Archivos de la categoría ‘Montaña Palentina’

Curavacas desde Vidrieros

Publicado: 20 septiembre, 2010 en Montaña Palentina
 

Segundo día de nuestra aventura en la montaña palentina, y en esta ocasión nos toca el Curavacas; una gran montaña de conglomerado, que de lejos parece ser de color verde-negro, que le da un aspecto tenebroso…

 

Imagen 3D.

 

Mapa.

 

 

Perfil.

Decidimos madrugar para que no nos pille el sol en el Callejo Grande; vía por la cual pensamos ascender. Desayunamos a las 5, nos desplazamos hasta Vidrieros y comenzamos a caminar poco después de las 6h. En el pueblo, una perra se nos ha unido a la aventura; nada más dar el primer paso, se nos adelanta y nos espera en la calle que hay a la izquierda de la capilla de la plaza del pueblo. Intenta guiarnos.

 

Luma nos acompaña.

 

Enseguida giramos al Noroeste para continuar por el camino de Valdenievas. Al ser denoche todavía, casi no nos damos cuenta del cruce que debemos tomar a mano derecha; pero ahí está la perra (que más tarde nos enteraremos de que se llama Luma) una vez más, indicándonos el camino. Comenzamos a ascender hacia el Norte, paralelos al Arroyo de Cabriles. Aunque la temperatura es fresca al principio, a ratos notamos unas bruscas subidas de temperatura; que las relacionamos con las inversiones térmicas. El camino a seguir es evidente a través del bosque, y cuando salimos a campo abierto, vemos que comienza a amanecer poco a poco.

 

Vemos unas luces a lo lejos, un grupo de montañeros ha estado vivaqueando y parece que se acaban de levantar. Cruzamos a la vertiente derecha del arroyo y entonces empieza una larga e interminable pedrera que nos meterá en el Callejo Grande. Empiezan a pegar los rayos de sol en la fachada sur del Curavacas y quedamos sorprendidos por su grandeza. Al superar la larga pedrera (por la derecha hay un sendero que evita las piedras), entramos en un tramo que vamos superando varias gradas; haciendo zetas al principio y con pequeñas trepadas después (I). En este tramo vimos un par de rebecos, que Luma se puso a seguir como si ella también fuese un rebeco; impresionante, qué agilidad…

 

Primeros rayos de sol en la pedrera.

 

Nos vamos acercando…

 

La pendiente es considerable.

 

Superamos las gradas.

 

Llegamos a la brecha situada a la izquierda del Diente del Oso, bajamos un par de metros pasando a la cara Norte y una corta trepadita (II-) a la izquierda, nos coloca en el sendero que se dirige ya a la cima. Curavacas (2.524m), coronamos la cima con una gran satisfacción. Las vistas son el premio merecido por superar los 1.200 metros de desnivel: Espigüete y todo el macizo de Fuentes Carrionas, los tres sectores de Picos de Europa, el pantano de Riaño…

 

En la brecha.

 

Saliendo de la trepada posterior a la brecha.

 

Por el sendero que lleva a la cima.

 

Cima.

 

Una mirada a las otras cimas del Curavacas y el Espigüete al fondo.

 

Panorámicas desde la cima.

 

 

Pasamos un buen rato en la cima antes de bajar, hay que disfrutarla… y emprendemos el descenso por el mismo lugar que ascendimos. Aquí nos despedimos de la perra, parece que se va a quedar en la cima esperando a que lleguen más montañeros que le den algo de comer. Lo cierto es que se lo ha merecido.

 

Destrepamos poco a poco con cuidado, ahora ya sube gente y es fácil tirar piedras. Vemos a una familia que suben con una chica con muleta, nos quedamos impresionados; será un acto de fé o una imprudencia? Quiero pensar que se trataba de una promesa a un ser querido. Al llegar a la pedrera se avanza más rápido esta vez, clavamos bien los pies y progresamos rápido. Al llegar al descampado hechamos una mirada atrás al Curavacas; brutal! No puedo decir más.

 

Bajamos con cuidado, sin tirar piedras a los demás.

 

 

Hay algún pequeño destrepe que superamos sin problemas.

 

Una mirada atrás al coloso.

 

Bajando se va más rápido por la pedrera.

 

Camino al bosque.

 

Una mirada atrás.

