Archivos de la categoría ‘Pirineos’

SEGUNDA ETAPA 07/09/2012

14km / +1.000m / -1.500m.

Mapa de la segunda etapa.

Perfil de la jornada.

Tras el desayuno comenzamos a caminar perezosos (E-NE), siguiendo unas trazas de sendero que nos llevan hasta un puente por el que cruzar el arroyo de Izás. Llenamos las botellas y comenzamos a ascender por la ladera herbosa (N), con un barranco a nuestra izquierda y otro a la derecha. No hay un sendero aparente, y afrontamos un fuerte desnivel entre cientos de “eguzkilores” por la Vuelta de Las Negras.

Cruzaremos el río por ese puente.

La pendiente es fuerte desde el principio.

Primeros rayos de sol.

Los “eguzkilore”-s abundan durante el ascenso.

Tras cerca de una hora llegamos al remanso en el que se encuentra el refugio de Arroyetas, también conocido como cabaña de Anayet; no está en condiciones de dormir dentro, pero sirve para resguardarnos de una tormenta. Después continuamos a la izquierda (NW), remontando la ladera por donde mejor podamos, para adentrarnos después en el barranco que queda bajo el Chiniprés y El Porté. Continuamos ganando altura siguiendo el cauce, hasta llegar al comienzo de un canal de grandes losas rojizas.

Vemos amanecer sobre la Pala de Ip y el resto del cordal realizado ayer.

Refugio de Arroyetas o Anayet.

Así se ve la divisoria de Izas e Ip desde el remanso del refugio de Arroyetas.

Entramos en el barranco.

A nuestra izquierda queda el cordal de Chiniprés-El Porté.

Entramos en el canal de losas rojas.

Tras remontar el canal sin grandes complicaciones (2.380m.), a nuestra derecha vemos el cordal que nos queda por remontar hasta la cima del Vértice de Anayet. Una paradita para picar algo, y comenzamos a remontar (E) atacando la montaña ligeramente por la derecha. Superamos la cresta de piedras rojizas y coronamos la cima: Vértice de Anayet (2.559m.); una increíble estampa del Anayet con el Midi de fondo nos deja sorprendidos…

Desde el collado vemos el inicio del barranco de Las Negras, por donde bajaremos después.

Así vemos el Vértice desde el collado.

Mirando hacia atrás nos encontramos con el Pirineo más Occidental.

Deberemos superar la roca rojiza para alcanzar la cercana cima.

Durante el ascenso, en primer término la Punta de las Negras y Anayet, al fondo entre los dos, el Midi d´Ossau.

La cima del Vértice de Anayet al alcance de la mano.

Foto de cima.

Llegados a este punto, decidimos que hay que descartar la idea de subir al Anayet; el camino es largo todavía y además luego hay que hacer el viaje de regreso a casa. Así pues, descendemos (NE) al Collado Rojo (2.413m.) primero, y después continuamos perdiendo altura por el sendero del Barranco de Las Negras (W-SW); donde vemos varias marmotas. Tras superar un remanso (2.229m.), seguimos los hitos que nos llevan a un marcado sendero. Nuestro objetivo es bajar a Canal Roya; y en un momento dado (2.080m.), al ver que nuestro sendero sigue manteniendo la altura demasiado tiempo; decidimos bajar prácticamente en linea recta hacia el fondo del valle. Os recomiendo no seguir nuestro track en este tramo y buscar una alternativa. De esta forma, tras superar los desniveles de fuertes laderas, terminamos llegando al río de la Canal Roya; el calor azota, así que nos refrescamos con la fría agua.

La estampa es increíble según nos acercamos al Collado Rojo.

Una foto hacia los ibones de Anayet.

Es inevitable dejar de mirar el Anayet…

El Vértice de Anayet visto desde el Collado Rojo.

Tomamos el sendero del Barranco de Las Negras.

El Porté a la izquierda y bajo él, el Barranco de Las Negras.

Un hito nos marca por dónde continuar.

Seguimos el sendero al principio.

Allí abajo queremos llegar.

Refrescándonos en el río de Canal Roya.

Salimos a la pista del GR-11 (SW), y paramos a comer en la fuente del Cerezo (1.460m.). Siguiendo los carteles que nos guían hacia Canfranc, pasamos junto a un refugio de peregrinos y un antiguo búnker; y al salir a una pista giramos a la izquierda para pasar cerca del embalse de Canal Roya. Después se toma el GR-65.3 (Camino de Santiago), que paralelos al río Aragón nos llevará hasta la base del Fuerte del Col de Ladrones; y de allí a Canfranc en un abrir y cerrar de ojos. Una aventura para no olvidar…

La fuente del cerezo.

Pasaremos junto a este refugio.

Búnker.

Seguimos el Camino de Santiago.

El agua que viene del embalse de Izás.

Última mirada atrás al fuerte del Col de Los Ladrones.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3396398

 

*La foto de cima es de Andoni “Txauen”.

A primeros de septiembre, quedo con Andoni y le planteo una travesía para conocer los tres principales valles de Canfranc, Ip, Izas y Canal Roya; con la cima de la Pala de Ip como objetivo principal. Sería una circular exigente, con fuertes desniveles, bastantes kilómetros y un sol matador; pero una aventura para no olvidar…

PRIMERA ETAPA 06/09/2012

21km / +2.000m / -1.400m

Mapa de la primera etapa.

Perfil de la etapa.

Empezamos en Canfranc Estación (1.190m. Aprox.), tras tomar un buen desayuno, atravesamos el pueblo (S) hasta la central de Canal Roya. Cruzamos el puente sobre el río Aragón y encontramos el camino que asciende hacia el Carretón de IP (PR-2.41). Ganamos altura por la pista, pasando junto a unos bunkers y pronto encontramos un cartel que nos indica que la debemos abandonar, siguiendo el sendero que tenemos a mano derecha. A partir de aquí el ascenso es zig-zagueante, a la sombra del bosque, y con la tubería que baja a la central como referencia.

Cruzamos el puente junto a la central.

Bunker.

Abandonamos la pista en este punto.

El tubo nos sirve de referencia.

Poco después de cruzar un túnel, encontramos una bifurcación en la que seguimos a la derecha (hacia La Moleta), luego topamos con una fuente en la que reponemos agua y a continuación pasaremos sobre una barrera antialudes. Así poco a poco vamos saliendo del bosque y llegamos a lo alto del monte Larrón (2.065m.).

Salida del túnel artificial, abierto a base de barrenos.

Una pano hacia la zona del Aspe durante la subida.

Últimos metros antes de llegar a la pista.

Descansamos un rato para admirar el macizo de Aspe y los Lecherines tras nosotros; pero hay que continuar, así que ahora nos dirijimos por la pista hacia el embalse de Ip. Caminamos durante casi 4km con la espectacular cara norte del Collarada a nuestra derecha; es un tramo que viene bien para descansar las piernas después del duro ascenso del carretón.

Progresando por la pista que lleva a la presa de Ip.

