trazas de senderos que nos guían a través del resto de peñas, en las que abundan las cuevas artificiales. Al situarnos a la altura de la cima de Espinal, decidimos atacarla por la vía directa; afrontando una dura pendiente sin camino evidente. De esta forma coronamos la cima (Espinal/Beolarra, 857m.); por llamarla de alguna forma, y después nos dirigimos a la cercana ermita homónima(s.XIII.).

Toca destrepar.

Toca destrepar.

Avanzamos entre el resto de peñas.

Avanzamos entre el resto de peñas.

Camino a la ermita de Beolarra.

Camino a la ermita de Beolarra.

Comemos un aperitivo en el solitario santuario para afrontar el tramo final de nuestra ruta. No hay pérdida para lo que nos resta de camino, seguimos la pista hacia el Suroeste hasta enlazar con la carretera A-3134 y caminando por esta llegaremos de vuelta a Urarte en ligero descenso. Fin de trayecto.

De vuelta a Urarte.

De vuelta a Urarte.

Track en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5869931

Track en Ibilbideak:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s