 

Tras cruzar el bosque los últimos pasos nos llevan de vuelta a Vidrieros; donde nos tomamos unas buenas birras en el bar para refrescar nuestra sed, mientras que el dueño de la tasca nos comenta que la perra es de ellos y que habrá subido ya unas 300 veces al Curavacas. Por lo visto sube siempre con el primero que ve…

 

Ultimos pasos por el camino de Valdenievas.

 

Y así acabó nuestra aventura Palentina; aunque está claro que…volveremos.

 

El track en Wikiloc: Vidrieros-Curavacas Wikiloc

Track en Skydrive: Vidrieros-Curavacas Skydrive

Anuncios

Pico Murcia desde Cardaño de Arriba

Publicado: 14 septiembre, 2010 en Montaña Palentina
 

Es sábado, 9.30h de la mañana, sólo he dormido 2 horas porque he trabajado de noche; y Kepa, Silvi y Mikel me están esperando para irnos a la Montaña Palentina. ¿Es una locura hacer este viaje? No, la montaña Palentina lo merece.

Tras más de 3 horas de viaje, nos presentamos en Cardaño de Arriba; vamos a comenzar a caminar tarde, así que buscamos un objetivo asequible: el Pico Murcia, 12km y casi 1.000 metros de desnivel que nos harán sudar la gota gorda por las altas temperaturas.

 

Mapa 3D.

 

Mapa.

 

Perfil.

Los primeros pasos nos llevan por la senda del Pozo de las Lomas; dejamos primero un refugio privado a nuestra derecha y pronto alcanzamos la Fuente “Capi”. Manteniéndonos paralelos al cauce del Arroyo de Las Lomas(N) , llegamos a un pequeño puente que cruzamos para inmediatamente girar a la izquierda en busca de las trazas de un sendero.

 

Los primeros pasos por la senda del Pozo de las Lomas.

 

El pozo anterior al puente nos tienta al baño.

Ahora vamos paralelos al arroyo Valcabe, girando progresivamente al Oeste; pasando bajo el Alto del Navarro. El sendero es evidente, aunque poco después de pasar junta a una choza, vemos que otro sendero asciende a mano derecha (N). Nosotros utilizaremos ese camino para la bajada, y nos dirigimos al final del circo que se forma entre el Cerro del Sillar y el Pico Murcia (SW).

 

Caminamos paralelos al arroyo, hacia el final del circo, con el Pico Murcia en primer plano.

Cuando no nos queda otra opción, ascendemos por la pedrera hasta encontrar el sendero que enfila hacia el Pico Murcia. Atravesamos los prados con el Espigüete a nuestra espalda y con una buena sudada encima ya, alcanzamos las trazas del sendero que dibujando varias zetas asciende hasta nuestra cima del día. Coronamos la cima: Pico Murcia (2.349m.).

 

Una mirada al objetivo antes de subir la pedrera, a la izquierda el collado al que hay que llegar.

 

Encontramos el sendero que enfila hacia la cima.

 

Ganamos altura haciendo "zetas", la zona del Curavacas al fondo.

 

El tramo final se encuentra más roto, atrás queda el Espigüete.

 

Cima.

 

Vistas desde la cima.

Tras una buena comida y siesta al resguardo del vivac cimero, reiniciamos la marcha hacia el Suroeste por la cresta, que es más ancha de lo que parece al principio. Por un terreno completamente roto, bajamos hasta el collado de Peñas Caburdas; con el Peñas Zahurdias frente a nosotros. Desde el collado tenemos que regresar al valle (E), pero no hay camino aparente; así que empezamos a bajar cada uno por donde mejor lo ve; sin poder evitar algún que otro resbalón. Seguimos muy de cerca el cauce del Arroyo la Cuenca, cuando por fin vemos unos hitos que nos guían entre el brezo.

 

Regresamos por la cresta.

 

Descendemos al collado.

 

Arroyo La Cuenca.

De esta forma, el escondido sendero nos lleva de vuelta hasta el camino por el que vinimos paralelos al Arroyo Valcabe; y en un abrir y cerrar de ojos, volvemos al punto de partida.

 

Track en Wikiloc: Wikiloc Pico Murcia

Track en Skydrive: Skydrive Pico Murcia

 

 

Espigüete por la arista Este

Publicado: 6 agosto, 2008 en Montaña Palentina
 
     Hace unos días estuvimos en el Espigüete, el pico más sobresaliente de la Montaña Palentina con sus 2.451 metros; situado en la sierra de Fuentes Carrionas. El recorrido en este caso es subir por la arista Este y bajar por la canal Norte; que aunque no llegue a la decena de kilómetros, resulta una ruta dura por su desnivel positivo mayor que 1100 metros y las continuas trepadas/destrepes; que en ningún caso pasarán de un II+. Una ruta que realmente merece la pena; pero no muy apta para gente con miedo a las alturas, ya que hay algún tramo algo expuesto.
 