Al llegar a lo que parece una pequeña presa (2.090m.), abandonamos la pista y ascendemos a nuestra izquierda (NE), por senderos intermitentes; en busca del canal que lleva al collado entre los Picos de la Tronquera y la Pala de Ip. Hacemos una paradita para comer algo bajo la sombra de una gran roca, y después entramos en el descompuesto canal. Subimos por donde mejor podemos y por fín llegamos al collado (2.618m.), donde decidimos dejar las mochilas para atacar la Pala de Ip.

Llegamos a lo que parece una pequeña presa y abandonamos la pista.

Avanzamos por senderos intermintentes.

Observando el canal por el que debemos ascender.

Una paradita para fotografiar el circo de Ip.

Y otra foto hacia la norte del Collarada.

Últimos metros del canal.

Esto es lo que vemos desde el collado, el camino a seguir.

Flanqueamos una primera pared por su izquierda y después seguimos los hitos para encontrar las trazas de sendero e hitos que llevan en diagonal hasta la cima occidental de la Pala de Ip (2.775m.). A continuación recorremos la ancha arista y llegamos a una trepada, a medio camino entre el primer y segundo grado. Tras superarla, alcanzamos en cuestión de segundos la cumbre oriental, que es la principal de la Pala de Ip (2.779m.).

Ya se ven las dos cimas de la Pala de Ip.

La arista que lleva a la cima principal.

Llegando a la trepada de acceso a la cima oriental.

Cima principal de la Pala de Ip.

Tras las fotos de rigor regresamos al collado, donde paramos a comer. A continuación, realizamos la travesía de los Picos de la Tronquera (W). Avanzamos por una arista ancha, tras una sencilla trepada (I) se alcanza la cima principal: La Tronquera Oriental (2.689m.). Las vistas sobre el campanal de Izas son impresionantes ya. A partir de aquí el cordal se vuelve más ancho y cómodo, y superamos sin problemas el resto de cimas, La Tronquera Central (2.622m.) y Occidental (2.613m.).

Cordal a realizar.

Iniciando el cordal de los Picos de La Tronquera.

Vistas del Campanal de Izás.

Últimos metros hacia la cima principal.

Cima Oriental de La Tronquera.

Tronquera Occidental.

Mirada atrás.

Allí tendremos que bajar…

Al acercarnos a La Moleta, comenzamos ladeando por la izquierda para encontrar un sencillo canal que da acceso a la cima. En cuestión de pocos minutos coronamos la última cumbre de la jornada: La Moleta (2.572m.).

Queda poco para llegar a la última cima…

Canal de acceso a La Moleta.

Cima de La Moleta y panorámica hacia el camino recorrido.

Ahora toca descender al collado de La Moleta (2.443m.); para ello seguimos el cortado al suroeste en busca de un hito que nos indica por donde superar el paso. Alcanzamos el collado ladeando la pedrera y seguimos el sendero que desciende al ibón de Iserías o Samán; con los impresionantes muros del circo de Samán a nuestra derecha. Rodeamos el ibón por la izquierda, y atravesando decenas de madrigueras de marmotas, ascendemos unos metros para alcanzar el camino de la Vuelta de Iserías. Estamos ya cansados, y se nos hace pesado el descenso por este sendero colgado (W-NW). Al llegar a la cabaña de la Vuelta de Iserías, nos encontramos un par de sarrios. El refugio se encuentra en buen estado; merecería la pena pasar la noche aquí, pero no hay agua cerca, así que decidimos continuar hasta el refugio del Puerto de Castiello o Izás. Al llegar a la cota de 1.750m., decidimos no seguir perdiendo altura, y hacemos un flanqueo (E) que nos lleva hasta una cascada primero, donde reponemos agua; y hasta el refugio de Izás (1.710m.), sin perder altura después.

Delante nuestro el collado del Cuello de La Moleta y el Pico de Iserías.

El circo de Samán visto desde el collado.

Descenso al ibón de Samán.

Llegamos al ibón de Samán o Iserías.

Madriguera de marmota.

Atrás queda el ibón.

Camino de La Vuelta de Iserías.

Panorámica hacia el valle de Izás, durante el descenso.

Refugio de la Vuelta de Iserías.

Zoom a la Cascada Divina.

Parada para reponer agua.

Llegamos a nuestro refugio.

Estas son las vistas que tenemos desde el refugio hacia el circo de Samán.

Como parecía que se metía la niebla en el valle y que podía lloviznar, preparamos los sacos en el interior del refugio (sucio y suelo desigual); pero cuál fue nuestra sorpresa al ver que había ratones. Así pues, decidimos subirnos al tejado del refugio (bastante cómodo y limpio dentro de lo posible). Al final no llovió, pero tuvimos que aguantar los cencerros de las vacas hasta bien entrada la noche y la visita de un par de jabalies; otra historia más para contar…

La niebla comienza a cubrir el Campanal de Izás.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3396378

*La foto de cima de la Pala de Ip es de Andoni “Txauen”.

Para completar nuestro fin de semana Pirenaico, nos fuimos a visitar “el mirador de los Pirineos”: Peña Oroel. Esa gran montaña que queda al Sur de Jaca y que todo montañero se queda mirándola cuando pasa por allí, pero que muchas veces aplazamos su visita por tener objetivos más ambiciosos. Tendremos que acercarnos hasta el parador de Oroel para realizar esta circular de 12,5km y 800 metros de desnivel positivo; en la que recorreremos la famosa montaña de Oeste a Este.

Mapa.

Perfil.

Dejamos el coche en el parking del parador (1.175m) y frente a éste encontramos el inicio de la senda que asciende a Peña Oroel. Este camino coincide con el PR-HU-66, se adentra en el pinar y en pocos minutos pasamos junto a lo que parece un antiguo depósito de agua. Ganamos altura suavemente (E) hasta los 1.300 metros de altitud y después comenzaremos a dibujar una serie de zetas que nos ayudarán a superar el fuerte desnivel de una forma más llevadera.

Parador de Oroel.

Desde el parador se ven los muros de Oroel y se adivina la cruz de la cima.

Inicio del camino de ascenso.

Lo que parece ser un depósito.

Ascendemos por el pinar.

Continuamos ganando altura.

Habremos tardado aproximadamente una hora cuando llegamos a lo alto del cordal; en el collado vemos un cartel que indica el desvío hacia la ermita de la Virgen de la Cueva, pero en nuestro caso giramos a la derecha (W-NW) y seguimos la cresta hacia la cima. Distraídos con las increíbles panorámicas sobre todo el Pirineo y la Jacetania, llegaremos a la cruz de la cima (1.783m.); donde también hay una maltrecha mesa panorámica.

Tramo final justo antes de llegar al cordal.

Collado en el que podríamos ir hacia la ermita.

Vistas hacia Jaca.

Panorámica de los Pirineos.

Nos acercamos a la cima.

Mesa panorámica junto a la cima.

Una gran cruz y un vértice coronan la cumbre.

Foto de grupo en la cima.

