Archivos de la categoría ‘Araba’

Cascada de Altube con niños.

Publicado: 27 junio, 2017 en Araba
Etiquetas:, , , ,

En esta ocasión os propongo un breve paseo a la que es conocida como la “cascada de Altube”, para realizar con niños. Apenas serán 3 kilómetros entre ida y vuelta para conocer este salto de agua que se esconde en el barranco abierto por el arroyo Corraladas, afluente del río Altube. Una auténtica joya alavesa, ideal para días de calor, ya que transcurre completamente a la sombra del hayedo. Son varios los accesos posibles para conocer la cascada, como por ejemplo el alto del puerto de Altube, un aparcadero cercano al PK 29 de la carretera A-624, o Beluntza. Pero nosotros hemos escogido el más corto de todos, para poder realizarlo con el peque de la casa sin problemas.

mapa

Dejamos el coche en la amplia explanada que hay en el PK 27 de la carretera del puerto de Altube (A-624), y seguimos la carretera en sentido ascendente hasta los cercanos caseríos de Etxebarria y Olabarrieta. Tras estos, se da inicio a la pista forestal que desciende hasta la misma vera del río Corraladas. Si queremos evitar estos primeros metros pegados a la carretera, hay hueco para un coche o dos al inicio de la pista.

El camino empedrado en un principio, pasa a ser de tierra cuando llegamos al fondo del barranco. El desnivel no es exagerado en esta bajada y el paseo resulta agradable a la sombra de las hayas; mientras el pequeño se entretiene con las ranas que saltan en los charcos. El río nos saluda con sus meandros, cuando debemos sortear un pequeño cauce, ya sea pisando las piedras más grandes o utilizando un pequeño puente de hormigón que tenemos a nuestra izquierda. A partir de aquí el sendero comienza a ganar altura muy suavemente, a la vez que va aumentando el estruendo del agua que nos hace presagiar la llegada a nuestro objetivo.

IMG_2266

IMG_2262

IMG_2267

IMG_2268

En un momento dado un estrecho sendero se desvincula de la senda principal a nuestra derecha, siguiéndolo unas decenas de metros llegamos a ese rincón tan peculiar en el que está ubicada la cascada de Altube; es impresionante. Una poza en medio de la soledad del bosque, y una cascada de unos 5m que invita a colocarse bajo su chorro refrescante. Hay que estar no sólo para verlo, sino que para sentirlo también. La paz que se respira es omnipresente, y no dudamos en parar a comer algo aquí, mientras relajamos nuestros cuerpos cuando disfrutan de tal obra maestra.

IMG_2271

IMG_2272

IMG_2273

IMG_2275

IMG_2277

IMG_2286

IMG_2288

IMG_2289

IMG_2291

IMG_2295
panocasc2

Una decena de fotos después, emprendemos la marcha para alargar solo un poco la ruta, siguiendo la senda hasta que llega a un escondido refugio y puente de hormigón. En este punto decidimos darnos la vuelta y regresar sobre nuestros pasos, mientras nos entretenemos por el camino con ranas, palos, piedras y todas esas cosas que hacen feliz a un niño, por insignificantes que nos puedan resultar en ocasiones… En ocasiones deseo volver a ser “niño montañero” para recuperar esa admiración hacia todo lo que nos rodea.

IMG_2302

IMG_2305

IMG_2309

El track: http://mugibili.euskadi.eus/mugibili/view.do?id=60214 (Mugibili)

https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18410465 (Wikiloc)

 

Situada en el sector más oriental de la Sierra de Artzena, se encuentra la ermita de Santa María de Mellera; colgada sobre la peña de nombre homónimo, es vigía del guarecido pueblo de Barrio (681m.). A la sombra del monte Cárabo y a 766 metros de altitud, contiene en su interior un retablo del siglo XVI y la talla de la Virgen, posiblemente del siglo XIII, que cuenta con peluca de pelo natural y brazos postizos. El topónimo de “Mellera”, dicen viene de la palabra “miel”, ya que en ese sitio crían las abejas desde tiempos remotos. Se trata de un lugar idílico, que invita a la meditación y que por su corta distancia con respecto al pueblo, se convierte en un perfecto paseo familiar. Y más ahora, que han limpiado la senda que asciende desde el mismo Barrio, y la han acondicionado con marcas y carteles.

mapamellera

Mapa.

panomellera3

Ermita de Mellera.

Con esta motivación, nos acercamos el verano de 2015 al pequeño pueblo de Barrio (Araba) en familia, aparcando junto a la iglesia de Santa María. A pocos metros de la iglesia seguimos unas escaleras que descienden hacia el arroyo y pasamos junto a un lavadero. Surcamos las calles entonces en busca del caserío más septentrional del pueblo, ya que a la izquierda del mismo se da comienzo al sendero que asciende a la ermita en poco más de un kilómetro.

img_4702

Bajamos las escaleras hacia el lavadero. Al fondo se observa el peñasco sobre el que se encuentra la ermita y el monte Cárabo tras él.

img_4703

Lavadero.

panomellera1

Inicio del camino y caserío a tener en cuenta.

Al inicio del camino acaban de colocar un poste con información de la ermita de Mellera, en el cual tengo la fortuna de que hayan utilizado una foto mía. En él se nos cuenta entre otras cosas que, se suelen realizar romerías en diferentes días del año desde las poblaciones de Villanañe, Villamaderne, Nograro y Barrio; por lo que es una ermita de mucha tradición. Comenzamos a ascender por la amplia senda bajo la sombra del pinar, mientras los piñones crujen bajo nuestros pies a cada paso. La pendiente es suave en su comienzo y ascendemos sin problemas (NW), acercándonos poco a poco a la inquietante pared sur de la Peña de Mellera, sobre la que descansa la ermita.

img_4708

Postes que indican el inicio del camino.

img_4710

Cartel explicativo.

img_4719

Avanzamos por el pinar.

Marcas blanqui-azules de pintura balizan el camino a la ermita. De pronto dejamos a nuestra derecha una plataforma de piedras y tierra, que se asimila a la repisa de una antigua carbonera. La pendiente se acentúa cuando estamos llegando a una barrera metálica, la cual deberemos cruzar, a nuestra derecha. Apenas 200 metros en suave subida (E) distan hasta la ermita ya, por un amplio camino. Al llegar al prado que antecede al santuario, un par de bancos de madera nos invitan a descansar y comer algo en el lugar. Habremos superado un desnivel positivo de un centenar de metros aproximadamente para llegar aquí. También subiremos por las escaleras que llevan a la entrada de la ermita de Nuestra Señora de Mellera, para cumplir con el objetivo de hoy; y los más aventureros, treparemos las rocas que hay tras ella y coronaremos la cumbre de la Peña de Mellera.

img_4726

Marcas blanqui-azules balizan el camino.

panomellera2

Dejamos a nuestra derecha lo que se parece a una plataforma de carbonera.

img_4733

La pendiente se acentúa antes de llegar a la barrera.

img_4743

El poste indica que debemos cruzar la barrera.

img_4745

Unos 200 metros quedan hasta la ermita.

img_4751

Saltamontes camuflado.

img_4752

Llegando al destino.

img_4754

Mojón en los alrededores de la ermita.

img_4764

Acceso a la ermita.

img_4767

Entrada.

img_4772

Colores de verano.

img_4777

Foto del retablo en la entrada.

