Archivos de la categoría ‘Navarra’

En octubre del 2015 me animé a quedar una vez más con los compañeros que han hecho posible la travesía de Euskadi en BTT; en esta ocasión para realizar la etapa nº 7 que va de Doneztebe a Hondarribia siguiendo la Vía Verde del Bidasoa. Esta vía verde, que hace de frontera con Francia en buena parte, recupera parte del trazado del “Tren Txikito”; el cual circuló entre Irun (Gipuzkoa) y Elizondo (Nafarroa) del año 1916 a 1956. El desnivel curiosamente es negativo, ya que vamos de la montaña al mar; por lo que los 55km de ruta serán un auténtico paseo a la vera del río.

mapaBidasoa1

Mapa 1

mapaBidasoa2

Mapa2

mapaBidasoa3

Mapa 3

mapaBidasoa4

Mapa 4

mapaBidasoa5

Mapa 5

mapaBidasoa6

Mapa 6.

Gracias a la organización de la web de www.euskadienbtt.com , un autobús de Sportbus nos llevaría a Doneztebe (Nafarroa) y nos recogería después en Hondarribia (Gipuzkoa). Paramos en el polígono industrial y después de sacar las bicis del remolque, nos dirigimos al centro de la acogedora villa a calentar nuestros estómagos con un buen café; la excusa perfecta para darse una vuelta y conocer el pueblo. Una vez entrados en calor, ponemos rumbo al norte en busca de la Vía Verde del Bidasoa; tomando el camino que se abre paso por el barranco que separa los montes Axkin y Oteitzoiana. Así, a escasos metros del Bidasoa, paralelos al mismo por su margen izquierda, rodamos los primeros kilómetros atravesando túneles y esquivando los cientos de “herizos” que han caído de los castaños.

IMGP3848

Calles de Doneztebe.

IMGP3854

Río Bidasoa.

IMGP3855

Cruzamos túneles siguiendo la vía verde.

IMGP3857

Encontraremos varias presas como esta en el camino.

Al llegar a Sunbilla, junto al puente, se sigue de frente y el camino se separa un poco del río; pero pronto volveremos a rodar junto a él. Poco más adelante se pasa junto a una casa rural en la que hay una fuente muy bonita de la que podremos coger agua. Así continuamos por sombra en la mayor parte del recorrido, dejando a ambos lados los accesos a pueblos como Berrizaun, Etxalar o Lesaka.

IMGP3871

Fuente junto a la casa rural.

Nuestra siguiente parada tiene lugar en Bera / Vera de Bidasoa, para lo cual abandonamos momentaneamente la vía verde (E) y acercándonos a los primeros edificios del pueblo, paramos en una pastelería que tiene una de las mejores variedades en bollería. Un placer para el paladar de golosos como yo… El GR-11 nos lleva después al centro del pueblo, donde no debemos perdernos la visita al ayuntamiento (edificio de estilo neoclásico, año 1776). Volviendo atrás sobre nuestra rodada medio kilómetro, tomamos la primera callejuela a la derecha y cabalgamos por un antiguo puente sobre el río Bidasoa (puente de San Miguel, vistas del monte Larhun), en el cual hay una lápida en recuerdo al capitán británico Daniel Cadoux; quién defendió con su vida este paso del ejercito de Napoleón cuando este ya estaba de retirada. Podéis encontrar más datos de este hecho histórico en http://arte-historia-curiosidades.blogspot.com.es/2013/06/batalla-puente-san-miguel-bera.html , os lo recomiendo.

IMGP3876

Entrando en Bera.

IMGP3879

Foto del equipo de Euskadi en BTT.

IMGP3881

Ayuntamiento de Bera.

IMGP3883

Iglesia de Bera.

IMGP3885

Puente de San Miguel.

IMGP3887

Lápida en recuerdo al capitán Daniel Cadoux.

IMGP3889

Observando el monte Larhun desde el puente.

Al otro lado del puente volvemos a sumarnos a la vía verde. Una vez más cruzaremos algún túnel, y dejaremos a nuestra izquierda las ermitas de Endarlatsa y San Miguel. El valle se va abriendo según vamos llegando a la costa; en Behobia cambiamos de margen y en la rotonda de la entrada tomamos la última salida para continuar por bidegorri junto al Bidasoa. Con el olor a salitre bañando nuestros cuerpos, nos encontraremos surcando la bahía de Txingudi camino a Hendaya; donde no dudamos en acercarnos hasta la playa, buen lugar para hacer otra parada.