Sacamos las fotos de rigor y regresamos sobre nuestros pasos con la idea de alcanzar la punta Este de Peña Oroel. Al llegar al collado, antes de que el sendero comience a descender hacia el parador; veremos que la hierba está pisada a nuestra derecha. Abandonando el sendero en este punto (1.645m.), continuamos hacia el Este y pasamos junto a un par de antiguas neveras. Luego se sale de nuevo al cordal, y el avance no se hace del todo cómodo debido a la punzante flora del lugar (obligatorio llevar pantalones largos).

Mirada atrás al sendero que nos lleva junto a las neveras.

Mejor llevar pantalones largos...

Una mirada atrás.

Al llegar a la Punta de Sora, vemos lo que nos queda hasta el extremo Este de Peña Oroel. Descendemos hacia la vaguada y bordeamos por la derecha para ganar altura hasta la cumbre Este de Peña Oroel (1.680m. aprox.). Un pila de piedras marca la cumbre; junto a élla decidimos hacer una parada para comer.

Arbol seco cerca de la Punta de Sora, sobre él destaca el Collarada.

Descendemos al valle que nos separa de la cima Este.

Otra mirada al camino recorrido, cerca de la cumbre Este.

Desde la Punta Este, el Oroel resulta atractivo.

Foto de grupo.

Panorámica desde la cima hacia la zona de Collarada-Sierra de la Partacua.

Para el regreso, volvemos hacia el barranco (NW) y debemos buscar un paso entre los arbustos. Hay que tener ojo, porque nosotros encontramos el paso cerrado con unas ramas. El sendero pierde altura notablemente al inicio, y después se relaja llevándonos en una travesía por la pared Norte del Oroel en dirección Noroeste. Cuando estamos prácticamente bajo la Punta de Sora, antes de que el sendero vuelva a ganar altura; debemos estar atentos a otro desvío a nuestra derecha que en nuestro caso también encontramos tapado con unas ramas. Si siguieramos de frente, mantendríamos la altura hasta alcanzar el camino que utilizamos en el ascenso; pero siguiendo por esta bifurcación, bajaremos directos a la pista del parador.

Encontramos el camino de bajada.

Primeros metros del camino de bajada.

El camino recuerda a la zona de Toloño.

Bifurcación a la que debemos estar atentos, aquí a la derecha.

Aunque este sendero se encuentra algo menos pisado y es más salvaje; terminamos alcanzando la pista sin problemas. Luego la seguimos a la izquierda (W) y en pocos minutos llegamos al parador, donde paramos a tomar unas frescas cervezas, mientras observamos todo el Pirineo sentados en la terraza… Inmejorable.

Ultimos metros hacia el parador por la pista.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2686256

*Algunas de las fotos pertenecen a J.Benito.

Aprovechando uno de los pocos fines de semana que tengo libres, quedo en esta ocasión con Javi y Gorka para ascender a uno de los míticos del Pirineo: el Collarada. Para ascender a esta montaña de 2,883 metros, nos desplazamos hasta el albergue Tritón de Villanúa el viernes; el cual ahora está regentado por gente de Europa del Este. La verdad que el ambiente no resulta muy montañero… La vuelta nos supondrá 14km y más de 1.300 metros de desnivel positivo acumulado.

Mapa.

Perfil.

Tras haber recogido el viernes el permiso para circular por la pista de La Trapa, en la gasolinera que hay a la entrada del pueblo (hay que pedírselo al ayuntamiento de Villanúa); subimos en coche hasta el refugio del Llano de los Güeys (1.700m.). Los primeros 3km se realizan siguiendo la pista hasta llegar al refugio no guardado de la Trapa (en buenas condiciones, fuego y cama). Estos nos servirán para calentar, ya que se trata de un llaneo a través del bosque.

Refugio del Llano de los Güeys.

Llegamos al refugio de La Trapa.

Después debemos de seguir las marcas de PR que nos lleván al canal (El Hachar) que se abre justo detrás del refugio, en medio del murallón. Hace poco han instalado un pasamanos de cadena para ir sorteando los pasos más expuestos; aunque tal vez este no sea el camino que se utilizaba antaño para superar el canal. Este tramo resulta entretenido y cuando superamos el farallón, llegamos a una planicie desde la que ya podemos observar nuestro objetivo del día: el Collarada. No perderemos la cima de vista en lo que falta de recorrido, por lo que es posible que el camino se nos haga largo.

Entrando en el canal del Hachar.

Primeros metros del paso de las cadenas.

Al llegar arriba se ve nuestro objetivo.

Tras dejar el refugio del Trapal (o los Cubillares) a nuestra derecha, atravesaremos los campos de Los Cubilares (NE), mientras a nuestra izquierda iremos ganando vistas sobre las montañas de la zona del Aspe. Superamos las fuertes laderas y entramos en el barranco de la Ciresera después; siguiendo por éste hasta el final, se llega al Llano de la Fuente.

Una mirada a la zona del Aspe.

Nos dirijimos hacia el barranco.

Voy abriendo huella a los compañeros.

Seguimos el barranco hasta el final.

Vista de nuestro objetivo desde el Llano de la Fuente.

Tomamos un respiro y reiniciamos la marcha (E), remontamos la ladera evitando la nieve para avanzar lo más rápido posible, hasta que nos colocamos de frente a la canal final. El tramo final antes de entrar en la canal, es una pedrera inestable de esas en las que das un paso para alante y dos para atrás; así que se agradece que haya nieve. El canal está a la sombra casi hasta el mediodía y la máxima pendiente ronda el 40%, con crampones y piolet nos será suficiente para afrontarla. Tras superarla, salimos a un collado a escasos metros de la cima; después se hace un flanqueo a la derecha y por fin coronamos la cumbre: Collarada. La cima nos sorprenderá al deleitarnos con una amplia panorámica del circo de Ip y todo el Pirineo; la verdad que en lo que respecta a vistas es una de las cimas más agradecidas que conozco.

Una foto antes de arrancar hacia el evidente canal.

A nuestra izquierda quedan los Campanales.

Llegamos al inicio del canal superando una pedrera inestable.

Primeros metros por el canal.

Un vistazo hacia abajo.

Flanqueo final.

Foto de cima.

Vistas al circo de Ip.

Tras sacar las fotos de rigor y comer algo con una sonrisa de oreja a oreja; toca regresar… Aunque la intención inicial era cerrar la vuelta haciendo una circular pasando por el Paso de Abete, sabiendo que Gorka no tiene bien la rodilla y que el estado de la nieve es pésimo a estas horas, decidimos regresar por el mismo camino de subida. Se hace largo regresar por el mismo lugar, y más con el sol calentando a tope como fue nuestro caso; así que cuando vayáis, si os es posible os recomendaría completar la circular…

Volvemos atrás al inicio del canal.

El descenso es fácil.

Refugio de Los Cubillares y Bacunes.

Entramos en el paso de las cadenas.

Tras desandar todo el camino realizado, paramos a hechar un trago de agua en el refugio de la Trapa y después nos encontramos con dos ciervos poco antes de llegar al coche. Una bonita estampa de Punta Espata nos ayudará a digerir mejor el regreso hasta el punto de inicio.

Hacemos una parada en el refugio de La Trapa.