El regreso lo realizamos por el mismo camino, aunque bien se puede realizar por la pista que baja a Barrio desde las cercanías de la barrera metálica, dando un poco más de rodeo. A la vuelta a casa un buen lugar para parar como fue en nuestro caso, es Espejo; con varios bares en los alrededores de la piscina natural que tienen en el mismo río Omecillo.

img_4788

Regresamos hacia la iglesia de Barrio.

img_4789

Detalle de un caserío.

Os dejo el enlace de una circular incluyendo la visita a la ermita, por si queréis algo más “completo”: https://elultimodestino.wordpress.com/2014/11/30/de-barrio-a-las-modestas-cumbres-de-arcena/

 

Aquí os va otra breve pero intensa vuelta de BTT; 31,5Km y 950 metros de ascenso acumulado que partiendo de Laudio, nos llevarán por los alrededores de la ermita de Sta. Lucía del Yermo y el monte Pagonabarra.

Mapa general.

Mapa general.

Detalle del mapa 1.

Detalle del mapa 1.

Detalle del mapa 2.

Detalle del mapa 2.

Perfil.

Perfil.

Desde el mismo centro de Llodio, frente al parque de Lamuza tomamos la calle que sube hacia la ikastola. Siguiendo esta carretera hasta su final, se llega al barrio de Lusurbeilanda; donde tomaremos el camino forestal que hay a nuestra derecha (W-NW) antes de alcanzar el último caserío.

Entre pinares ya, la pendiente se vuelve a acentuar y después de una curva de herradura, se llega a un bonito hayal; el verde primaveral hace acto de presencia aquí. Si en este pequeño bosque la pendiente se había tumbado un poco, ahora que debemos rodear el Atxandita por su vertiente occidental, se vuelve a pronunciar. Llegando al collado de Otsaurreta (434m.) podremos respirar de nuevo, ya que el camino se allana. En esta encrucijada, se toma la pista de la izquierda; la cual se abre paso a media ladera por la vertiente sur de los montes Goikogane, Mugarriluze y Kamaraka; hasta llegar al barrio de Isusi. Se trata de un camino que avanza en continuos sube-bajas, pero sin afrontar grandes desniveles; entre hayedos, pinares y antiguos castaños. Una gozada de camino para la BTT.

Poco antes de llegar a los caseríos de Isusi, encontramos a la derecha un sendero que se desvincula de la pista, pasando por encima de un antiguo calero. Lo seguimos para poder evitar durante unos metros la carretera que asciende a la ermita de Sta. Lucía; aunque no tardaremos en unirnos a élla. A continuación se llega primero a la diminuta ermita de San Antonio, y unos cientos de metros después al final de la carretera, a la fotogénica ermita de Sta. Lucía del Yermo.

Santa Lucía.

Santa Lucía.

Un trago en las frías aguas de la fuente para saciar nuestra sed, y continuamos la marcha por el camino que hay a la derecha de la casa del cura. Una palabra pintada en el muro nos indica que esta es la bajada que lleva a Dubiris. El descenso es rápido, tras cruzar una langa de madera la bajada se pronuncia y no tardamos en llegar a los caseríos del barrio. Luego continuamos por la carretera que baja hacia Palanca; aunque en una curva a izquierdas veo trazas de un antiguo sendero a mano derecha, que desciende en fuerte pendiente por el pinar, y me meto por él (Sautondo). Los primeros metros son ciclables, después según se arrima al arroyo de Almuerreka la vegetación se va cerrando; y aunque se mantiene una borrosa línea del sendero, resulta mejor bajarse de la bici durante un centenar de metros. A la altura de una pequeña presa el camino vuelve a ser ciclable, y terminamos saliendo a la carretera en la mismísima curva de herradura de Palanca.

Pequeña presa llegando a Palanca.

Pequeña presa llegando a Palanca.

Ahora toca rodar por asfalto un buen rato. Ascenderemos hasta el alto de Gárate (278m.); desde allí en mi caso bajo al barrio de Zaballa en busca de un sendero que ataja por monte, pero como no es ciclable, vuelvo a la carretera que lleva a Okondo (A-3632). Al llegar al pueblo unos kilómetros después, seguimos la carretera que va hacia Zuaza (Sur, A-3641). Rodaremos tranquilamente con el arroyo Izalde a nuestra izquierda, hasta sobrepasar la casa-torre de Negorta. Será entonces cuando encontraremos a mano izquierda una pista que se dirige hacia unos caseríos.

Alto de Gárate.

Alto de Gárate.

Vamos hasta el último caserío de esta pista (SE, Kadaltso) y tomamos la trialera de la izquierda. Pronto nos veremos afrontando unos duros repechos y siguiendo siempre el camino más rodado, terminaremos enlazando con la pista que une Pagonabarra con Undio; eso sí, teniendo que empujar la bici en alguna ocasión seguramente (este camino es más recomendable para bajar). Seguimos la pista en sentido ascendente , como si fuéramos a Pagonabarra (casi hasta Ansoleta); hasta que encontramos a nuestra izquierda un sendero que desciende (NE). Este camino nos llevará a una bifurcación en la que por la izquierda podríamos ir hacia Pagolar, y a la derecha hacia Luyando, que es por donde continuaremos.

Subiendo a Ansoleta.

Subiendo a Ansoleta.

Aquí comienza un entretenido descenso. Lo más fácil será seguir siempre el camino más marcado, ya que al ser una zona habitual de explotación forestal, resulta un paisaje bastante cambiante. A media bajada superamos un breve repecho tras el cual nos encontramos con una bifurcación en un alto con vistas al Pagolar. Por la derecha se va a la ermita de San Lorenzo, pero nosotros continuamos de frente (Senda de Panabarra); ya que el descenso por aquí tiene una bajada menos pronunciada y resulta más entretenido. Así terminaremos saliendo a una pista hormigonada que queda justo encima de la circunvalación de Luyando. Bajamos entonces a mano derecha para pasar bajo la carretera y llegar al centro del pueblo. Una vez allí, seguimos la carretera que atraviesa el pueblo en dirección a Llodioy retornamos a nuestro punto de partida por la A-625.

Ortofoto.

Ortofoto.

El track en Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9676068

Y en Ibilbideak:
http://ibilbideak.euskadi.net/ibilbideak/minimap.do?id=38521

 

Una nueva vuelta de BTT partiendo de casa, a través del parque natural del Gorbea; recorriendo 40km y 1000 metros de desnivel positivo que encontrarán su punto culminante cerca de la cima de Beluzaran. Como punto fuerte, nos encontraremos con una sola larga y dura subida pasando por la ermita de Garrastatxu; y otra larga e intensa bajada por el cordal de Arno y el antiguo camino de Sendegi.

Mapa.

Mapa.

Detalle de mapa 1.

Detalle de mapa 1.

Detalle de mapa 2.

Detalle de mapa 2.

Perfil.

Perfil.

Partiendo de Llodio, salgo por el barrio de Areta dirección Orozko por carretera (BI-522). Hoy la idea es ir calentando las piernas poco a poco, así que me meto 15km de carretera hasta llegar a Baranbio. A la altura del restaurante Ordago, encontramos al otro lado de la carretera la pista que sube hacia la ermita de Garrastatxu. Comienza con una fuerte rampa que nos da una idea de cómo va a ir la cosa, así que nos lo tomamos con calma; después en una bifurcación, a la derecha. Una vez más la subida se acentúa y tras un giro a izquierda, entramos en una larga recta que culmina en la famosa ermita de La Piedad (s.XVII, 582m.).

Ermita de Garrastatxu.

Ermita de Garrastatxu.