IMGP3891

Salimos de otro túnel.

panohendai1

Por bidegorri junto al Bidasoa.

IMGP3898

Entrando en la bahía del Txingudi.

panohendai2

Panorámica del Txingudi desde la costa de Hendaya.

IMGP3909

Llegando a Hendaya, hay tiempo para echar unas risas.

panohendai4

En la playa de Hendaya.

panohendai5

Panorámica de la playa de Hendaya.

Retrocederemos hasta la estación de ferrocarril para cruzar la frontera y entrar a Irún pasando junto al pabellón del Ficoba. Iremos en busca de la N-638, carretera que nos guiará hasta Hondarribia, y allí subiremos hasta el conocido parador, situado en el castillo de Carlos V (s. X); parada obligatoria y fin de nuestra travesía. Curiosamente no nos resulta fácil conseguir pintxos para saciar nuestros estómagos en una de las plazas más fotografiadas de Euskal Herria; pero el colorido de las casas invita a relajarse en esta perfecta atalaya.

IMGP3923

Accediendo al casco histórico de Hondarribia.

panohondar1

El parador de Hondarribia.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=10979144

 

Tiempo hacía que quería conocer la sierra navarra de Lokiz; había observado en varios reportajes los impresionantes cortados que caen sobre el valle de Lana, y la tenía metida entre ceja y ceja. Diseñamos para ello esta inusual circular, que trata de enlazar las principales cimas que se pueden alcanzar desde Gastiáin, pasando por las zonas más accesibles del cortado. 24Km y cerca de 1000 metros de desnivel son los números a tener en cuenta para esta ruta que entre otros lugares, nos enseñará también el escondido valle colgado de Arnaba o Ernaba.

Mapa.

Mapa.

Perfil.

Perfil.

Dejando el coche junto a las antiguas escuelas, partimos hacia el extremo noroeste de Gastiáin, para cruzar la carretera y tomar la pista que se enfila hacia la sierra. Tras cruzar una barrera metálica, en la próxima bifurcación nos decidimos por la senda de la izquierda, la cual comienza a ganar altura repentinamente hasta llegar a otro remanso. Es entonces cuando un hito nos indica que debemos abandonar este camino, y seguir el sendero que se adentra en el cerrado bosque. Un pasillo se abre paso hasta situarnos bajo las paredes más occidentales de Lokiz; el sendero coge entonces una pendiente tan acentuada que hace casi imprescindibles los bastones.

Antigua maquinaria en Gastiáin.

Antigua maquinaria en Gastiáin.

Cruzamos la carretera y continuamos por la pista.

Cruzamos la carretera y continuamos por la pista.

Abandonamos el camino para adentrarnos en el bosque.

Abandonamos el camino para adentrarnos en el bosque.

Nos situamos bajo los muros más occidentales de Lokiz.

Nos situamos bajo los muros más occidentales de Lokiz.

La pendiente se vuelve pronunciada.

La pendiente se vuelve pronunciada.

Ganamos altura de forma rápida.

Ganamos altura de forma rápida.

Un hayedo nos da la bienvenida cuando estamos entrando en el valle colgado de Ernaba; el camino se vuelve un poco confuso aquí, pero lo mejor es seguir nuestro instinto. Al salir del bosque descubrimos el peculiar valle, salpicado por hayas y lleno de rocas desprendidas de las inmensas paredes que nos rodean . El sendero avanza hacia oriente, pasamos junto a una evidente grieta que podríamos utilizar para atajar hacia la cima de Arnaba (canal empinado); pero en este caso continuamos hasta el collado que separa dicha cima de la de Okomendia. Desde aquí retrocedemos por el cortado (W) para llegar al buzón que el CM Gasteiz colocó en la cima del Arnaba (1248m), y disfrutamos de bellas vistas sobre los cortados calizos y el valle de Lana.

Entramos en el hayedo.

Entramos en el hayedo.

Valle colgado de Arnaba.

Valle colgado de Arnaba.

Inmensas paredes nos vigilan.

Inmensas paredes nos vigilan.

Es un lugar mágico el valle de Arnaba.

Es un lugar mágico el valle de Arnaba.

Seguimos el sendero hacia el fondo del valle.

Seguimos el sendero hacia el fondo del valle.

Vemos el canal por el que se podría atajar.

Vemos el canal por el que se podría atajar.

Una mirada desde la salida del canal.

Una mirada desde la salida del canal.

Desde otra perspectiva se ve bastante “pindio”.

Buzón de Arnaba.

Buzón de Arnaba.