Regresamos con una bonita estampa de Punta Espata.

El track: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2672197

Esta es la tercera y última entrega de nuestras vacaciones pirineístas. Después de la tormenta caída el día de la vuelta por Vallibierna, analizamos la situación y nos informamos de la meteo. Vemos que la cosa no pinta muy bien, así que decidimos hacer algo que nos pillara de camino a casa. Por ello, fuimos hasta Candanchú, donde hicimos noche en un pórtico y al día siguiente nos dirigimos a Astún con la intención de hacer el Pico de los Monjes.

Mapa de la zona.

Partiendo de la misma estación de esquí, dejamos atrás los edificios de bares y tiendas y cojemos un sendero que nace junto a una torrentera del barranco de Escalar. Seguimos el sendero (N) por terreno herboso y tras un fuerte repecho, la pendiente nos da un respiro.

Atrás queda la estación de Astún.

Avanzamos por el sendero herboso.

Cuando nos presentamos frente a la barrera natural que sirve de contención al Ibón del Escalar, el sendero comienza a dibujar unas zetas y ganamos altura considerablemente. Así llegamos a la planicie en la que se estanca el Ibón de las Ranas o del Escalar.

Superamos la barrera que nos separa del ibón.

Ibón de las ranas.

A continuación bordeamos el lago por la derecha y tomamos el sendero (E) que asciende hacia el evidente Col des Moines o Collado de los Monjes. Una grata sorpresa nos espera al llegar arriba, una panorámica increíble sobre el Midi d´Ossau. Aquí hacemos una pequeña parada, y de repente cruzan a un metro de nosotros dos perros solitarios que ni se inmutan con nuestra presencia; siguen su rumbo como si fuese una rutina diaria y nadie les acompaña…

Nos encontramos con este ejemplar en la subida al collado.

Descanso en el Col des Moines.

Contraluz hacia el Midi.

Pero hay que seguir el camino, así que ascendemos por la ladera de nuestra izquierda (N) y cuando llegamos a lo alto del cordal, aparece por sorpresa el piramidal Pico de Los Monjes. Tras cuzar un paso estrecho que parece unir la montaña con el cordal a modo de puente medieval, empiezan una serie de sencillas trepadas (I) que nos llevan hasta la cima: Pic des Moines (2.347m.).

Vistas sobre el ibón y el macizo de Aspe de camino a la cima.

Zoom al Aspe.

Pico de Los Monjes.

Iniciamos la subida.

Nos ayudamos de las manos para llegar a la cima.

El sendero se mezcla con las sencillas trepadas.

Foto de grupo en la cima.

Unas vistas de impresión.

Más vistas desde la cima.

Tras las fotos de rigor volvemos al collado de Bénou, y esta vez seguimos el cordal hacia el Oeste inicialmente. La próxima cima que encontraremos será el Pico del Escalar (2.283m.), que pasará casi inadvertido.

Continuamos por el cordal.

El Pico del Escalar pasa inadvertido.

Si intentamos ir siempre por la cuerda, nos encontraremos con algunos sencillos destrepes. Vamos girando hacia el suroeste poco a poco, a la vez que vamos superando las diferentes cotas; y por fin nos presentamos ante el repecho final de nuestra tercera cima del día. Tras sufrir y sudar la gota gorda para superar la pendiente de cerca de 100 metros de desnivel en menos de medio kilómetro (desde el Paso de Audas); coronamos la cima del Pic de Belonseiche (2.293m.).

Lo que nos queda por delante.

Última cota anterior al Belonseiche.

Foto de cima en Belonseiche.

Tras comer otro aperitivo en la cima, vemos como el tiempo comienza a tener un aspecto cambiante, así que decidimos que es hora de bajar directos a Astún. Seguimos por el cordal hasta llegar a un pequeño alto, donde iniciamos una bajada a tumba abierta, girando a la izquierda, directos a la estación de esquí. Unos postes anti-avalanchas nos sirven de punto orientativo. Cada uno baja por donde puede y al final terminamos enlazando con los metros finales del sendero del barranco del Escalar.

Seguimos por la cuerda hasta la primera cota de la foto.

Los anti-avalanchas como referencia.

Aunque no hay nieve, vemos como la gente utiliza los remontes para dar un paseo sin esfuerzo; mientras que nosotros vamos recorriendo los últimos metros de nuestra ruta montañera. Y así llegamos al coche, finalizando nuestras vacaciones montañeras.

Esta es la segunda parte de nuestras mini-vacaciones en Pirineos; después de haber hecho una travesía por Aigüestortes y Sant Maurici, nos fuimos hasta el embalse de Llauset para realizar uno de los clásicos de Pirineos: Culebres-Vallibierna.

Mapa.

Llegada a la presa, tenemos una buena perspectiva del recorrido.

El macizo de Vallibierna al anochecer.

Tras dormir al raso en el parking de la presa y montar un buen concierto de ronquidos, según nos contarían después; nos levantamos sin haber amanecido todavía y tras desayunar, comenzamos a bordear el embalse por su derecha a oscuras todavía.

Primeros pasos en la oscuridad.

Una vez dejado el embalse atrás, remontamos el valle de Llauset (W) con las primeras luces del día. Kepa quiere llegar al Cuello de Llauset antes de que salga el sol, y pone un buen ritmo dejándonos atrás a Kurkudi y a mi. El tramo final es una pedrera que se sube bien dentro de lo que cabe, y terminamos llegando al collado justo al salir el sol.

Atrás queda el embalse.

Remontamos el valle.

Nos acercamos al cuello.

Estas son las vistas que ganamos al llegar al Cuello Llauset.

Giramos a la derecha (N-NW) siguiendo las trazas del sendero, hasta encontrar los hitos que marcan la subida por un terreno roto (E). Remontamos hasta llegar al frente de una pared, justo antes de la cima del Culebres, y aunque nosotros hacemos una pequeña trepada para superar la pared, enseguida nos damos cuenta de que a la izquierda de la pared había un sendero más cómodo. Tras este paso, coronamos el primer tresmil del día: Tuca de Las Culebras o Culebres (3.062m.).

Giramos a la derecha.

Remontamos.

Nos acercamos a la pared.

Foto de cima en el Culebres.

Tras las fotos de rigor seguimos la arista y no tardamos ni un minuto en toparnos con el famoso paso del caballo, una estrecha arista que se suele superar sentados sobre élla o haciendo una bavaresa. Se ve que hay buenos agarres (I), pero yo me bloqueo y decido no cruzar por ahí y evitar el paso por un sendero que hay en la cara Sur, cogiéndolo unos pocos metros más atrás. Kepa cruza por el paso del caballo y Kurkudi me acompaña por el sendero para ayudarme. El sendero no tiene gran misterio, es algo expuesto pero fácil, y para volver a la arista hay una pequeña chimenea al final (I). Tras salir de la chimenea, otra pequeña trepada nos deja en la cima del Pico Vallibierna (3.067m.). El éxtasis nos invade al coronar la cima, tenemos todo el macizo del Aneto frente a nosotros.

Kepa en el Paso del Caballo.