Desde la ermita, tendremos que salir a la pista que hay a nuestra izquierda, y seguirla unos pocos metros al oeste-noroeste, para después tomar el camino que nos llevará hacia el collado de Garate (558m.). Bajo el monte Katxabaso, seguimos la pista hacia el collado homónimo (E), desde donde observamos ya la larga subida a Nafarkorta; una pista de grava que no hace tanto era un camino de tierra. Aunque el firme es bueno, la subida resulta dura, ya que no da tregua. Hacia la cota de 916m., abandonamos la pista y por el prado de nuestra izquierda (NE) afrontamos el duro repecho herboso que nos lleva al sendero que se dirige al collado entre Nafarkorta y Aranako Harria (993m.). Desde aquí, otro breve repecho herboso (NW) nos lleva a la cercana cima de Aranako Harria (1017m.).

Panorámica de la pista que asciende hacia Nafarkorta.

Panorámica de la pista que asciende hacia Nafarkorta.

Vamos a por la larga subida.

Vamos a por la larga subida.

Un vistazo al entorno de la ermita cuando estamos casi en el Nafarkorta.

Un vistazo al entorno de la ermita cuando estamos casi en el Nafarkorta.

Oderiaga desde Aranako Harria.

Oderiaga desde Aranako Harria.

Bajando al Este se encuentra enseguida la estela que se colocó en recuerdo a la muchacha que fue devorada por los lobos en el año 1.308, y de la cual solo debieron quedar sus cabellos (Aranekoarri). A partir de aquí se puede decir que lo más difícil ya está hecho. Ahora seguiremos la pista que se dirige al Egilleor (más conocido por Ubixeta en la zona, aunque este nombre es el del cercano collado que lo separa del Oderiaga) y lo rodea (NW) hasta llegar a la cúspide de la ruta. Es en este momento cuando la pista comienza a perder altura, iniciando el largo descenso. Dejando el Egilleor a nuestra espalda, no tardamos en coronar la cima del Beluzaran (1.038m.); las vistas hacia el macizo de Itxina desde aquí son sorprendentes.

Homenaje a la chica devorada por los lobos.

Homenaje a la chica devorada por los lobos.

Comenzamos el descenso.

Comenzamos el descenso.

Un vistazo a Itxina desde Beluzaran.

Un vistazo a Itxina desde Beluzaran.

Panorámica de Itxina desde la cima.

Panorámica de Itxina desde la cima.

Continuando el descenso por la pista, la siguiente cima por la que pasaremos será la del Kolometa (1.006m.). En esta otra si encontraremos un pequeño buzón pintado de verde. El camino continúa bajando por el cordal (NW) hacia un collado desde el que divisamos un menhir restaurado. En este punto dejamos la pista para visitarlo y continuar la marcha por la cresta. De esta forma pasaremos por la cima de Kurutzegan (863m.) y emprenderemos un veloz descenso por el verde prado que lleva al collado de Kurutzegana/Ubizar (659m.). Una vez en el cruce de caminos, tomamos el de la derecha (N) que desciende hasta cruzarse con otra pista pavimentada. Siguiendo esta pista unos metros en sentido descendente, no tardaremos en encontrar el sendero que adentrándose en el pinar lleva a Sendegi.

Cordal que seguiremos.

Cordal que seguiremos.

Kolometa.

Kolometa.

Menhir restaurado.

Menhir restaurado.

Tras otro entretenido descenso entre pinares salimos de nuevo a pista y entraremos al Barrio de Beraza por la ermita de San Miguel. Luego hay que atravesar el centro de Orozko para volver por carretera hacia Llodio (BI-522); cuando estamos en el PK 21.5, justo antes de cruzar bajo la autopista, tomamos un camino a la derecha donde suelen aparcar camiones con troncos. Este camino nos evita el peligro de los coches durante un rato, ya que lleva al barrio de La Cadena pasando junto al río Altube a la altura de Beste Aldie. Desde La Cadena entraremos a Areta pasando junto al Palacio de Anuntzibai y luego ya al centro de Llodio.

El track en Wikiloc:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9334858

El track en Ibilbideak:

http://ibilbideak.euskadi.net/ibilbideak/minimap.do?id=36296

 

En esta ocasión toca una breve ruta familiar, para hacer con los pequeños de la casa y conocer el nacedero del río Zirauntza; en Araia (Araba). Apenas serán 4,5km de ruta circular con un desnivel que no llega a los 200 metros; así que no nos supondrá muchos problemas.

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

La ruta comienza al final del pueblo, teniendo que aparcar el coche cerca de la central hidroeléctrica. En plena curva se toma una pista entre dos casas (E) e inmediatamente se llega a una bifurcación en la que continuamos por la izquierda (NE). En los dos siguientes cruces volvemos a optar por la izquierda, para acercarnos a la acería abandonada de Ajuria (N); testigo de tiempos gloriosos de la ferrería. Cruzando una barrera de madera, comenzamos a seguir el sendero balizado SL-A14, el cual nos llevará hasta el mismo nacedero.

Fábrica de Ajuria.

Fábrica de Ajuria.

Cruzamos la barrera para continuar por el SL.

Cruzamos la barrera para continuar por el SL.

Pegados al arroyo y protegidos por el bosque ya, caminamos al principio ayudados por alguna pasarela de madera. Después según comenzamos a ganar altura, nos separamos del cauce de agua y lo perdemos de vista durante un rato. Nos topamos en el camino con un cartel que nos explica como fueron los tiempos de la explotación ferrea en la zona; tras leerlo, continuamos con nuestro marcha a la vez que buscamos hongos, ya que es temporada de ello y aquí abundan.

Encontramos alguna pasarela en los primeros metros.

Encontramos alguna pasarela en los primeros metros.

Un panel explica la historia de la fábrica.

Un panel explica la historia de la fábrica.

El siguiente punto de paso es la Fuente de La Salud; junta a élla hay una mesa donde poder parar a picar algo. Las hayas trasmochas que nos rodean nos hablan de que los carboneros también tuvieron su lugar aquí. En un alto llegamos a un punto donde el sendero se divide en dos; en nuestro caso una vez más elegimos el de la izquierda y bajamos unos metros para acercarnos al cauce otra vez. El verde musgo de las rocas nos deleita con bonitas estampas; pero el murmuro de una cascada se siente cercano y continuamos avanzando hasta ella. Nos entretenemos sacando unas fotos, el lugar lo merece; y después subimos otro poco para terminar llegando a la base de la presa del nacedero del Zirauntza. Cruzando una pasarela de madera accedemos a la parte superior de la presa, donde se encuentra la surgencia y uno de los dos canales que parten de aquí. Hoy es una lástima que no hay suficiente agua para que rebose por encima de la presa; pero cuando abunda el agua, se forma una bonita cascada. Aquí al calor del sol, hacemos nuestra parada larga para el bocadillo; venimos cargando con el pequeño de la casa desde el comienzo del paseo, y nos hemos ganado el descanso.

Fuente de La Salud.

Fuente de La Salud.

Haya trasmocha.

Haya trasmocha.

Ganamos altura paralelos al arroyo.

Ganamos altura paralelos al arroyo.

Llegando a la bifurcación, continuamos por la izquierda.

Llegando a la bifurcación, continuamos por la izquierda.

Nos lo tomamos con calma para que el pequeño disfrute.

Nos lo tomamos con calma para que el pequeño disfrute.

Cascada.

Cascada.

Tobogán de agua.

Tobogán de agua.

Se mezclan los colores del otoño.

Se mezclan los colores del otoño.

Llegamos a la presa.

Llegamos a la presa.

Vista de la presa después de cruzar la pasarela; hoy no hay cascada...