Fotografiando los cortados.

Fotografiando los cortados.

Aunque lo pueda parecer no estamos en otoño ni invierno.

Aunque lo pueda parecer no estamos en otoño ni invierno.

No podía faltar la foto de equipo en Arnaba.

No podía faltar la foto de equipo en Arnaba.

Cortados desde las inmediaciones de la cima de Arnaba.

Cortados desde las inmediaciones de la cima de Arnaba.

Regresando al collado, avanzamos (E) por el bosque en busca de la cercana cumbre de Okomendia/Montesanto (1258m.). En esta cima encontramos el vértice geodésico y un buzón de Bardulia Mendi Taldea colocado en el año 2008; las vistas son amplias, aunque no tan interesantes como las del Arnaba. Por ello continuamos la marcha hacia el cortado (SE) y pronto nos adentramos en un hayedo, en el cual se abre paso un canal entre las hayas, que seguimos en sentido descendente. Al salir a campo abierto, cruzamos una alambrada y vemos una curiosa loma al norte; lo cierto es que somos unos tachacimas, y no podemos evitar el ir a visitar esa loma que realmente no es reseñable. En pocos minutos la coronamos (1155m.); en los mapas se identifica como “Los Caracierzos” y queda situada entre Askitxa y Artatxueta.

Seguimos por bosque hacia Okomendia.

Seguimos por bosque hacia Okomendia.

Foto de equipo en Montesanto.

Foto de equipo en Montesanto.

Vistas desde la cima de Okomendia.

Vistas desde la cima de Okomendia.

El valle de Lana cuando volvemos al cortado desde Montesanto.

El valle de Lana cuando volvemos al cortado desde Montesanto.

Bajamos por el canal que se abre paso en el hayedo.

Bajamos por el canal que se abre paso en el hayedo.

Una loma nos llama la atención.

Una loma nos llama la atención.

En lo alto de Los Caracierzos.

En lo alto de Los Caracierzos.

Panorámica desde Los Caracierzos.

Panorámica desde Los Caracierzos.

Incorporándonos al plan inicial, seguimos la cuerda de la loma bajando al vallecito que nos separa de nuestra siguiente cima, y comenzamos a remontar el cordal del Artatxueta. A nuestra derecha quedará un pequeño pozo poco antes de que coronemos la cima, donde un hito marca la cumbre (1194m.). Es un buen lugar para tener otra perspectiva del Okomendia.

Dejamos un pequeño pozo a la derecha.

Dejamos un pequeño pozo a la derecha.

Cima de Artatxueta con Okomendia de telón de fondo.

Cima de Artatxueta con Okomendia de telón de fondo.

Bajamos de la cima para incorporarnos a la senda que atraviesa el valle y se dirige hacia los Corrales de Arriba. Tras cruzar el bosque y volver a campo abierto, seguimos la pista intentando no perder mucha altura; y una vez que las cimas de Zepoteta y Larraineta quedan a nuestra izquierda en perpendicular, tomamos el sendero que se dirige hacia ellas. Nos decidimos primero por ascender al Zepoteta, pasamos por el collado de San Saturnino y tras un breve pero pronunciado repecho, coronamos la cima (1082m.). En élla no hay nada, pero es un buen mirador.

Bajamos al camino que atraviesa el valle.

Bajamos al camino que atraviesa el valle.

Tomamos el desvío que lleva a Zepoteta y Larraineta.

Tomamos el desvío que lleva a Zepoteta y Larraineta.

Nos decidimos por atacar primero a Zepoteta.

Nos decidimos por atacar primero a Zepoteta.

Avanzamos hacia Zepoteta.

Avanzamos hacia Zepoteta.

En la cima de Zepoteta.

En la cima de Zepoteta.

Tras almorzar algo, regresamos al collado y atacamos directamente a la ladera que tenemos de frente (E-SE). Una buena pendiente que tiene recompensa en forma de buzón, ya que al llegar a lo más alto de Larraineta (1118m.) nos topamos con el depósito de tarjetas instalado por el Alpino Uzturre en el año 1990.

Volvemos hacia el collado para ascender a Larraineta.

Volvemos hacia el collado para ascender a Larraineta.

Buzón de Larraineta.

Buzón de Larraineta.

Siguiendo de frente, tomamos una pista y dejamos a nuestra derecha una cabaña metálica. Girando al sur perdemos altura y después seguimos la cuerda que se extiende al sureste. El camino nos llevará hasta el cuidado Corral de Ramiro, desde donde atacamos a la cima del Zikilamendi (1092m.); arriba encontramos buzón y un puesto de vigilancia contra incendios (observatorio de Viloria), además de una panorámica de 360º.