No parece difícil, pero hay patio.

La chimenea vista desde arriba.

Foto de cima del Vallibierna.

Aneto.

El paso visto desde la cima.

Comemos algo y reemprendemos la marcha; hay que seguir por la divertida y fácil arista y al terminar ésta, bajamos por una pedrera de frente(E). En ésta parte nos encontramos con un grupo de 60 personas, mayores y adolescentes, que subían con la intención de llegar al Culebres; horas más tarde cayó una gran granizada, que seguramente les tuvo que pillar… no sé que tal lo pasarían…

Mirada atrás a la arista.

Avanzamos.

Bajamos por la pedrera.

Seguimos perdiendo altura.

Al entrar en un gran laberinto de bloques, nos guiamos mediante los hitos, teniendo en cuenta que debemos ir por el barranco siguiendo la línea de ibones. En el primer ibón paramos a darnos un baño, comer y relajarnos durante cerca de una hora.Después, comienzan a crecer nubes de evolución a un ritmo increíble, así que volvemos a lo nuestro. Cuando encontramos de frente la Tuca de Anglios, descendemos al barranco y biramos al Sur, camino al Estany de Botornés. Tras bordear el lago por la izquierda, visitamos el refugio que hay en el collado y emprendemos el descenso al embalse de Llauset, ya a la vista.

Nos acercamos a los primeros ibones.

Aquí paramos a darnos un baño.

Bajamos al barranco.

Llegamos al Estany de Botornés.

Lo dejamos atrás.

Visitamos el refugio.

El embalse ya a la vista.

Ya solo nos queda regresar por el camino inicial hasta el parking. Cuando llegamos al coche, no tarda ni cinco minutos en comenzar una de las peores granizadas que he visto en mi vida; parecía que nos íbamos a quedar sin coche… y los pobres chavales que todavía estarían en el monte… En fín, una aventura más para contar.

De regreso al coche junto al embalse.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2132149

Este Agosto me fuí con Kepa y Mikel (Kurkudi) a pasar cinco días a Pirineos. Esta es la primera parte de nuestras “vacaciones particulares”, una travesía por el parque natural de Aigüestortes y Sant Maurici de 30km y 2.637metros de desnivel positivo acumulado.

El primer día nos lo tomamos con calma e iniciamos el viaje sin madrugar, por lo que llegamos por la tarde al Estany de Cavallers. Con un tiempo increíble, comenzamos la marcha por la margen derecha de la presa para llegar una primera hoyada conocida como el Planell de Riumalo. A partir de este punto se comienza a ascender en dirección Noreste y dejamos a nuestra derecha el Estany Negre.

Presa de Cavallers.

Primeros pasos bajo el sol.

Atrás queda el embalse.

Pasamos junto a esta cascada tras superar el Planell.

A la derecha queda el Estany Negre.

Poco después llegamos a una bifurcación, por la derecha llegaríamos al cercano refugio de Ventosa y Calvell; pero nosotros seguiremos por el sendero de la izquierda, dirección al Estany de Travessani, huyendo de la multitud.

Bordeamos el ibón por la derecha, a la vez que vamos ganando altura; y después pasamos junto a otros dos pequeños ibones para llegar al fin al Estany de les Mangades; donde decidimos hacer noche bajo la atenta mirada del Tuc de Ribereta. Pero antes de acostarse, qué mejor que un bañito en el ibón y una buena cena…

Bordeamos el ibón por la derecha.

Otra perspectiva del ibón.

Mirada atrás hacia Punta Alta.

Estany de Les Mangades, nuestro primer vivac.

La luna nos vigila durante la noche.

A la mañana siguiente amanecemos con las fundas de vivac cubiertas de una fina capa de hielo, se ha notado la humedad del ibón. Tras desayunar y asearnos en el ibón, emprendemos la marcha hacia el Noroeste para alcanzar el Estany des Monges con los primeros rayos de sol; los Besiberris y Punta Alta también se presentan preciosos con el tono rojizo del amanecer. Desde el ibón el camino a seguir hacia la cima del Montardó es evidente, lo tenemos de frente y buscamos unos hitos que nos llevan por el mejor camino hasta la cima: Montardó ( 2.833m).

Amanece en la zona de los Besiberris.

Reflejos en el Estany des Monges.

Mirada atrás al Estany des Monges.

Cima Sur del Montardo.

Queda poco para la cima.

Foto de grupo en la cima del Montardo.

Las vistas no nos dejarán indiferentes.

Descendiendo casi al camino por el que vinimos, tomamos dirección Este para seguir por el GR-11 hacia el Port de Caldes. Dejamos a nuestra izquierda el Estany del Port de Caldes, y ganamos altura hasta llegar al collado. Tras un descansito, descendemos a la Coma deth Port de Caldes (E) y rodeamos el Estany Mort para coger orientación Sur y seguir por el camino del Port de Colomers. Cuando llegamos a la cota de 2.390 metros, hacemos la parada para comer y sacamos los sacos para que se seque la condensación acumulada de la noche.

Hacia el puerto de Caldes.

Aigüestortes y Sant Maurici en estado puro.

Vista atrás desde lo alto del puerto.

Desde el collado vemos el camino a seguir.

Encontramos varias ranas en el camino.

Rodeamos el Estany Mort.

Desde el Estany Mort, vemos el refugio de Colomers y su entorno.

Tomamos el desvío que lleva hacia el puerto de Colomers.

Avanzamos entre ibones.

Arrancamos de nuevo cambiando la orientación hacia el suroeste, para buscar el paso más sencillo al collado del Port de Colomers. Una vez arriba, nos sorprende la vista sobre Punta Alta, objetivo de la siguiente jornada y tomamos camino a los Estanys de Colieto (W), donde paramos para vivaquear denuevo. Es pronto, así que pasamos la tarde tomando el sol y dándonos un baño. Más tarde la cena calentita y a dormir…

Evidenciamos el paso del puerto de Colomers.

Las vistas invitan a descansar en lo alto del puerto.

Estanys de Colieto, nuestro segundo vivac.

Preparando la cena.

El último día nos pegamos el madrugón denuevo para que no nos pille todo el sol subiendo. Descendemos al Vall de Colieto (2.150m.) y aquí iniciamos el ascenso a Punta Alta (S-SW). El desnivel es acentuado desde el principio, el inicio es algo herboso hasta que llegamos al curioso Estany de la Roca y después nos adentramos en un roquedo encajonado. Al salir a la pala norte de Punta Alta, nos metemos por el roquedo de la izquierda, pero lo correcto es seguir por el canchal de frente hasta alcanzar el canal que se encuentra en el lado derecho de la pared. Después, siguiendo los hitos y ayudándonos de las manos en algún momento, alcanzamos la cima: Punta Alta (3.014m.).Las vistas son impresionantes, desde aquí el Montardó parece un montañón…

Amanece en los Estanys de Colieto.

Jugamos con los reflejos mientras amanece.

Llegando a nuestra primera parada del día.

Estany de la Roca.

Reemprendemos la marcha.

Atrás queda el Estany.

Entramos en el roquedo.