Vista de la presa después de cruzar la pasarela; hoy no hay cascada…

Nos encontramos con más familias.

Nos encontramos con más familias.

Para el regreso, volvemos a cruzar la pasarela y nos ponemos a la par del canal de agua, siguiendo el estrecho sendero que avanza junto al mismo (PR-A11). Salimos a una pista y la seguimos en claro descenso hacia Araia (S); bajando por aquí nos evitamos cualquier tipo de resbalón. El camino termina en la bifurcación anterior a la fábrica de Ajuria, así que después solo nos quedará desandar los primeros metros hasta el coche.

Cruzamos al otro lado de la presa.

Cruzamos al otro lado de la presa.

Seguimos el canal de agua.

Seguimos el canal de agua.

Encontramos grandes ejemplares de hongos.

Encontramos grandes ejemplares de hongos.

Aquí termina el sendero y enlazamos con la pista.

Aquí termina el sendero y enlazamos con la pista.

Llegamos a la bifurcación anterior a la fábrica.

Llegamos a la bifurcación anterior a la fábrica.

Para completar el día, paramos a comer algo en el Batzoki de Araia y nos desplazamos con el coche a Arrizala para visitar el dólmen de Sorginetxe, bajo la atenta mirada de los Montes de Iturrieta. Un lugar mágico seguramente para los más pequeños del hogar.

Dólmen de Sorginetxe.

Dólmen de Sorginetxe.

A la sombra de los Montes de Iturrieta.

A la sombra de los Montes de Iturrieta.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8619936

Tras unos años recorriendo los montes centenarios de Alava, llegó el gran día para mí; el día de completar la lista con la última cima: el Mantxibio, en Izki. Aunque es una modesta cima, era especial por ser la última, y por ello me busqué a dos compañeros especiales también, Mikel y Kepa. Para que la vuelta fuese un poco más completa, decidimos subir a Gaztelua, Soila y Gustaldapa también; partiendo desde Corres. Así nos quedaría una circular de 14km y apenas 700 metros de desnivel positivo.

Mapa.

Mapa.

Perfil de la ruta.

Perfil de la ruta.

El 4 de Octubre de 2014, nos acercamos a Corres tomando la A-3136 en Maeztu. Decidimos dejar el coche en el amplio parking que hay bajo la ermita de La Peña, junto al área recreativa. Los primeros pasos nos llevan hacia el pueblo, para tomar el camino que pasando junto a la iglesia, lleva al cementerio (S). Pronto termina el hormigón y seguimos la pista que se dirige al collado entre Soila y Gaztelua. Tras girar a la derecha en una bifurcación, entramos en el bosque para abandonar enseguida el sendero principal; tomando otro que a nuestra derecha lleva a la cima de Gaztelua adentrándose en el robledal. Llegamos a una horcada donde encontramos la primera trepada que hay que superar para llegar a esta cima, es sencilla y con buenos agarres. Después pasamos junto a los restos del antiguo castillo que hubo aquí y llegamos a la segunda trepada, que se encuentra justo antes de la cima. Esta otra es algo más complicada, sobre todo para destreparla, ya que no se ven los apoyos para los pies y hay poco sitio donde agarrarse con las manos. Tras superarla alcanzamos el precioso buzón (Gaztelua, 867m.) colocado por los foreros de Mendiak.net, con buenas vistas sobre la proa del Soila.

Vemos nuestros dos primeros objetivos desde el punto de partida.

Vemos nuestros dos primeros objetivos desde el punto de partida.

Dejamos atrás la iglesia y el pueblo.

Dejamos atrás la iglesia y el pueblo.

Abandonamos el sendero principal para continuar hacia Gaztelua.

Abandonamos el sendero principal para continuar hacia Gaztelua.

Llegamos a la primera trepada.

Llegamos a la primera trepada.

Parte de la antigua muralla.

Parte de la antigua muralla.

Kepa en la segunda trepada.

Kepa en la segunda trepada.

Posible aljive del castillo.

Posible aljive del castillo.

Buzón de Gaztelua.

Buzón de Gaztelua.

Soila desde la cima.

Soila desde la cima.

Regresamos a la horcada, para encontrar a nuestra derecha una resbaladiza bajada que ataja hacia el camino que une Corres con Antoñana. Seguimos el sendero (E-SE) para pasar junto a un mirador con vistas a Muela y continuamos descendiendo hasta llegar a la próxima bifurcación en la que optaremos por la senda de la izquierda. Poco más adelante una barrera de madera con un punto amarillo, nos indica que deberemos ascender atravesándola para dirigirnos a la Senda del Agin; llamada así por pasar junto a un tejo centenario. A medida que ganamos altura se llega a una innecesaria cuerda que ayuda a encaramarse a la pared y se continúa por una faja equipada (S) con pasamanos, para salir a la meseta superior. El sendero paralelo al cortado, nos guiará hasta el ojo natural del Soila y pocos metros después, al vértice y buzón (Soila, 994m.). En la cima nos pasamos un buen rato almorzando y conversando con un entendido en la toponímia de la zona; encuentros de este tipo suelen ser realmente enriquecedores, la verdad.

Inicio del resbaladizo atajo.

Inicio del resbaladizo atajo.

Paso entre las rocas.

Paso entre las rocas.

Panorámica hacia el balcón desde donde se ven Muela, Peña del Santo y Gaztelua.

Panorámica hacia el balcón desde donde se ven Muela, Peña del Santo y Gaztelua.

Subimos por la Senda del Agin.

Subimos por la Senda del Agin.

El tejo centenario.

El tejo centenario.

El sendero avanza pegado a la pared.

El sendero avanza pegado a la pared.

Ojo de Soila.

Ojo de Soila.

Llegamos a la cima de Soila.

Llegamos a la cima de Soila.

Mantxibio a la iquierda y Gustaldapa a la derecha.

Mantxibio a la iquierda y Gustaldapa a la derecha.

Izki visto desde Soila.

Izki visto desde Soila.

Nuestro siguiente objetivo es llegar a Gustaldapa, que no es tarea fácil… Regresamos por el sendero que vinimos hasta encontrar un punto en el que se bifurca y desciende a la izquierda; luego al llegar a un campo abierto, lo abandonamos y continuamos hacia el norte. Aquí comienza un tramo de casi 3km que a medida que avanzamos resulta más salvaje. A ratos seguiremos trazas dejadas por el ganado, pero otras iremos bosque a través por donde mejor podamos, y casi al final nos pegaremos al cortado para terminar alcanzando la cima de Gustaldapa (935m.), donde no hay buzón ni vértice.

Bajamos por el sendero hasta llegar a campo abierto.

Bajamos por el sendero hasta llegar a campo abierto.

Después la cosa se complica.

Después la cosa se complica.

Ahora seguimos el cortado hacia Gustaldapa.

Ahora seguimos el cortado hacia Gustaldapa.

Vemos Arburu al arrimarnos al cortado.

Vemos Arburu al arrimarnos al cortado.

En lo alto de Gustaldapa.

En lo alto de Gustaldapa.

La bajada la hacemos accediendo a una vaguada que hay unos metros más adelante que la cima; se desciende en línea recta a través de ella (SW) y luego hay que atravesar unos campos para llegar a la pista que sale a la carretera en el Alto de La Mina (810m.). Justo en este punto, se encuentra al otro lado del asfalto la senda que asciende al cordal somital del Mantxibio. Cuando el camino deja de ser evidente, ganamos altura por el hayal guiados por nuestro instinto, en busca de la mayor cota. Así iremos dibujando un giro hacia el sur y terminaremos encontrando el buzón del Mantxibio (937m.), colocado por la Manuel Iradier en 1975; y mi último centenario alavés. Estallo de alegría con un grito “Tomaaaaa!!!”, tenía ganas de acabarlos… y lo celebramos compartiendo una botella de cava entre los tres; bajando con una “ración doble de alegría” de la cima.