 Tomamos como punto de inicio el parking de La Senda del Mazobre, de camino a Cardaño; en nuestro caso, al hacer el viaje de noche, decidimos vivaquear junto al parking. Es un lugar ideal para ello, ya que hay un pequeño llano herboso y una fuente muy cerca. Iniciamos la andadura por la Senda del Mazobre, señalizada con un cartel en su inicio. Tras caminar unos pocos metros, encontramos un hito a mano izquierda, el cual nos indica el camino a seguir para dar con la arista. Nos orientaremos a pulso de seguir los cairns entre el boj y las rocas. Al de poco tiempo nos encontramos ya con algún paso de Iº, nada complicado, tras el cual encontramos el sendero que seguiremos, aunque a ratos desaparecerá. Ganamos altura rápidamente, a la vez que las panorámicas van siendo cada vez mejores.
  
Cartel de inicio
P7314952
 
En el inicio 
espigüete020
 
espigüete031
 
P7314566
 
 
P7314598
 
 
Las panorámicas mejoran
P7314605
 
 
Cima Este a la derecha
espigüete041
 
 
 Llegará un punto en el que el sendero desaparecerá por completo ya, a partir de aquí debemos seguir por la cresta todo el rato, encontrándonos hitos de vez en cuando que nos ayudarán con los puntos más dudosos. Después llegaremos a una cresta horizontal, situada antes de la cima Este; y para ascender a la misma tendremos que afrontar una de las partes claves del recorrido, pasando por una placa bastante expuesta; pero con una roca que agarra muy bien.
 
Hacia la placa
espigüete048
 
Cresteando
P7314621
 
 
  Una vez superada la cima Este, vemos por primera vez la verdadera cima del Espigüete; todavía nos lo tendremos que tomar con calma, ya que nos encontraremos unos cuantos destrepes en los que habrá que andar con cuidado. A poco del final, tendremos que pasar por una roca con patio a ambos lados; es bastante ancha, pero si se tiene miedo no hay más que sentarse para superarla sin problemas. A partir de aquí es coser y cantar, y en un abrir y cerrar de ojos, alcanzamos la cima: Espigüete (2.451m.). Arriba un par de buzones, una cruz y el vértice geodésico; y como no, unas vistas de quitarse el hipo: Picos de Europa, Curavacas, embalse de Riaño… Por cierto, a pocos metros de la cima hay un murete de piedras a modo de vivac.
 
Destrepe
P7314645
 
Un descansito
P7314667
 
 
Cima del Espigüete desde la cima Este
P7314693
 
 
Destrepe
P7314697
 
Paso con patio
espigüete058
 
 
Vivac cimero
espigüete060
 
 
Foto de cima
P7314717
 
 
Vistas a Picos de Europa
P7314748
 
 
  Para el regreso, volvemos atrás un centenar de metros hasta el collado donde se unen las vías Norte y Sur, marcado con un hito; y en nuestro caso descenderemos por la izquierda (Norte). Al inicio el camino es una pedrera muy descompuesta y vértical, donde necesitaremos la ayuda de los dos bastones para descender y no resbalar. Según vamos perdiendo altura, las piedras van siendo cada vez de tamaño mayor y el descenso se hace más fácil. Aunque volveremos a encontrar una zona muy resbaladiza ausente de piedras, la cual podremos bordear por la izquierda. Después encontraremos una cueva, tras la cual el descenso ya no tendrá ninguna gran complicación. El camino se orientará ahora mediante hitos, aunque en nuestro caso nos salimos del mismo para visitar la ya visible cascada de Mazobre. Para ello buscamos orientativamente el mejor paso para descender al valle, y una vez abajo tomamos la senda que nos lleva a la cascada, donde darse un baño es casi obligatorio.
 
Descenso por la pedrera de la Norte
P7314780
 
 
espigüete079
 
 
P7314801
 
 
espigüete089
 
 
La cascada
espigüete100
 
 
 
  Tras el merecido descanso, tomamos la senda del Mazobre, que en un largo descenso, nos volverá a llevar hasta el mismísimo parking del inicio.
 
Senda del Mazobre 
P7314930
 
Curavacas desde la carretera
P7314976