De aquí, hasta el centro de la pared y luego por el canal de la derecha.

A pocos metros de la cima.

Foto de grupo en la cima.

Vemos perfectamente los Besiberris y la zona del Aneto.

También podemos ver los Estanys de Comalesbienes.

Para el descenso, seguimos unos metros la arista oeste hasta encontrar a nuestra izquierda las trazas de un sendero. Bajamos (SE) hacia los Estanys de Comalesbienes por un estrecho sendero, a veces colgado; sencillo pero con algún tramo algo expuesto en el que hay que prestar atención. Según vamos llegando a los lagos, debemos ir girando a la derecha para salir al barranco de Comalesbienes (W). Deberemos seguir la línea de hitos después para orientarnos entre los roquedos y pinares salteados. Cuando ya alcanzamos un evidente sendero, comenzamos a encontrar frambuesas que hacen delicias de la durísima bajada; las rodillas sufren bastante aquí… Al entrar en pleno barranco, nos encontramos con un sencillo destrepe; y tras bajar una fuerte pendiente, alcanzamos la senda de la antigua cantera que nos lleva de vuelta hasta el aparcamiento.

Hay algún paso sencillo, pero algo expuesto.

Mikel busca el camino a seguir.

Kepa admirando los Estanys de Comalesbienes.

Una mirada a lo que hemos descendido.

Habrá que superar el fuerte desnivel entre grandes bloques.

Sencillo destrepe en el barranco.

Por la pista ya de regreso a Cavallers.

Por la tarde tocaría algo de turismo por la zona de Boi y la aproximación a la presa de Llauset para el día siguiente hacer el Culebres-Vallibierna.

Turisteando...

La misma desde otra perspectiva.

El track:  http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2095546

Travesía por Irati.

Publicado: 2 julio, 2010 en Pirineos
Hace unas semanas, Mikel y yo nos fuimos de travesía a Irati junto con Mendi; una vez más, el dúo Amurriarra a la batalla… La intención era partir del embalse de Irabia para recorrer toda la sierra de Abodi y coronar el Orhi, para después dormir bajo el Bizkartze. El segundo día haríamos desde el Bizkartze, pasar por Odeitzugaina y Pellusagaina; para bajar al chalet de Pedro, ascender al Okabe y pasando por el Urkulu Gandorra, volver hasta Irabia. Veamos lo que salió:

Mapa general.

Etapa1 (31,5km):

Track: Irati-etapa1

Partimos de la casa del guarda en el pantano de Irabia, cruzamos la presa y seguimos junto al pantano hasta llegar a una regata.

Cruzamos la presa.

Junto al pantano.

Llegando a la regata.

Siguiendo el cauce de la regata, alcanzamos la pista que nos llevará hasta la carretera que va al Paso de Tapla.Ascendiendo por la misma, encontramos la fuente de Burdinzokoa; está taponada, pero aprovechamos a reabastecernos de agua en el riachuelo que sale por detrás de la fuente.

Fuente Burdinzokoa.

En la curva que hay después del punto kilométrico 19, encontramos a nuestra izquierda (S) las trazas de un sendero que asciende a través del bosque hacia la sierra de Abodi. Varias pinturas en los árboles y unos cuantos hitos nos guían, y justo antes de llegar al cordal, vemos el segundo ciervo del día; estamos de suerte.

Ascendemos guiados por hitos y pinturas.

Al alcanzar el cordal herboso de Abodi, a nuestra derecha queda el Idorrokia; desestimamos coronarlo, ya que pilla a desmano y hay varios rebaños de ovejas, y nosotros vamos con Mendi; mejor evitar problemas.Nuestra primera cima será el Abodi Oeste o Alto de Irati (1.496m.). Desde aquí ya tenemos una amplia panorámica sobre toda la travesía que realizaremos, pero sufrimos un fuerte viento frío y vemos como el Orhi se encuentra tapado por la niebla.

El Idorrokia queda a nuestra derecha.

Y detrás nuestro ya vemos todos los montes que vamos a recorrer.

Cima de Abodi Oeste, pega el viento…

Seguimos hacia el Este y llegamos al paso de las Alforjas. Dos hoyos asemejan las alforjas, y tras ellos hay un menhir tumbado: Arrizabala. Después coronamos Arrizabala (1.481m.), cruzamos el paso de Koxta (1.435m.) y finalmente coronamos la cima de Abodi (1.530m). Próxima cima: Gaztanbidea (1.460m.); desde donde bajamos al centro de eski nórdico, collado Ollokia. Aquí hacemos la comida fuerte del día, mientras que leemos en un cartel: “centro de eski nórdico, prohibido el paso a no eskiadores”, impresionante…

Avanzamos.

Paso de las Alforjas.

Menhir de Arrizabala.

Se ven los Alanos y Ezkaurre.

Vacas de camino al Abodi.

El Orhi sigue cubierto…

Buzón de Abodi.

Mikel desde Gaztanbidea con Abodi detrás.

Descendiendo a Ollokia.

Centro de ski nórdico.

Aquí se emprende el ascenso al Orhi, dejamos de lado el alto de Pikatua, y tras él ascendemos por la ladera hacia Orbizkar (1.605m.). Más adelante superamos el túnel de Larrau, las vistas son increíbles tanto al Oeste (Abodi-Irati) como al Este (Orbizkaia-Betzulagaina); pero enseguida nos engulle la niebla. En el tramo final nos encontramos con el Orhi Txipi (1.923m.), teniendo que superar una corta placa de roca que en invierno puede ser peligrosa. Y por fin llegamos al Orhi (2.017m.), primer 2.000 de los Pirineos por occidente.

Coqueto árbol en el camino.

Mirada al bosque de Irati.

Vistas desde Orbizkar.

El Orhi continúa cubierto.

Ganamos altura con la sierra de Abodi detrás.

Llegando a la placa de roca anterior a Orhi Txipi.

Superamos el Orhi Txipi.

Y llegamos al buzón del Orhi, Mendi bebe agua de él como si de una copa llena de champán se tratara.

La bajada la hacemos paralelos al barranco de Gatzerreka, primero unos metros al SW y después al NW, bajo la cresta de Alupiña y Zazpigaina. La bajada se hace dura, muy sufrida para las rodillas, pero se hace menos duro gracias a las vistas sobre el Bizkartze. Alcanzamos la pista del camino de Debata, marcado con pinturas de GR; y el mismo nos lleva hasta el Cayolar de Ibarrondoa (1.306m.). Sabemos que aquí cerca está el refugio en el que queremos dormir, pero nos cuestas encontrarlo…

Descendemos hacia el picacho de en medio, tras él, el Bizkartze.

La bajada directa hace sufrir a las rodillas.

Cresta de Alupiña a Zazpigaina.

El canchal de Gatzerreka.

Llegamos al GR que lleva a Ibarrondoa.

Zazpigaina desde Ibarrondoa.