Bajada al Alto de La Mina.

Bajada al Alto de La Mina.

Al otro lado del asfalto la senda asciende al cordal.

Al otro lado del asfalto la senda asciende al cordal.

Mantxibio, último centenario alavés.

Mantxibio, último centenario alavés.

Buzón del Manuel Iradier.

Buzón del Manuel Iradier.

El descenso se realiza siguiendo el cordal al sureste; si bien en la cima no habíamos disfrutado de vistas, tras descender unos metros alcanzaremos el vértice geodésico, donde sí que las hay. A continuación se llega a un collado donde se gira a la derecha, y se sigue por el sendero que desciende junto a la pared de Peñarroya. La Senda Larrabila nos guiará así por el hayedo hasta regresar a Corres por la parte alta del pueblo, y ya calle abajo, al área recreativa.

En el vértice sí que hay vistas.

En el vértice sí que hay vistas.

Bajaremos a la par de Peñarroya.

Bajaremos a la par de Peñarroya.

La pared de Peñarroya.

La pared de Peñarroya.

Siguiendo la Senda Larrabila.

Siguiendo la Senda Larrabila.

Atravesamos las calles de Corres.

Atravesamos las calles de Corres.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8591149

Tenía pendiente alguna cima por la sierra alavesa de Arcena, y para ello preparé esta breve circular de 13km y 730metros de ascenso acumulado; que parte del solitario pueblo de Barrio. Una vuelta por pequeñas cumbres, a la sombra de otras más grandes como el Batxikabo, que nos darán una perspectiva diferente de esta solitaria sierra.

Mapa.

Mapa.

Perfil.

Perfil.

Tomando en Espejo la carretera A-4327, se llega a Barrio (681m.); dejando el coche frente a una pequeña explanada bajo el monolito conocido como El Fraile; o bien en un parking a la entrada del pueblo. En la entrada de Barrio, nuestros primeros pasos nos llevan por la pista de la derecha que desciende a la calle “Barrio Abajo”. Rodeamos allí un gran caserío a nuestra derecha, para llegar a la barrera metálica de entrada al antiguo camino que lleva a la ermita de Nuestra Señora de la Mellera. La senda pasa bajo las paredes calizas sobre las que se sostiene el santuario y asciende (NW) hasta llegar a otra barrera que cruzaremos, para girar a la derecha y llegar a la ermita (746m.). Subiendo a la entrada de la ermita, se puede trepar a lo alto del peñasco y disfrutar de unas bonitas vistas sobre Barrio.

El Fraile.

El Fraile.

Rodeamos este gran caserío.

Rodeamos este gran caserío.

Cruzamos la barrera.

Cruzamos la barrera.

El antiguo camino a la ermita.

El antiguo camino a la ermita.

Ermita de La Mellera.

Ermita de La Mellera.

Vistas de la ermita tras la trepada.

Vistas de la ermita tras la trepada.

La cima del peñasco sobre el que se sitúa la ermita.

La cima del peñasco sobre el que se sitúa la ermita.

Barrio desde la cima que hay tras la ermita.

Barrio desde la cima que hay tras la ermita.

En mi caso probé después a buscar un acceso por la vertiente Norte del Cárabo, pero aunque inicialmente hay un sendero, este termina desapareciendo y el avance resulta muy dificultoso. Así pues, lo mejor es volver atrás por la pista que vinimos y ascender por ella hacia el collado de Trevanta (795m.). En lo alto, una cruz de madera nos sirve de referencia para saber que en ese momento debemos tomar el camino que a nuestra derecha (NE) asciende al Cárabo. Una serie de hitos nos guían por la fuerte pendiente hasta llegar a la mismísima cima de este monte centenario (Cárabo, 943m.).

Veo un globo mientras investigo un nuevo acceso.

Veo un globo mientras investigo un nuevo acceso.

Collado de Trevanta.

Collado de Trevanta.

Cruz en el collado.

Cruz en el collado.

Llegando a la cima de Carabo.

Llegando a la cima de Carabo.

Buzón de Carabo.

Buzón de Carabo.

Vistas desde Carabo hacia la zona de Espejo.

Vistas desde Carabo hacia la zona de Espejo.

Pano de la sierra de Artzena desde Carabo.

Pano de la sierra de Artzena desde Carabo.

El resto de la sierra.

El resto de la sierra.

Aquí sólo me faltaba un centenario alavés ya.

Aquí sólo me faltaba un centenario alavés ya.

Bajamos a continuación con cuidado de no patinar, y al llegar al collado de Trevanta, continuamos de frente cruzando un paso habilitado, para progresar por la pista que rodea el monte Costoria por el Norte. En una curva de herradura, la abandonamos y ascendemos por una trialera (SW) y en una próxima bifurcación, seguiremos en fuerte pendiente por el camino de la izquierda; remontando ya en busca de la cima de Costoria. Esta senda se termina difuminando poco a poco, y después tendremos que avanzar bosque a través hasta llegar a la cima, por lo que os recomiendo buscar otra alternativa. En la cumbre del Costoria (1.024m.), curiosamente vemos como unas redondeadas rocas asoman en medio del pinar, convirtiéndola en una cima “diferente”. El buzón, es del C.M. Gasteiz, colocado en el 91.

Cuidado en la bajada de Carabo.

Cuidado en la bajada de Carabo.

Cruzamos el paso en el collado.

Cruzamos el paso en el collado.

Abandonamos la pista.

Abandonamos la pista.

En la bifurcación a la izquierda.

En la bifurcación a la izquierda.

A partir de aquí el camino desaparece.

A partir de aquí el camino desaparece.

Se ve la cima de la que venimos.

Se ve la cima de la que venimos.

Cima de Costoria.

Cima de Costoria.

Del Costoria bajaremos hacia el Sureste, para salir a la pista forestal y continuar descendiendo a la izquierda. Pronto encontraremos a la derecha un camino que desciende hacia el fondo del barranco, abandonamos la pista y con el Canto Pero de frente, perdemos altura hasta llegar a la bifurcación que hay abajo (840m.). A la derecha (SW) seguimos el camino, que pronto comienza a ganar altura de nuevo; a continuación se hace un giro a la izquierda (885m. NE) y se asciende suavemente hasta una nueva bifurcación. Aquí a la derecha y en el siguiente cruce tomaremos el camino de la izquierda, para llegar al camino que recorre la ladera Norte del Batxikabo.

Bajando al fondo del barranco.

Bajando al fondo del barranco.

Al llegar abajo, a la derecha.

Al llegar abajo, a la derecha.

Vamos ganando altura.

Vamos ganando altura.

Progresamos por el camino que va bajo el Batxikabo.

Progresamos por el camino que va bajo el Batxikabo.

Esta preciosa senda, nos lleva hasta el portillo de La Hoz (990m.), entre las cimas de Batxikabo y Los Castros. Al Norte, algún hito nos ayuda a remontar la empinada ladera y así alcanzar la cresta caliza que lleva hasta la cima de Los Castros (1056m.); donde disfrutamos de una amplia panorámica.

Batxikabo desde La Hoz.

Batxikabo desde La Hoz.

Subidos a la cresta de Los Castros.

Subidos a la cresta de Los Castros.

Buzón de Los Castros.

Buzón de Los Castros.