Por el camino, a lo lejos está Zikilamendi.

Por el camino, a lo lejos está Zikilamendi.

Corral de Ramiro.

Corral de Ramiro.

En la cima de Zikilamendi.

En la cima de Zikilamendi.

Puesto de vigilancia de Zikilamendi.

Puesto de vigilancia de Zikilamendi.

Panorámica desde el buzón hacia la zona recorrida.

Panorámica desde el buzón hacia la zona recorrida.

Toca regresar poco a poco hacia el punto de partida; volviendo al Corral de Ramiro, vamos en busca de la pista que hay al W-SW. Cruzamos un paso canadiense donde un cartel limita el paso a vehículos no autorizados; este es el camino que lleva a la ermita de San Cristóbal. Pero nosotros giraremos a la derecha en un cercano cruce y avanzando 200 metros más, abandonamos la pista y atravesamos el campo de nuestra izquierda. Durante poco más de medio kilómetro caminamos hacia poniente y después giramos al suroeste, para llegar directos a la cima de Irasabela/Peñalarga (1095m.); donde sin duda alguna encontramos una de las mejores vistas sobre el valle de Lana y los cortados de Lokiz.

Volvemos al Corral de Ramiro.

Volvemos al Corral de Ramiro.

Cruzamos el paso canadiense.

Cruzamos el paso canadiense.

Vamos hacia el cortado en busca de la cima.

Vamos hacia el cortado en busca de la cima.

Abrumadora panorámica desde Irasabela.

Abrumadora panorámica desde Irasabela.

Preciosas vistas del cortado camino al portillo.

Preciosas vistas del cortado camino al portillo.

Una vez que nos saciamos de fotografiar tan abrumador paisaje, progresamos junto al abismo, hacia occidente. Abriéndose un hueco entre la roca encontraremos el portillo de Narkue (1100m.); las piedras colocadas por el hombre para reforzar sus muros, nos hablan de la importancia que pudo tener este acceso en tiempos más gloriosos para la ganadería. El camino desciende hasta llegar a un repetidor sobre el pueblo de Narkue, y después se gira a la derecha para continuar por la cómoda senda que nos llevará de vuelta a Gastiáin.

Portillo de Narkue.

Portillo de Narkue.

Los muros de piedra sujetan el camino.

Los muros de piedra sujetan el camino.

Por la cómoda senda hacia Gastiáin.

Por la cómoda senda hacia Gastiáin.

Llegando a Gastiáin.

Llegando a Gastiáin.

Mirada atrás a la sierra.

Mirada atrás a la sierra.

Un recorrido un tanto peculiar; ideal para conocer esta sección de la sierra de Lokiz, que sin lugar a dudas, nos dejará un gran sabor de boca; on egin.

El track en Ibilbideak/Mugibili:

Y en Wikiloc:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=11140369

Hace varias semanas ya, me acerqué junto con Jose y Andoni a la ermita de Codés; con la intención de realizar una circular integral de la sierra homónima. Se trata de una exigente ruta que atraviesa la sierra de Kodes de Oeste a Este, cerrando el círculo después de 22km y 1,300 metros de desnivel acumulado; varias trepadas y parajes difíciles de encontrar en otros lugares, harán que nos quede un buen sabor de boca.Eso sí, pantalones largos obligados; a partir de Peña Gallet tendremos que cruzar un mar de boj…

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil del recorrido.

Perfil del recorrido.

Tal y como ya os he comentado, el punto de partida es la ermita de Codés, a donde se accede desde Torralba del Río. Allí mismo hay una buena fuente donde abastecerse, y también un Bar, aunque no sé cuando abre. Tras sacar unas bonitas fotos del lugar, buscamos un sendero con marcas del GR-1 a la izquierda del santuario (W-NW). Tras dejar a nuestra izquierda las cabañas del corral de Codés, se llega a una bifurcación en la que continuamos por la senda de la izquierda. Este camino se adentra en un bosque de encinas y carrasca, avanzando a media ladera hasta encontrarse de lleno con las “Dos Hermanas”. Hay una leyenda de estas curiosas formaciones, que según Mendikat cuenta que son las figuras petrificadas de dos hermanas de Uxanuri ( Genevilla ), trasformadas en piedra por invocación de su malvada madrastra al retrasarse en la llegada a casa en un día de fuerte tormenta.

Ermita de Codés.

Ermita de Codés.