Seguimos la pista que asciende hacia Murkhuillako Lepoa, pero la abandonamos enseguida girando a la derecha, para dirigirnos al collado de Tarta. Allí es donde encontraremos el refugio, un auténtico hotel para nosotros. Dispone de una gran mesa y varios bancos, aparte de fogón, leña y un deposito de agua en el exterior. La noche va a ser fría, se nota la humedad de la niebla: intentamos hacer fuego, pero la leña está tan húmeda que no prende…

Bizkartze desde Ibarrondoa.

A lo lejos, en el collado de Tarta, se ve el refugio.

Un hotel para nosotros.

Etapa2 (29,5km):

Track: Irati-Etapa2

Nos levantamos a las 6h y al salir del saco se nota el frío. En la calle hay 2ºC (la sensación térmica bastante más baja por el viento y la humedad), así que primero desayunamos y después salimos a hacer unas fotos del amanecer. Aunque parece que lo lógico sería ir por el cordal del Tartagaina para no perder altura, iniciamos la marcha hacia el fondo del valle; para después atacar al Bizkartze, nuestro objetivo. En la bajada al valle aprovechamos a reabastecernos de agua en la fuente que hay en el exterior de un refugio pastoril.

Amanece en el collado de Tarta.

Primeros rayos de sol en la Norte del Orhi.

Listos para despedirnos del hotel.

Nuestro objetivo cubierto por la niebla.

Rio de Ibarrondoa, en el fondo del valle.

Superamos las duras rampas a la cima de Bizkarze (1.656m.), sumergiéndonos en la niebla una vez más y continuamos por el cordal a Murkhuillako Lepoa. Desde aquí atacamos al Odeitzügaina (1.613m.) y pasando el collado Sensibilé, el Pellüsagaina (1.594m.). Después cogemos la pista que va al collado de Bagargiak (vistas impresionantes al Orhi desde aquí), pero sin llegar a éste, antes del collado de Mehatze (1.383m.) descendemos a la izquierda para tomar un sendero al Oeste que lleva hasta el Chalet Forestal de Soule. Varias marcas de pintura roja nos guiarán en este largo descenso; en el cual comenzamos a disfrutar del sol al fín.

En la cima del Bizkartze, no se ve nada…

Camino a Odeitzügaina, con el Okabe al fondo.

Puestos palomeros en el collado Sensibilé, con el Odeitzügaina detrás.

Vistas al macizo de Eskalerak desde Pellüsagaina.

La cima del Orhi se deja ver por primera vez camino al collado de Mehatze.

Las marcas de pintura nos guían en el descenso por el bosque.

Bajando al chalet de Soule, tenemos el Gorostibizkarra de frente.

Llegamos al chalet de Soule, cerrado por la irresponsabilidad de la gente. Mikel recae en una antigua lesión y comenta que no puede seguir, que volverá por carretera-pista hasta Irabia; en este punto se dividen nuestros caminos temporalmente.

Cabaña de Soule.

Cruzamos el puente sobre el río Irati.

Vamos al Norte, hasta el Chalet de Pedro; donde se inicia una senda balizada (GR-10) (W) que asciende al Okabe, pasando por la loma de Gorostibizkarra (1.341m.). Avanzo fascinado por los prados de Okabe junto con Mendi, es un paraje singular con el bloque rocoso que hay plantado en medio del camino.

Cruce hacia Okabe junto al Chalet de Pedro.

Seguimos las marcas del GR-10.

Bloque rocoso llegando a la cima.

Coronamos la cima(1.466m), buscamos la planicie hacia el Norte y encontramos los cromlechs de Hilarrita (1.387m), son una veintena de túmulos circulares, para imposible encontrar tantos juntos… Un sendero con marcas de GR en orientación S-SW se dirige al collado de Oraate primero y de allí al de Curutche.

Foto de cima con el Orhi detrás.

Entorno de la cima.

Desde arriba vemos Ahuntzbide y Urkulu Gandorra.

Cromlechs.

Por el GR hacia Oraate.

Allí en medio está el collado de Curutche.

Hacia Curutche después.

Llegando al collado el Urkulu Gandorra me llama la atención.

En el collado me decido a coronar el Urkulu Gandorra (1.333m.), en este momento nos vuelve a engullir la niebla y una vez en la cima dudo de si seguir adelante o volver al collado, no he tenido tiempo para estudiar las posibilidades a partir de aquí… Como no veo nada hacia delante, vuelvo hasta el collado y paso a la ladera Sur: grave error, hubiera sido más fácil seguir por todo el cresterío.

Foto de cima en Urkulu Gandorra.

Panorámica desde lo alto.

Me meto en una ladera con fuerte pendiente llena de helechos cosidos de escarabajos; camino lo más rápido que puedo, machacándome los tobillos por el ladeo. A mitad del descenso aparece un estrecho sendero con marcas de GR como por arte de magia, el cual nos lleva hasta la pista que desciende hacia las cabañas de Egurguy.

Una mirada a Ahuntzbide.

Mugarri 227 tras el collado de Curutche.

Cruzamos la ladera.

Vista atrás a Urkulu de camino a Egurguy.

Mozolo y Mendizar, bajando a Egurguy.

Una parada larga para comer junto al río de Egurguy; en el que Mendi decide que hay que darse un baño. El sol aprieta con ganas y seguimos por pista (S), para cruzar el puente sobre el río y continuar por el camino de Irabia, bordeando el pantano hasta llegar a la presa, nuestro punto de partida. Mikel nos espera allí, echando la siesta…

Parada junto al río.

Por pista hacia el pantano.

Llegamos al borde del pantano de Irabia.

Última mirada al Orhi.

Baños de Panticosa – Cuello Pondiellos

Publicado: 10 octubre, 2009 en Pirineos
 

Este es uno de los recorridos de ascenso a montañas tan conocidas como el Garmo Negro o Los Infiernos. En nuestro caso lo íbamos a utilizar para hacer la circular completa a los Picos del Infierno, para después bajar por lo Ibones Azules; pero los esfuerzos del día anterior en el Midi de Ossau y el no haber cenado, sólo nos dejaron llegar al altivo Cuello de Pondiellos.

 

Mapa del recorrido realizado.

 

Perfil.

Comenzamos la marcha en el refugio de la Casa de Piedra (Baños de Panticosa), el cual está en proyecto cerrarlo para abrir un nuevo refugio en el embalse de Bachimaña. Caminamos hacia el inicio del Ibón de Los Baños (SO) y girando a la derecha encontramos un camino que se adentra en el bosque.

 

Refugio de La Casa de Piedra.

 

Comenzamos de madrugada, el sendero se adentra en el bosque.

Un sendero nos lleva a los restos de una ermita, con una fuente en su interior; y siguiendo los hitos después, vamos ganando altura por el bosque hasta salir a campo abierto en la Mallata Baja de Las Argualas. Junto a un par de hitos, deberemos girar a la derecha; teniendo como referencia el Garmo Negro, ya que tenemos que llegar al collado que está a su derecha.

 

La ermita.

 

Flora autóctona en el bosque.

 

Picos de Las Argualas desde la Mallata Baja.