Abajo quedan Barrio y Carabo.

Abajo quedan Barrio y Carabo.

Panorámica desde Los Castros.

Panorámica desde Los Castros.

Otra vista desde Los Castros.

Otra vista desde Los Castros.

Sí foto=Sí cima

Sí foto=Sí cima

Sacamos unas fotos y regresamos al collado. Volviendo por el camino que vinimos, tras algo menos de 200 metros, encontramos a mano derecha un empinado sendero (N-NW) que desciende atajando hasta la pista que lleva a Barrio. Siguiendo ésta a la derecha, en pocos metros encontramos el camino que se bifurca y lleva al collado curiosamente llamado “El Collado” (807m.). Desde aquí, siguiendo el cordal que se extiende al Noroeste, terminaremos llegando a la cima de Berbea (848m.), caminando entre piedras movidas que en siglos pasados debieron pertenecer a un castro.

Atajamos.

Atajamos.

Por la derecha hacia El Collado.

Por la derecha hacia El Collado.

El Collado.

El Collado.

Avanzamos entre los restos del castro.

Avanzamos entre los restos del castro.

Panorámica desde la cima de Berbea.

Panorámica desde la cima de Berbea.

Hacia el otro lado de Berbea.

Hacia el otro lado de Berbea.

La bajada de Berbea a Barrio la realizamos campo a través, primero en busca del paso más accesible al descampado occidental (SE), llegando a una pequeña cavidad; y luego a través de este descampado hasta la barrera que hay cerca de la iglesia (SW). Desde la “langa” sólo nos quedará caminar calle abajo hasta llegar al coche.

Cueva en la bajada a Barrio.

Cueva en la bajada a Barrio.

Atravesamos el descampado hacia la barrera.

Atravesamos el descampado hacia la barrera.

Llegamos a Barrio por la iglesia.

Llegamos a Barrio por la iglesia.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=8337606

Hace unos meses que ya somos uno más en la familia, y como buen montañero hay que ir enseñando las buenas costumbres al futuro heredero; así que me planteo esta circular al Peña Grajera para bautizar a Mikel en la montaña. También me acompañarían Aitor y Nuria para disfrutar de esta bonita aventura. Casi 8 kilómetros y unos 350 metros de desnivel positivo acumulado nos valdrán para visitar los Castros de Lastra (restos de un poblado del año 400 a.d.C.) y coronar esta cima que ha sido catalogada como centenaria en el nuevo catálogo de cimas de Euskal Herria de 2014. Eso si, tras la experiencia, aunque no fue mala, no recomiendo hacer la ruta con niños pequeños, ya que en la aproximación a la cima el bosque bajo cierra bastante el camino.

Mapa del recorrido.

Mapa del recorrido.

Perfil.

Perfil.

Ortofoto.

Ortofoto.

Nuestro punto de partida es la pequeña aldea de Caranca (570m.); el mejor acceso se encuentra en el PK 333 de la carretera A-2625. A la entrada del pueblo hay un pequeño hueco junto a la carretera donde dejar el coche. Comenzaremos atravesando el pueblo de Norte a Sur, y junto a uno de los últimos caseríos, tomaremos a mano izquierda el camino que desciende a una pista; desde la cual accedemos al puente que nos lleva a la otra vertiente del río Tumecillo.

Caranca, punto de partida.

Caranca, punto de partida.

Bajamos a la pista que accede al puente.

Bajamos a la pista que accede al puente.

Cruzamos al otro lado del río Tumecillo.

Cruzamos al otro lado del río Tumecillo.

Pasamos junto a un caserío y después entramos en un camino herboso. El camino principal, el cual debemos seguir, va girando a la izquierda (NE); mientras que a nuestra derecha veremos el paso del sendero por el que pasaremos a la vuelta. Aunque encontraremos varios caminos que se bifurcan en nuestro ascenso, el camino es evidente; debemos seguir siempre por el más limpio. Tras un par de zetas alcanzamos la cota 750m, donde la senda comienza a llanear en dirección sureste. Progresamos por un bosque de robles y encinas, viendo a nuestra izquierda los restos de la antigua muralla del poblado, hasta llegar a una encrucijada de caminos (2,6km.). De frente (SE) el camino que utilizaremos para la bajada; a la izquierda (N) el que seguiremos en busca de los castros.

Comenzamos a ganar altura.

Comenzamos a ganar altura.

Atrás queda ya Caranca.

Atrás queda ya Caranca.

Llaneamos entre encinas y robles.

Llaneamos entre encinas y robles.

Disfrutando de la flora y fauna.

Disfrutando de la flora y fauna.

Los restos del muro que protegía el poblado quedan a nuestra izquierda.

Los restos del muro que protegía el poblado quedan a nuestra izquierda.

En el cruce a la izquierda; de frente el camino por el que bajaremos.

En el cruce a la izquierda; de frente el camino por el que bajaremos.

Cartel indicativo en la bifurcación.

Cartel indicativo en la bifurcación.

La pendiente se acentúa de nuevo y el sendero se vuelve pedregoso, lo cual nos da una idea de que nos acercamos a los restos del antiguo poblado. Pronto encontramos un cartel en el que se nos explica la distribución del poblado y los elementos que podremos ver. Tras el cartel se sitúa el sendero que utilizaremos para bajar de la cima, pero nosotros continuamos por el camino principal en busca del cercano calero. Aprovechando que paramos a sacar unas fotos, le dejamos descansar a Mikel y le damos de comer; se está portando bastante bien a pesar de que hemos tenido que ir haciendo varias paradas.

El camino se vuelve empedrado.

El camino se vuelve empedrado.

Un pequeño claro nos deja disfrutar de vistas hacia la Sierra de Árcena.

Un pequeño claro nos deja disfrutar de vistas hacia la Sierra de Árcena.

El cartel que nos explica las partes del poblado.

El cartel que nos explica las partes del poblado.

Tras el cartel se encuentra el sendero por el que volveremos después.

Tras el cartel se encuentra el sendero por el que volveremos después.

Antiguo calero.

Antiguo calero.

Reiniciamos la marcha en dirección Noroeste, por el serpenteante sendero que nos llevará hasta el lugar donde se encuentra la mayor cantidad de restos del poblado. Un nuevo cartel nos ayuda a saber que allí hubo una ermita y una importante necrópolis. Una vez que dejamos atrás este tesoro arqueológico, vamos en busca del cortado para después seguir la cresta en dirección NW-SE. La panorámica resulta espectacular desde aquí hacia el valle del Tumecillo y la sierra de Arkamu. Llegamos después a un portillo que sirve para acceder a la cima desde Fresneda o Cárcamo y después la progresión por la cresta se hace más lenta al estar bastante cerrado el bajo bosque. Y así terminamos llegando a la cima de Peña Grajera (832m.), donde encontramos un buzón del Baskonia colocado en 1.988; y la cual quedará en nuestras memorias siempre como la primera cima de Mikel.

Continuamos por el sendero hacia los demás restos.

Continuamos por el sendero hacia los demás restos.

La parte central del poblado.

La parte central del poblado.

Otro cartel explicativo.

Otro cartel explicativo.

Tumbas.

Tumbas.

Aquí hubo una ermita.

Aquí hubo una ermita.

Abandonamos el lugar.

Abandonamos el lugar.

Panorámica al salir a la cresta.

Panorámica al salir a la cresta.

Seguimos el cordal.

Seguimos el cordal.

Portillo.

Portillo.

Foto de Familia en la cima.

Foto de Familia en la cima.

Panorámica desde la cima hacia los montes de Árcena.