Ganamos altura de forma repentina, debemos tener claro que tenemos que afrontar un desnivel de casi 1.200 metros en poco más de 4 kilómetros. Los continuos hitos y marcas de pintura roja nos guían en nuestro ascenso; pero al llegar a una roca que marca una flecha hacia “Arnales”, no debemos ir a la derecha (este camino lleva a los Ibones de Arnales), sino que seguiremos hacia arriba.

 

Marca hacia los Ibones de Arnales.

Seguimos encontrando pintura roja en el camino, la cual nos lleva hasta un canal que, tras superarlo, debemos girar inmediatamente a la izquierda. Así encontraremos el claro sendero que lleva a la parte final de este recorrido.

 

Se ve el canal por el que debemos pasar.

 

Tras girar a la izquierda, aparece el sendero; con el Garmo al fondo.

Dejando el Garmo Negro a nuestra izquierda, vemos de frente el canal que lleva directamente al Cuello de Pondiellos; en nuestro caso subimos directamente por él; pero se trata de una agonizante pedrera por la que cuesta mucho avanzar. Por ello os recomiendo subir por el camino que utilizamos nosotros para la bajada. Debéis iros más a la derecha, hacia el roquedo que va más arriba que el canal; bajo las peñas del Pico de Pondiellos. Unos hitos marcan la línea a seguir y ascendemos como si de escalones se tratara, hasta llegar a nuestro objetivo: el Cuello de Pondiellos (2.809m.)

 

Encima del nevero,, la canal; por encima de élla, a su derecha, el roquedo.

 

En los últimos metros, sufriendo.

Este collado es un paraje lleno de tranquilidad, sus vistas nos sumergen en un profundo sueño: vemos el Midi d´Ossau al fondo, tras las azuladas aguas de los Ibones de Pondiellos y la Basa de La Galabrosa; más a la derecha los Picos del Infierno, y tras de nosotros… el coloso Vignemale. Un vivac nos invita a hechar una agradable siesta, pero en otra ocasión tal vez haya que volver para disfrutar de una preciosa noche bajo la luz de la luna y las estrellas…

 

Midi d´Ossau.

 

No puede faltar la foto de rigor con los Ibones de Pondiellos.

 

 

Picos del Infierno.

 

 

 

Vistas al Este del collado.

 

Panorámica sobre el incomprensible complejo turístico de Baños de Panticosa; a la bajada.

 

Aquí tenéis el track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/Pirineos/panticosa%5E_pondiellos.rar

Midi D´Ossau

Publicado: 5 octubre, 2009 en Pirineos
 

 Es la silueta de esta bella montaña, la que la hace ser una de las más importantes de Pirineos. Con sus 2.884 metros, no entra entre las más altas de la cordillera; pero esa forma de sobresalir solitaria en medio de un valle, es lo que hace que miles de montañeros la visiten anualmente.

 

Mapa.

 

Perfil.

 Un kilómetro después del puerto del Portalet, junto a la cabaña de Araille; hay un pequeño aparcamiento donde dejar el coche. Los primeros pasos nos llevan al fondo del valle, para cruzar el río y tomando la cima del Midi como referencia, coger el sendero que asciende en zetas hasta el collado del Soum de Pombie (2.110m.).

 

Zona de Aneou/Formigal, desde Araille.

 

Tras cruzar el río, el Midi de referencia.

 

El Midi desde el collado del Soum de Pombie.

 

 Desde el collado observamos una de las mejores panorámicas de este coloso. Ahora debemos tomar el más que pisado sendero (N) que lleva hasta el refugio de Pombie; el cual nos ofrece la posibilidad de hacer el ascenso en dos jornadas. Desde el refugio, deberemos cruzar un gran roquedo a los pies de las murallas del Midi, y así llegar al collado de Suzon (2.127m.).

 

Por el camino que lleva a Pombie.

 

Refugio de Pombie.

 

Atravesando el roquedo.

 

El Midi se presenta duro desde Suzón.

 El camino se dirige ahora evidentemente hacia el pie de las famosas chimeneas (O-SO); se trata de trepadas de 2º grado, que pueden obligar a retirarse a los neófitos. En la primera chimenea (25m. de altura) debemos de tener cuidado de no confundirnos, se empieza por la izquierda, y no por la derecha donde hay una chapa “recordatorio”. Tras una breve trepada, entramos en una canal en uve con un tramo que nos saca hacia fuera, el cual deberemos sortear por la derecha. Después nos encontramos una placa lisa con dos clavijas para ayudarnos y llegamos a la reunión.

 

Entrada a la primera chimenea.

 

Primera chimenea.

 El sendero continúa a la derecha, y gana altura después para alcanzar la base de la segunda chimenea (30m.). Esta chimenea, se puede superar por un diedro, o por las rocas escalonadas que hay a su derecha; lo más fácil parece ser esta segunda opción. Es más expuesta que la primera, pero los agarres son muy buenos. Cuando bajemos esta chimenea, es recomendable rapelarla por el diedro para no molestar a la gente que sube.

 

Segunda chimenea.

 Tras superar la segunda chimenea, encontraremos una corta trepada que se supera con la ayuda de una clavija. El sendero asciende, teniendo que ayudarnos con las manos en alguna ocasión (I); y justo antes de llegar al punto en el que la roca cambia a un color más oscuro; un gran hito nos indica que girando a la izquierda se inicia la 3ª chimenea.

 

Llegando al paso de la clavija.

 Esta es la más fácil y tumbada de todas, dispone de tres reuniones para rapelar a la bajada, aunque no son realmente necesarias. Casi al final de la chimenea encontramos una clavija, y desde este punto avistamos al fin la famosa cruz del Portillón du Midi.

 

Terminando la tercera chimenea.

 Al superar la cruz, iniciamos la travesía del Rein de Pombie; una gran pendiente llena de rocas que supone un esfuerzo adicional. Al llegar a la cresta, dejamos a la derecha la Punta de Francia (2.881m.) y superamos un par de trepadas (no difíciles, pero hay que prestar atención…) para coronar la cima del Midi d´Ossau (2.884m.).

 

Una mirada desde el Rein de Pombie.

 

Vivac en la cresta.

 

Cima.

 Para la bajada, aunque es posible destrepar las tres chimeneas; es mejor llevar una cuerda de 60 metros para rapelar. También es recomendable madrugar lo máximo posible para ascender a esta montaña, ya que las aglomeraciones que se crean casi a diario nos pueden crear grandes problemas de pérdidas de tiempo. En nuestro caso, un guía que llevaba a 5 franceses no nos respetó el paso una vez metidos en la segunda chimenea y perdimos más de media hora…

 

Rápel 3ª chimenea.

 

 

Rápel 2ª chimenea.

 

Rápel 1ª chimenea.

 Una vez que rapelamos las tres chimeneas, emprendemos la vuelta por el mismo camino.

 

El track: http://cid-c59db51f6156efbb.skydrive.live.com/self.aspx/P%c3%bablico/Tracks/Pirineos/portalet%5E_midi.rar

 

Aquí tenéis también un par de videos de la ascensión:  http://www.youtube.com/watch?v=YMx1NFLhOcI y  http://www.youtube.com/watch?v=zd9uyLLS6Vs