Panorámica desde la cima hacia los montes de Árcena.

Panorámica desde la cima; a la izquierda queda la sierra de Arkamu.

Panorámica desde la cima; a la izquierda queda la sierra de Arkamu.

El camino de bajada en su inicio es algo difícil de seguir. Seguimos unas trazas difusas hacia el Sureste y hacia la cota de 800m. vamos girando a la derecha para toparnos con un sendero que desciende paralelo a los restos de la antigua muralla; siendo en este punto donde mejor se conservan (W-SW). Este es el camino que nos lleva al primer cartel informativo que vimos; desde donde bajaremos a la bifurcación anteriormente nombrada y tomaremos el camino de la izquierda (SE).

Bajamos por el sendero que va paralelo a los restos de la muralla.

Bajamos por el sendero que va paralelo a los restos de la muralla.

Tramo en el que mejor se conservan los restos de la muralla.

Tramo en el que mejor se conservan los restos de la muralla.

Este camino lleva hasta un cruce en la cota 677; a la izquierda llegaríamos a la venta Burguillos en el PK 330 de la A-2625 (uno de los accesos más sencillos a Los Castros). Nosotros en cambio continuamos descendiendo a la derecha (NW), paralelos a un practicamente inexistente arroyo que crea alguna que otra charca. Después nos situaremos casi a la par del Tumecillo, a la vez que encaramos la marcha hacia Caranca. Escuchando correr el agua del río; llegaremos al último caserío que vimos antes de iniciar el ascenso, y de ahí al pueblo en cinco minutos. Al pasar por Caranca aprovechamos para beber agua en una fuente e intercambiamos impresiones de la ruta mientras le damos de comer a Mikel; ha sido un gran día.

Nosotros seguimos por el camino de la derecha para regresar a Caranca.

Nosotros seguimos por el camino de la derecha para regresar a Caranca.

Hay pequeñas charcas.

Hay pequeñas charcas.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7484902

Me junto en esta ocasión con Kepa y Marcos con la intención de realizar una bonita circular en torno al monte centenario alavés Perriain-Cruz de Alda. Nuestra intención es la de subir por la Senda Marquillano (PR-A 71) paralelos al barranco de Iztora o Izlora y después bajar por el barranco de Berrabia; el cual delimita Araba con Nafarroa. Para realizar esta vuelta contaremos con 15,5km de longitud y apenas 600 metros de desnivel positivo acumulado.

Mapa.

Mapa.

Ortofoto.

Ortofoto.

Perfil.

Perfil.

Nuestro punto de partida para este paseo será el pequeño pueblo alavés de Orbiso (588m.); al cual se llega con facilidad desde Santa Cruz de Campezo por la carretera A-3120. Aparcamos en la entrada y los primeros pasos nos llevan por la calle central (NW) pasando junto a la iglesia; al atravesar el casco urbano, salimos a una pista en la que continuamos a la derecha para pasar junto a una tripleta. Se cruza a continuación sobre el arroyo de Iztora y avanzamos por la pista siguiendo un via crucis, hasta encontrar un pista que se bifurca a nuestra izquierda y está señalizada como Senda de Marquillano.

Dejamos la iglesia a nuestra derecha.

Dejamos la iglesia a nuestra derecha.

Encontramos varios Eguzkilores protegiendo las casas de Orbiso del infortunio.

Encontramos varios Eguzkilores protegiendo las casas de Orbiso del infortunio.

Tripleta.

Tripleta.

Un vistazo al barranco de Iztora.

Un vistazo al barranco de Iztora.

Via Crucis.

Via Crucis.

Este camino se adentra en el encinar; llegamos a un nuevo cruce en el que optamos por el camino de la izquierda para llegar a una barrera. Poco a poco comenzamos a ganar altura, mientras las marcas de PR nos llevan por el camino principal. Hacia la cota 754m., abandonamos la pista para continuar por el sendero que a la izquierda remonta atajando entre el boj. Luego se atraviesa un bonito bosque con antiguos ejemplares de encinas y continuamos por un camino más ancho ya; llegando a pasar junto a una charca.

Cruzamos la barrera.

Cruzamos la barrera.

Siguiendo el PR.

Siguiendo el PR.

Ganando altura paulatinamente.

Ganando altura paulatinamente.

Curiosa raíz.

Curiosa raíz.

Abajo queda Orbiso.

Abajo queda Orbiso.

Abandonamos la pista.

Abandonamos la pista.

El sendero se vuelve empedrado.

El sendero se vuelve empedrado.

Por un antiguo encinar.

Por un antiguo encinar.

Charca.

Charca.

Más adelante salimos del bosque y el camino se vuelve cortafuegos; así nos vamos acercando a nuestra primera cima del día: Somorredondo (1,077m.), que no es más que una loma elevada con vértice geodésico sobre el barranco de Iztora. El siguiente paso es seguir el cordal hacia el Noreste en busca de las dos cimas que nos faltan. La segunda cumbre del día será el Txintxularri (1.124m.), algo más alto que el propio Perriain y en el que solo encontraremos un hito. Y por último y tras casi un kilómetro más, llegamos al Perriain o Cruz de Alda (1.121m.); donde reinan una cruz de madera y un buzón del Manuel Iradier.

Avanzamos por lo que parece un cortafuegos.

Avanzamos por lo que parece un cortafuegos.

Somorredondo a un paso.

Somorredondo a un paso.

Vértice de Somorredondo.

Vértice de Somorredondo.

Panorámica desde Somorredondo.

Panorámica desde Somorredondo.

Camino a Txintxularri.

Camino a Txintxularri.

Cima de Txintxularri.

Cima de Txintxularri.

Camino a Perriain.

Camino a Perriain.

Cima de la Cruz de Alda.

Cima de la Cruz de Alda.

Foto de equipo.

Foto de equipo.

A partir de aquí comienza nuestro regreso, para el cual seguimos la cuerda atravesando un bonito hayedo y bajando al collado de Mojón Largo. Aquí se continúa por el camino de la Senda de Marquillano (S), para abandonarlo casi 200 metros después junto a una charca, siguiendo el sendero que se desvincula a nuestra izquierda en busca del barranco de Berrabia. Cuando llegamos a la entrada del barranco, nos asombra lo encajonado que se encuentra; perdemos altura entonces para recorrerlo en su totalidad por el estrecho sendero y salimos del mismo junto a unos campos de colza. Rodeando estos campos de cultivo, llegamos a una bifurcación en la que continuamos a la derecha para pasar junto a un depósito de agua primero y una chabola de madera después.

Atravesamos un hayedo.

Atravesamos un hayedo.

Bajando al collado de Mojón Largo.

Bajando al collado de Mojón Largo.

Seguimos el camino que baja a nuestra derecha en el collado.

Seguimos el camino que baja a nuestra derecha en el collado.

Seguimos el sendero que lleva al barranco de Berrabia.

Seguimos el sendero que lleva al barranco de Berrabia.

Impresionante imagen cuando llegamos a la entrada del barranco.

Impresionante imagen cuando llegamos a la entrada del barranco.

Seguimos el sendero por el fondo del barranco.

Seguimos el sendero por el fondo del barranco.

Campos de colza.

Campos de colza.

Mirada atrás al barranco de Berrabia.

Mirada atrás al barranco de Berrabia.

Cabaña junto a la que pasaremos.

Cabaña junto a la que pasaremos.

Siguiendo el camino llegamos a una barrera que cruzaremos, para seguir de frente y avanzar por el camino principal en busca de la ermita de Santa Lucía. En este lugar además del pequeño santuario, encontramos fuente, mesas y asadores. Desde aquí apenas kilómetro y medio de pista nos separa de Orbiso; nuestro punto de partida.

tras cruzar la barrera tomamos el camino que nos llevará a la ermita

Tras cruzar la barrera tomamos el camino que nos llevará a la ermita

Una bonita senda nos acerca a Santa Lucía.

Una bonita senda nos acerca a Santa Lucía.

Ermita de Santa Lucía.

Ermita de Santa Lucía.

Nos vamos acercando a Orbiso.

Nos vamos acercando a Orbiso.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7214854

Otra vez más nos acercamos a las inmediaciones de la Sierra de Toloño, a medio camino entre Alava y La Rioja; para realizar una circular de 14 kilómetros y 760 metros de desnivel positivo, pasando por el monte centenario San Cristóbal.

Mapa.

Mapa.

Perfil.

Perfil.

Como punto de partida tomamos el pequeño pueblo amurallado de Salinillas de Buradón (500m.); en la entrada oriental del pueblo, frente a un bar tenemos una buena zona de aparcamiento. Comenzamos girando a la derecha junto al lavadero; y después a la izquierda por la calle San Martín, siguiendo la pista que coincide con el Camino de Santiago y el GR-99 . Dejando atrás el cementerio, llegamos a una bifurcación en la que optamos por el camino de la izquierda (SE).

Podemos aparcar a la entrada del pueblo.

Podemos aparcar a la entrada del pueblo.

Pasamos junto al lavadero.

Pasamos junto al lavadero.

Seguimos la pista que pasa junto al cementerio.

Seguimos la pista que pasa junto al cementerio.

Una vez más seguimos los pasos del GR-99 y vamos ganando altura a través de un encinar, hasta llegar al collado de La Lobera con su característica caseta (705m.). Desde aquí a poniente tenemos el monte San Mamés y a Oriente el San Cristóbal. Así que seguimos el sendero que al Oeste penetra en la maraña de boj y avanza dificultosamente remontando sobre la cresta. Terminamos llegando al San Mamés (765m.) tras remontar el último tramo por la arista. Arriba no hay buzón ni vértice, pero las vistas hacia la Rioja y las Conchas de Haro son inmejorables.

Mirada atrás a Salinillas de Buradón.

Mirada atrás a Salinillas de Buradón.

Ascendemos entre encinas.

Ascendemos entre encinas.

La caseta del collado.

La caseta del collado.

Tomamos el sendero hacia San Mamés.

Tomamos el sendero hacia San Mamés.

El avance es lento entre la cerrada vegetación.

El avance es lento entre la cerrada vegetación.

Ya tenemos la cima de frente.

Ya tenemos la cima de frente.

Hay que ayudarse un poco de las manos en algún momento.

Hay que ayudarse un poco de las manos en algún momento.

Vistas desde la cima hacia las Conchas de Haro.

Vistas desde la cima hacia las Conchas de Haro.

Regresamos hasta el collado de La Lobera abriéndonos paso entre la cerrada vegetación y desde allí, buscamos el sendero que asciende (SE) a la antecima occidental del San Cristóbal; también conocido como Espribila (845m.) y donde encontramos un vértice geodésico. Seguiremos después el cordal encadenando las cotas 838m. y 864m., mientras disfrutamos de las vistas hacia el Txulato a nuestra izquierda, Toloño de frente y La Rioja a la derecha. Así alcanzamos la cima del centenario San Cristóbal (885m.) y su buzón del Manuel Iradier (1.971), donde antiguamente hubo una ermita dedicada al santo homónimo.

Regresamos sobre nuestros pasos.

Regresamos sobre nuestros pasos.

San Cristobal y Espribila, distinguimos un fuerte desnivel desde el collado.

San Cristobal y Espribila, distinguimos un fuerte desnivel desde el collado.

Ascenso a Espribila.

Ascenso a Espribila.

Panorámica en el ascenso a Espribila.

Panorámica en el ascenso a Espribila.

Vértice de Espribila.

Vértice de Espribila.

Vistas hacia el Ebro.

Vistas hacia el Ebro.

Cordal a seguir hacia el San Cristóbal.

Cordal a seguir hacia el San Cristóbal.

Vistas hacia Txulato.

Vistas hacia Txulato.

Seguimos el cordal hacia San Cristobal.

Seguimos el cordal hacia San Cristobal.

Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo principal.

Ya queda poco para llegar a nuestro objetivo principal.

Buzón de San Cristóbal.

Buzón de San Cristóbal.

Foto de equipo en la cima centenaria.

Foto de equipo en la cima centenaria.

Tras sacar las fotos de cima, el siguiente paso es bajar al collado de Tabuérniga (770m.); para lo cual tomaremos un sendero que nace justo detrás del buzón (E). Desde el collado, descenderemos por la pista de nuestra derecha (SE) para visitar los restos de la cercana Casa de La Marquesa o del Moro; último resquicio del desaparecido poblado de Tabuérniga.

Camino a seguir hacia el collado de Tabuérniga con Toloño al fondo.

Camino a seguir hacia el collado de Tabuérniga con Toloño al fondo.

Llegamos al collado de Tabuérniga.

Llegamos al collado de Tabuérniga.

Bajo esos peñascos se encuentra la Casa del Moro.

Bajo esos peñascos se encuentra la Casa del Moro.

Casa del Moro.

Casa del Moro.

Interior de la casa.

Interior de la casa.

Regresamos sobre nuestros pasos al collado de Tabuérniga y tomamos el camino que a la derecha (NE) asciende hacia el Portillo del Aire. Este camino nos lleva a una empinada trialera, la cual termina enlazando con una pista más cómoda que seguimos a izquierda para llegar a una barrera que cruzaremos. En la bifurcación tomamos la pista de la izquierda para acercarnos hasta la cima de Arbina (954m.); fácilmente reconocible por su antena y en la que no se disfruta de vista alguna.

Tomamos el camino que desde el collado de Tabuérniga asciende hacia el collado del Aire.

Tomamos el camino que desde el collado de Tabuérniga asciende hacia el collado del Aire.

Las procesionarias se pasean en esta época del año.

Las procesionarias se pasean en esta época del año.

Es un tranquilo sendero...

Es un tranquilo sendero…

...pero después viene una dura trialera.

…pero después viene una dura trialera.

La consecución de peñascos que quedan entre la Casa del Moro y Toloño.

La consecución de peñascos que quedan entre la Casa del Moro y Toloño.

De allí venimos.

De allí venimos.

Llegamos a la barrera del collado.

Llegamos a la barrera del collado.

Ya vemos nuestra última cima del día.

Ya vemos nuestra última cima del día.

Foto de cima en Arbina.

Foto de cima en Arbina.

Aquí terminamos con la recolección de cimas, así que regresamos a la pista por la que vinimos y descendemos en dirección a Salinillas de Buradón. La pista rodea la cima de Arbina por occidente y después marca un giro a la izquierda para enfilar directamente hacia nuestro punto de partida. En este tramo podremos observar a nuestra derecha los restos de las minas de San Torcate; donde se extraía calcita. Al llegar a Buradón, aprovechamos para dar un paseo por el pueblo, que bien merece una visita.

Bajamos por la amplia pista hacia Salinillas.

Bajamos por la amplia pista hacia Salinillas.

Herida marcada por la explotación minera.

Herida marcada por la explotación minera.

Entramos en Buradón para visitar el pueblo.

Entramos en Buradón para visitar el pueblo.

Merece la pena darse una vuelta.

Merece la pena darse una vuelta.

El track:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=7089805